¡Bienvenidos a los archivos del antiguo foro!

Más de un año de conversaciones desde que se entrego "Morgana la Llorona" y comenzamos a jugar en los servidores de Latinoamérica. Aquí conservaremos todo, accesible, en modo de solo lectura. Una vez que termines de leer, te invitamos a acceder a los nuevos foros y participar en las discusiones con la comunidad de League of Legends.

IR A LOS NUEVOS FOROS


Atipaq Fancfic y nuevo Concepto de Campeon

Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

11-25-2014

Juguemos en el bosque mientras el lobo esta, el lobo esta
Warwick ¿Qué estás haciendo?
“Estoy cazando un par de elegidos”

Continuemos mientras vemos si el mejor amigo de los cerditos (que ahora ha vuelto a ser el amo de jungla) logra su objetivo.

PDT: Este capítulo es el más largo que he escrito (tan grande como las anotaciones del ultimo parche de RITO) y por eso la demora además de que se trataba de mi Suport favorita y estaba probando la nueva Jungla (Rito Nerf al Papa Ahri y al Panadero enmascarado, que están más rotos que el cuerno del casco de Sejuani).

Capítulo 24

La Deserción del Avatar del Viento (Parte III) Las Lágrimas de Janna

“Janna están agradable como la briza de primavera, hasta que la hacen enojar” Atipaq


Quote:
Hace Unos Días En Las Alcantarillas Zaunitas

Atipaq ha caído, Zac se dirige a ayudarlo, estira su brazo con la intención de cogerlo pero uno de los Shieldcrocs lo muerde y lo parte a la mitad mientras Twitch con sus frascos químicos distrae la atención de los otros Shieldcrocs, la pelea es encarnizada mientras el inconsciente Atipaq es devorado por las caudalosas aguas de los túneles llevándolo muy lejos, hasta una desembocadura en un valle alejado de la ciudad.

Los minutos pasan y Zac y Twitch logran acabar con los Shieldcrocs.

-Atipaq se ha perdido.
-Tranquilo.
– Le dice Twitch a Zac. – En ese traje especial los químicos de estas cloacas no podrán hacerle nada.
-Aun así tenemos que encontrarlo.
-Está bien, pero hay que reunir tropas, ahora ayúdame a llevar estos apetitosos bocados.


El Día De Hoy

El sol se alza sobre este olvidado valle de Zaun mientras a kilómetros de distancia una fuerza expedicionaria se acerca.

-Puedo olerlos. – Fue lo que Warwick dijo al subirse a un peñasco y oler el aire fresco que despide el bosque cercano.

Warwick antiguamente fue uno de los más afamados cazadores de especímenes para los experimentos zaunitas, su reputación caía en el hecho de poder suministrar cualquier tipo de espécimen que se requería, eso incluía seres humanos, pero la fuerza y habilidades de un humano normal, son limitadas Y Warwick lo sabía, fue por eso que recurrió a Singed y al final el resultado mostro la verdadera naturaleza de este hombre convertido en Licántropo.

-Recuerda el Maestro Oscuro los quiere vivos. – Singed su mejor amigo se coloca al costado de él mientras detrás de ellos las tropas de agentes los siguen.
-Jajaja vivos jajaja, hace tiempo podía garantizar eso, pero ahora eso dependerá de ellos.
-¿Tomaste la formula?
-Si pero creo que mi cuerpo ya se está acostumbrando a ella, así que no esperes ninguna garantía de mí.
-Con que hayas tomado la formula me basta, ya después de esto buscare otra fórmula.


Tras su fracaso con el intento de atrapar a Soraka y su transformación en un Licántropo, Warwick con el tiempo a perdido cada vez más su humanidad, pero hace algún tiempo antes de perder por completo todo atisbo de humanidad en él, Singed le dio una poción que le ha ayudado a mantener su humanidad, más el cuerpo de Warwick se está adaptando a esta.

Ahora en la actualidad Warwick y Singed sirven al Maestro Oscuro (Dark Master) en sus planes.

-¡Todos muévanse, ya saben que hacer! – Le grita Singed a los agentes que comienzan a desplegarse.
-¡Sera mejor que no fallen o terminaran entre más garras y colmillos! – Fue lo que Warwick grito mientras se movilizaba junto a los agentes.

Mientras en el claro del bosque Janna y Atipaq continuaban entrenando, para la hermosa Janna que hace algunos meses había cumplido la mayoría de edad, le era agradable la compañía de Atipaq, él era diferente a los otros magos que conocía sus habilidades y capacidades la igualaban.

-Ahora suéltalo.

Le dice Janna a Atipaq quien intenta crear un huracán, más el resultado no es el esperado, pues el remolino de viento que Atipaq crea se disipa tras dos segundos de ser invocado, no sin antes mandarlo a volar por los cielos, pero para suerte de el Janna amortigua su caída con un ventisca que hace que caiga lentamente.

-Al parecer tendré que explicártelo de nuevo. – Le dice Janna mientras se acerca a este.
Da un giro sobre su eje y rápidamente un grupo de corrientes se sitúan frente a ella formando un tornado y después simplemente lo deja ir. Atipaq intenta lo mismo dando un giro sobre sí mismo y al hacerlo las fuerzas de las corrientes lo elevan y lo hacen dar varias vuelta y después caer en el suelo.

Varias Horas Después

-Busca tu propio estilo, no intentes imitar el de otros. – Fue lo que le dijo Janna después de todas sus caídas e intentos fallidos. Atipaq se levanta nuevamente después de otra caída y ve un pequeño tornado que se forma en la mano izquierda de Janna.
-Mi propio estilo. –Susurra Atipaq mientras cierra lo ojos.
-Así es siente la corrientes y busca tu propia forma de usarlas.

Atipaq cierra sus ojos mientras piensa cuando su maestro le enseñaba a crear corrientes de aire y también cuando usaba la Tuximi para mejorar su control y entonces encuentra lo que le faltaba; mueve su manos en el aire de manera horizontal formando pequeñas ráfagas de viento que giran formando lentamente un tornado de casi dos metros el cual Atipaq lanzan con su mano izquierda, levantando polvo y hojas de los árboles.

-Bien lo has conseguido. – Le menciona Janna mientras se acerca a felicitarlo.
-Si pero todo esto es gracias a ti. – Ambos se quedan mirando por varios segundos, hasta que.
-Sabes siento como si te conociera de toda la vida, es extraño pero cuando te veo me resultas familiar.
-No eres la única Janna yo también siento lo mismo, por alguna extraña razón no puedo dejar de sentir tranquilidad cuando estas cerca mío, eres tan agradable.


Sus ojos brillan con intensidad mientras no dejan de mirarse fijamente, Janna desciende para ponerse al mismo nivel de Atipaq.

-Atipaq tu eres distinto a todos los hombres que he conocido, eres… especial.
-Janna eres tan hermosa como las flores de primavera.


El deseo los invade mientras sus rostros se acercan más, hasta que el sonido de varias explosiones llama la atención de ambos y al darse cuenta ven como enormes columnas de fuego los rodean y comienzan a consumir el bosque.

-No mi bosque. – Janna mira con horror como su bosque es devorado por las llamas.

Mientras más allá detrás de las líneas de fuego los agentes se mueven rápidamente para propagar el fuego por todo el bosque, mientras Warwick y Singed se alistan para entrar en acción.

-No falles Singed. –Menciona el hombre lobo mientras es sujetado por este.
-Y tú no los mates viejo amigo. – Singed usando toda su fuerza lo lanza contra Janna y Atipaq.

El humo rápidamente se eleva sobre el cielo azul, formando un gran manto que bloquea la luz del sol oscureciendo el lugar mientras las aves elevan su vuelo buscando refugio del calor infernal que las llamas producen. Abajo las criaturas terrestres tienen menos suerte, algunas mueren ahogadas con el humo y otras se convierten en antorchas vivientes.

El terrible espectáculo ha dejado a Janna y a Atipaq atónitos, la magia de Janna se desvanece y ase que esta pise el pasto, mientras Atipaq trata de reaccionar y lanzar bolas de hielo pero estas son inútiles ante el dantesco incendio. De pronto un viejo árbol que no soporta más cae y obliga a Atipaq a moverse, al hacerlo cae de un costado al piso y ve que sobre el cielo algo que se acerca en dirección de la desconcertada Janna.

-¡Cuidado Janna! – Grita Atipaq mientras corre hacia la joven que no reacciona.

Atipaq está muy lejos y al ver que el otro llegara a Janna antes que él, le lanza una ráfaga de viento que envía a Janna lejos mientras Warwick cae al suelo sin haber logrado nada más que levantar el polvo.

-¿Quién eres tú y que es todo esto? – Le pregunta Atipaq a Warwick.
-Yo solo soy un cazador y ustedes mi presa, será mejor que no se resistan o derramare su sangre por todo lo que queda de este bosque.
-Maldito tú comenzaste este incendio.


Atipaq lanza una ráfaga de viento que manda a volar a Warwick entre las llamas, para después ir a ayudar a Janna que se encuentra algo confundida.

-Janna reacciona tenemos que salir de aquí. – De pronto una sombra oscura aparece detrás de ambos.
-Te dije que no te resistas mocoso. – Warwick aparece detrás listo para atacar.
-¡Largo! – Atipaq nuevamente le lanza una ráfaga de viento pero esta solo hace retroceder a Warwick medio metro.
-Eso no funcionara nuevamente. – Warwick carga contra Atipaq haciéndolo rodar lejos de Janna que sigue sin poder reaccionar. –No te muevas mocoso. – Le dice mientras lo sujeta de las manos.

Atipaq intenta forcejear para liberarse pero es inútil la fuerza de Warwick es superior, mientras Janna observa con terror la escena, hasta que decide actuar lanzando un huracán que manda a volar a ambos y separándolos.

Ambos caen de pie con la diferencia de que Warwick en el instante en que cae se impulsa y salta contra Janna, pero esta logra cubrirse con su escudo, mientras Atipaq lo congela.

-Estas bien Janna.
-Si pero… - Las palabras de Janna se ven interrumpidas cuando Warwick destroza su prisión de hielo y reanuda su ataque nuevamente.

Janna le lanza una corriente de aire para alejarlo pero Warwick clava sus garras en el piso evitando ser arrastrado por este, Atipaq agrieta la tierra debajo de Warwick haciéndole perder el equilibrio mientras Janna se concentra para lanzar un gran tornado pero es detenida por Atipaq quien la carga y la salva de un árbol que cae envuelto en llamas.

Warwick recupera el equilibrio e intercepta a ambos lanzando a Janna lejos y quedándose con Atipaq con quien intercambia algunos golpes, todos los cuales le favorecen al Licántropo debido a su fuerza y resistencia superior a los de Atipaq a quien manda contra un árbol, Atipaq intenta reponerse pero cuando lo hace una botella cae frente a él llenándolo a él y al suelo de una extraña sustancia pegajosa mientras de entre las llamas alguien se acerca portando lo que parece ser un gran frasco en su espalda.

-¿Por qué intervienes? – Le pregunta Warwick mientras Singed de entre las llamas hace su aparición.
-No tenemos tiempo para estos juegos. – Le responde mientras camina y al hacerlo el pasto cerca de este se marchita con rapidez.
-Tu otra vez. – Le grita Atipaq mientras se libera del adhesivo de Singed.
-Si soy yo.

Atipaq corre a intentar golpear a Singed pero este detiene su puño con una mano y lo sujeta con fuerza, Atipaq intenta liberare pero es inútil y conforme pasa el tiempo se siente más débil y entonces se da cuenta que del frasco de Singed un extraño humo verde sale y el cual se mimetiza y dispersa con el viento.

-¡NOO! – De pronto un grito de Janna llama su atención y al hacerlo la ve caer al suelo con una herida en el brazo y a Warwick como el autor.
-¡Janna! – Atipaq reacciona y conjura algo de escarcha la cual lanza a Singed a los ojos logrando que este le suelte para después ir contra Warwick.

Agrieta la tierra sobre Warwick para hacerle perder el equilibrio y después golpearlo en el rostro, pero lo único que provoca en este es que se ría de su ataque, entonces en un acto de desesperación logra conjurar una bola de fuego que enciende el cuerpo del hombre lobo y lo envía lejos mientras él se quema las manos.

Atipaq intenta ir a ayudar a Janna pero es detenido por Singed quien con un par de golpes lo envía contra el suelo.

-Maldito mocoso contenerte está siendo una molestia. – Singed intenta golpearlo nuevamente pero Janna interviene invocando un Céfiro que lo detiene mientras Atipaq usa una ráfaga y lo manda lejos.
-Atipaq cuidado. – Pero la batalla no termina y Warwick regresa rápidamente y con sus garras hiere a Atipaq en el rostro.

Janna intenta ir a ayudarlo pero Warwick se mueve más rápido que antes y esquiva sus ataques, mientras Singed quien de sus pertenencias ha tomado una poción también se mueve más rápido y atropella a Atipaq quien intentaba lanzar una bola de hielo, Singed corre a prisa hacia Janna a quien le lanza un golpe pero ella logra cubrirse con su escudo, mas Singed continua golpeando con más fuerza mientras Warwick se ocupa de sujetar a Atipaq clavándole las garras en sus antebrazos.

Los segundos pasan y un Atipaq adolorido ve como Singed rompe la defensa de Janna y le conecta un golpe en el rostro dejándola noqueada, al ver esta escena Atipaq recuerda lo que sucedió en su villa y como vio morir a su madre ante sus ojos y no poder hacer nada, se enfurece y comienza a perder el control de sí mismo.

Sin importarle nada desata el poder de la los rayos electrocutándose junto a Warwick, para después lanzar una rayo contra Singed y lanzarlo por los aires, Atipaq comienza a moverse tan rápido como ambos a la ves que sus ojos se vuelven totalmente blancos y un aura oscura comienza a salir de él.

Singed y Warwick se ven obligados a atacar ambos a Atipaq quien continúa luchando a pesar de sus heridas.

La pelea continúa y conforme pasa el tiempo Warwick y Singed logran avasallar a Atipaq quien con muchas heridas cae al suelo, más a pesar de eso no se rinde y se arrastra rugiendo de ira mientras los agentes se acercan.

-Este sujeto no es normal. – Menciona Singed mientras ve a Warwick quien tiene la mitad del cuerpo quemado. – ¿Warwick? – Y entonces se da cuenta que Atipaq no es el único fuera de control.

Warwick toma a Atipaq y lo continua golpeando dejándolo inconsciente y cuando iba a cortarle el cuello Singed lo detiene.

-Maldición contrólate, el Maestro Oscuro los quiere vivos. – Ambos forcejean pero al final Warwick hace a un lado a Singed y justo cuando lo va a atacar a Atipaq su cuerpo ,el de Singed y los agentes son inmovilizados.

No entienden que les sucede hasta que se dan cuenta y voltean a ver a Janna quien ha recuperado la conciencia, cuando la ven pueden ver sus ojos totalmente blancos, pero a diferencia de Atipaq ella no parece haber perdido el control.

El cielo ruge mientras fuertes vientos viajan en todas direcciones, Janna está furiosa pues cuando despertó no solo ha visto lo que le han hecho a Atipaq si no que también ha visto a su pequeño ciervo muerto por el veneno de Singed.

-Ustedes hombres despreciables lárguense de mi vista!!!

Y entonces Janna desata todo su poder y conjura un gran tornado que absorbe gran parte de las llamas, junto a Singed, Warwick y los agentes y los lleva kilómetros a distancia lejos del bosque.

Janna desciende y camina en dirección a Atipaq mientras sus ojos vuelven a la normalidad, arriba en el cielo unas nubes negras comienzan a amontonarse mientras los últimos rayos del sol se pierden en el horizonte.

Janna se arrodilla y coloca a Atipaq en su regazo, puede ver todo el daño que le han hecho, las heridas y lesiones que ella ha recibido son mínimas en comparación a las que Atipaq ha sufrido tratando de protegerla, su mano roza su cara mientras las lágrimas brotan de sus ojos, Janna apoya el rostro del inconsciente Atipaq sobre su pecho mientras llora.

Los segundos pasan así como el llanto de Janna mientras una suave brisa dispersa el humo y el cielo llora apagando el fuego, la lluvia y la brisa son un Monzón convocada por Janna que cura las heridas de ella y Atipaq.

Al día Siguiente

Atipaq despierta y se da cuenta de que está vivo y sin ninguna herida o cicatriz, por un momento piensa que ha estado soñando todo hasta que mira el bosque y ve las negras cicatrices que el fuego ha dejado en las plantas, se reincorpora y trata de recordar la batalla y se da cuenta que después que Janna fue noqueada sus recuerdos son vagos, solo distingue algunas imágenes, mas no está muy bien seguro del todo, camina por lo que queda del bosque buscando a Janna, hasta que una pequeña brisa lo guía hacia ella.

Sigue la brisa hasta salir del bosque y encuentra a Janna viendo el horizonte con los pies firmes sobre la tierra, se acerca lentamente a ella hasta que ella se da cuenta de su presencia.

-Janna, yo lo siento esto es mi culpa, esos hombres me buscaban a mí y…
-No tienes que pedir perdón Atipaq ellos venían por los dos.
-¿Los Dos?
-Si pude darme cuenta de sus intenciones, además si hay un culpable aquí soy yo, como tú dijiste mi falta de experiencia y disciplina son mi punto débil, no supe que hacer y por eso tú sufriste tanto.
-Eso no importa no podía permitir que te lastimaran.
-¿Dime Atipaq por que vinieron por nosotros?
-Porque somos Ajkllasgas.
-¿Ajkllasgas?
-En Jonia significa “Elegidos Por Los Dioses”, cuenta una leyenda perdida que los Ajkllasgas salvaron a la humanidad de la oscuridad y se convirtieron en la luz que los alumbro por toda una era, según mi maestro los Ajkllasgas estamos reencarnando porque la oscuridad amenaza nuevamente este mundo.
-Entiendo Zaun es una muestra de esa oscuridad, pero yo en mis condiciones no puedo hacer nada.
-¿Entonces que aras?
-Ir a Demacia.
-¿Demacia?
-En Demacia hay academias de magia estoy segura que allá podre obtener aquello que me falta.
-Entiendo.


De pronto Jana comienza a flotar y se acerca a Atipaq.

-Atipaq ven conmigo. – Janna coloca una mano sobre el rostro de Atipaq. – Estoy segura de que esas academias te podrán ayudar a controlar tus poderes.
-Lo siento preciosa, aunque me encantaría ir contigo no puedo hacerlo.
– Y entonces él retira la mano de Janna de su rostro y se quedan viendo por un instante mientras mantiene su mano sujeta.
-¿Por qué?
-Debo recuperar La Tuximi, el maestro no me perdonaría si dejara aquí esa arma.
-¿Es tan importante esa arma como para arriesgar tu vida?
-Es una arma legendaria que le perteneció a un Ajkllasga, además con ella puedo controlar mis poderes y maximizarlos, además si dejo el arma mi maestro podría destruir Zaun intentado encontrarla y aunque eso sería bueno estoy seguro que en el camino lastimaría a mucha gente inocente que no tiene la culpa de todo esto.
-Entiendo, entonces este es el adiós.
-… No cuando recupere el arma y termine con lo que mi maestro me encargo iré a Demacia a visitarte.
-Estaré esperando tu visita Atipaq hasta entonces cuídate.
-Tú también preciosa, tú también…


Janna sonríe mientras suelta la mano de Atipaq y se eleva entre las nubes para dirigirse a Demacia a aprender aquello que los magos callejeros no pudieron enseñarle y donde conocerá a su mejor amiga Lux.

Mientras abajo Atipaq comienza a alejarse y caminar en dirección Zaun hasta que se detiene un instante y se pone a observar su mano.

Quote:
-Zaun… - Y de pronto de su mano emerge una llamarada, solo que esta no le quema la mano y es distinta a las otras. – Zaun… -Su voz se vuelve tétrica y oscura, como si se tratara de otra persona. – Voy a reducir sus corporaciones y laboratorios a cenizas y empalar a todos sus agentes en ellas.

Atipaq cierra el puño apagando la llamarada y continúa su camino, está furioso y más que recuperar la Tuximi quiere vengarse de las corporaciones, mientras el mayor temor de Kawiri (Su Maestro) está cerca de hacerse realidad.


Continuara…

Próximamente: Malarius El Portador De La Plaga

En el próximo capítulo ara su aparición un nuevo campeón que yo he inventado (Hay que darle su descanso a los otros campeones) y que ya ha sido mencionado con anterioridad en esta historia.

Mientras La Canción De Este Capítulo que le cae como anillo al dedo.

https://www.youtube.com/watch?v=2I9gC9gBl4Y

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

11-30-2014

Volvemos con nuevo campeón.

Capítulo 25

Malarius El Portador De La Plaga

“La ciencia puede volver a un noble científico en el ser más cruel que existe”. Atipaq

Una Semana Después

Una patrulla de los agentes se moviliza a toda prisa por una carretera en dirección hacia un pequeño poblado, cuando de pronto la explosión de una bola de fuego lanzado desde un lado del camino la hace volcar y quedar de un costado.

De los dos ocupantes solo uno de ellos logra salir, está mal herido y se arrastra por la carretera, hasta que él se acerca y se coloca frente al agente. Con esta ya van seis patrullas que ha hecho volar, patea al agente para que se ponga boca arriba y lo vea.

-Pequeña sabandija, debería matarte ahora pero quiero que le des un recado a tu amo. – Pese a que ha pasado una semana de lo ocurrido Atipaq continua furioso y con sed de venganza.
-E..le..gi..do.. – Es lo que balbucea el agente.
-Dile que voy a ir por él y cuando ponga mis manos sobre el deseara no haberme visto.

Atipaq se aleja mientras el agente se reincorpora, su expresión ha cambiado.

-Niño tonto. –El tono de su voz cambia, mientras Atipaq voltea a verlo, el agente esta poseído.
-Así que al fin das la cara.
-Niño tonto crees que te tengo miedo, no eres más que una pieza en este juego.
-Voy a acabar con tu juego desgraciado, vas a pagar por todo lo que has hecho.
-Tú no puedes hacer nada, tú destino esta sellado desde que naciste, y nadie ni siquiera Kawiri podrá evitar ese destino.
-¿A qué te refieres?
-Ya lo sabrás, el tiempo se te acaba elegido, el volverá y cuando lo haga tu desaparecerás y al fin yo y mis hermanos nos alzaremos de nuevo con nuestra vieja gloria para ocupar el lugar que nos corresponde.


El agente cae de rodillas mientras Atipaq lo incinera con una bola de fuego.

-El único lugar que ocuparas será el que ocupan los muertos.

Atipaq continua caminando, hasta que se detiene y regresa al vehículo, abre la compuerta trasera para cerciorarse de que no allá algún prisionero dentro y al hacerlo lo que encuentra es equipamiento médico, cierra la compuerta y se aleja mientras deja otra bola de fuego que prende el vehículo.

Al Día Siguiente

Atipaq continua su camino hasta que llega a un viejo poblado al entrar en él se da cuenta de que está totalmente vacío, no hay nadie, por su apariencia pareciera que el poblado fue abandonado hace unos cuantos días, el elegido continúa su camino hasta que se topa con algo aterrador.

“Sangre” Grandes charcos de sangre han quedado en varias partes del poblado, pero no hay ni un solo cuerpo es mas no hay ni siquiera un pequeño insecto en el lugar, pareciera como si la muerte se los hubiera llevado a todos y dejado estas manchas de sangre como único recuerdo de su paso.

Tres días Más Tarde

Atipaq continua su camino, en estos tres días se ha topado con algunas patrullas a las cuales ha destruido, se acerca al siguiente poblado y al llegar a la entrada puede notar que también hay manchas de sangre en esta, entra en el poblado y lo que ve es aterrador, decenas de cuerpos tirados sobre las calles y las viviendas, algunos de ellos están mutilados, otros totalmente destrozados e irreconocibles, otros ni siquiera tienen piel u órganos internos y otros son solo huesos la escena que ve es peor a la que vio cuando arrasaron su villa.

Se acerca a los cuerpos y al examinarlos se da con la sorpresa de que estos tienen el vientre perforado, como si algo hubiera salido de dentro de ellos. De pronto un sonido llama su atención, Atipaq se acerca con cuidado a observar de qué se trata y cuando lo hace puede verlo.

-Un sobreviviente. – Un niño no mayor de diez años camina torpemente sobre los cadáveres. –Oye niño que sucedió aquí. – Atipaq lo llama una y otra vez pero el pequeño no le responde, por lo que decide acercarse a él pensando de que el niño podría estar sordo. – Oye pequeño te estoy llamando. - Extiende su mano para tocar su hombro cuando de pronto una voz lo llama.
-¡No lo toques! – Atipaq voltea a ver quién lo ha llamado y de pronto de una de las casas un hombre vestido con la bata de un medico se acerca a él.
-¿Por qué?
-Porque está infectado.
-Está enfermo.
-Sería bueno que solo fuera una enfermedad. ¿Quién eres joven?
-Yo soy Atipaq y ¿Usted?
-Yo soy el doctor Louis Malarius, especialista en genética y epidemias.
-¿Es usted uno de esos locos científicos de las corporaciones Zaunitas?
-No yo trabajo para los más necesitados.
-¿Qué sucedió aquí?
-Una terrible plaga, eso es lo que paso aquí, todos los cadáveres que están aquí fueron infectados.
-¿Infectados de qué?


De pronto el niño comienza a temblar, mientras su cuerpo comienza a sudar, el cae al suelo para luego voltear y ver al rostro a Atipaq, su mirada está perdida, se mueve como si estuviera poseído, se acerca a Atipaq quien retrocede.

-Ajk…llas…ga… - Fue lo que el pequeño pronuncio antes de que su abdomen se hinchara de manera inusitada, haciendo retroceder más a Atipaq.

El niño cae al suelo, mientras en su interior se escucha como sus costillas se rompen para dejar paso a un silencio.

-No te acerques. – Fue lo que le dice Malarius mientras un chillido sale del interior del muchacho y entonces lo que habita en su vientre emerge.

La escena es repulsiva mientras Atipaq observa a la criatura emerger, mide treinta centímetros tiene forma humanoide, dos pares de brazos se desprenden de sus costados mas no tiene piernas y el final de su cuerpo termina en una protuberancia, su cráneo termina en una forma triangular, no tiene nariz, pero si tres pares de ojos y una boca llena de afilados dientes, su piel es rosada al principio pero con el paso del tiempo se comienza a tornar del color de la caoba.

La criatura chilla mientras centra su atención en Atipaq, se arrastra con rapidez hacia él, Atipaq por su parte está sorprendido por la criatura jamás ha visto algo así, la criatura chilla mientras continua acercándose, mientras Malarius lo observa todo en silencio, hasta que Atipaq lanza una bola de fuego incinerando a la criatura que se retuerce mientras muere.

-Bien hecho, aunque hubiera preferido tenerla viva para examinarla. – Malarius se acerca a Atipaq quien aún no sale de su asombro y solo reacciono por instinto.
-¿Qué es esa cosa?
-Esa cosa es un “Acaro”, este poblado ha sido infectado por esta plaga, vamos será mejor salir del poblado ese niño era el último.


Atipaq y Malarius salen del poblado y este le cuenta lo que ha estado sucediendo.

-¿Cómo sucedió todo esto?
-Por lo que pude averiguar estos poblados han sido visitados por un hombre que trae consigo esta plaga, este es el tercer poblado infectado, los ácaros son unos parásitos minúsculos que crecen en cuestión de días dentro de sus huéspedes alimentándose de sus entrañas, mientras ellos deambulan como si fueran muertos vivientes, al final salen de sus huéspedes y se alimentan del resto del cuerpo algunas veces no dejan más que huesos.
-Pase por un poblado que también fue afectado pero no encontré ningún cuerpo.
-Ya debe haber sido limpiado.
-¿Qué es lo que usted intenta hacer?
-Encontrar al causante de esto antes que termine por infectar una ciudad.
-¿Y las criaturas?
-Ellas están siendo casadas, por lo investigado están no pueden producir otros ácaros como ellas, por lo que son el menor problema, ¿Y tú que haces por estos lugares?
-Ha yo me dirijo a la capital.
-Entonces te recomiendo que evites los poblados y a cualquier extraño podrías también quedar infestado.
-Tiene una idea de quién sería el culpable.
-Sí, todo indica que el causante de esto es un científico.
-En ese caso yo lo acompañare a buscarlo.
-Esto muy peligroso.
-No tengo miedo además tengo algunas deudas que saldar con los científicos Zaunitas.
-Bien entonces vamos a mi campamento a pasar la noche mañana por la mañana iremos a un poblado que al parecer acaba de ser infestado.


Al Día Siguiente

Atipaq y Malarius se dirigen al nuevo poblado, ambos tardan medio día en llegar, el poblado no mayor de cien habitantes se sitúa cerca de un acantilado de más de cincuenta metros. Al asomarse puede ver las manchas de sangre a la entrada del poblado así como varias patrullas zaunitas estacionadas.

Un par de agentes se acercan a ambos y Atipaq corre a golpearlos, obligando a Malarius a intervenir y detenerlo.

-Tranquilízate chico, no entiendo tu reacción.
-¡¿Qué hacen estos agente aquí?! Seguro fueron ellos los causantes de esto.
-Mira niño no se cual sea tu problema con los agentes, pero estos están aquí para ayudar con los cuerpos y los infestados, no están aquí por ti ahora nuestro principal objetivo es hallar al culpable de todo esto.


Atipaq se tranquiliza y deja que los agentes se marchen en total silencio mientras Malarius les pide perdón por lo que él ha provocado.

Capital Zaunita

Principal Centro De Investigación

Oficina Principal


Magnus Dunderson entra a la oficina a darle los últimos informes y mostrar sus preocupaciones.

-Mi Lord el elegido ha destruido varias patrullas.
-Eso ya lo sé, si no tienes nada más que decir retírate.
-Mi señor debe hacer algo con Malarius.
– El Maestro Oscuro se voltea a observar a Magnus quien está algo nervioso.
-¿Qué te preocupa de él?
-Ya ha infestado otro poblado más, con este es el cuarto y además también se ha atrevido a infestar a los agentes, temo que llegue a salirse de control y se dirija a las ciudades.
-No tienes que preocuparte por él, si se sale de control yo mismo lo matare, además en este instante se está ocupando del elegido.
-Si pero que sucederá si la gente de las ciudades se entera de él.
-Nadie se enterara, además cuando tenga mejores resultados lo enviare a continuar con sus experimentos a Demacia.
-¿Demacia?
-Sí, es un favor que le are a los Noxianos y que después me cobrare, ahora retírate.
-Con su permiso mi Lord.
– Magnus se acerca a la salida, cuando la voz del Maestro Oscuro lo llama.
-Magnus al parecer ya lo estás olvidando, así que te lo recordare:

“La Ciencia Requiere Sacrificios”

En El Otro Poblado

-¡Nooo suéltenme! – El grito de una chica que es cargada por los agentes llama la atención de Atipaq quien se acerca a auxiliarla.
-Déjenla. – Le dice Atipaq a los agentes que permanecen en silencio y no le prestan atención.
-¡Nos matara a todos! – Grito la mujer nuevamente mientras forcejeaba por soltarse.
-¡He dicho que la suelten! – Atipaq empuja a los agentes haciéndolo soltar a la joven quien corre a escudarse detrás de Atipaq. – Sera mejor que se alejen de ella o los matare. – Nuevamente amenaza a los agentes más estos siguen sin hacerle caso.
-¿Qué sucede aquí? – Detrás Malarius se acerca a preguntar por el escándalo.
-Se la querían llevar. – Responde Atipaq.
-Puede estar infestada, hay que aislarla.
-No confió en ellos. –
Le responde señalando a los agentes que no dicen nada.
-Ya te dije están aquí para ayudar. – Le responde nuevamente Malarius.

De pronto la mujer al ver a Malarius, comienza a retroceder mientras le señala.

-Tu aléjate de mí, mostro. – La joven corre por la calle mientras los agentes van detrás de ella.
-¡Ya les dije que la dejaran! – Atipaq lanza una bola de fuego cerca de los agentes lanzándolos por los aires.

Los agentes caen mientras Atipaq voltea y centra su atención en Malarius.

-Hay algo raro aquí.
-¿Así y que es?
Desde que he llegado aquí, he notado a los agentes muy callados y además esa joven parecía reconocerte y se asustó más al verte y te llamo mostro y el acaro del día anterior me llamo Ajkllasga. ¿Como sabia que soy un Ajkllasga?
-Eres muy observador, si quieres tus respuestas solo voltea a ver
.

Atipaq voltea y ve a los agentes, la expresión en su rostro es idéntica a la del niño infectado del día de ayer, voltea a ver a Malarius y nota que sus ojos están totalmente rojos mientras algunas manchas moradas aparecen y desaparecen de su cara como si fueran moretones.

De pronto nuevamente se escucha a la mujer gritando pidiendo ayuda, Atipaq se dirige hacia donde ella se fue a ver que le sucedió y cuando llega puede ver a un enorme Acaro devorándosela.

-Bienvenido a mi plaga elegido. – Le dice Malarius mientras se ríe.

Continuara…

Bueno espero comentarios sobre mi nuevo campeón creado mientras la caballería viene en camino con mucho metal encima.

http://forums.lan.leagueoflegends.com/board/showthread.php?t=83302

Próximamente: El Coloso de Vapor

Y ya que hablamos de metal, la siguiente canción no es apta para personas con oídos sensibles, así que están advertidos.

https://www.youtube.com/watch?v=imof1FYHIqc

NOTA:Ajkllasga, palabra quechua que significa Escogido.

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

12-08-2014

Ayer se me olvido postear esto jejeje. xD

Capítulo 26

El Coloso de Vapor

“Cuando la ira se apodera de mi siento que algo oscuro emerge de mi” Atipaq

Atipaq observa al enorme acaro acerándosele, mientras detrás de él los agentes infestados también se acercan cerrándole el paso.

-Así que todo esto es tú culpa.
-Sí y todo esto ha sido preparado para ti
-Voy a matarte.
– Los ojos de Atipaq brillan con gran intensidad mientras un fuerte viento sopla.
-Eso lo veremos.

Atipaq lanza dos bolas de fuego sobre los agentes poseídos mientras el enorme acaro chilla y corre en dirección hacia él.

La enorme criatura mide casi tres metros y se a pesar de su tamaño se mueve con mucha velocidad y agilidad, extiende uno de sus brazo para alcanzar a Atipaq pero este salta y esquiva su ataque mientras le lanza una bola de fuego.

El orbe en llamas impacta en el cuerpo de la criatura, explotando y ocasionándole algunas quemaduras leves que no impiden que contraataque logrando golpear a Atipaq y enviándola contra la repisa de una vivienda.

-Es fuerte. – Menciona Atipaq mientras se reincorpora al hacerlo logra observar una barra de hierro sólida, la cual toma.

Atipaq rápidamente salta y esquivo otro ataque del acaro para después incrustar la barra de hierro en el cuerpo de la criatura que intenta quitárselo, momento que Atipaq aprovecha para descargar un rayo sobre esta y asesinarla.

Se toma el pecho y siente como el golpe de la criatura le ha fracturado una costilla, voltea a ver a Malarius pero este ya se ha escapado, toma la barra de hierro y sale en su búsqueda. Mientras tres figuras conocidas ingresan al poblado y contemplan con horror el paisaje.

Minutos Más Tarde

En el Bosque a las afueras del poblado Atipaq ha logrado detectar una extraña sustancia naranja en el suelo, al verlo recuerda que el acaro que mato soltó la misma, esta mancha se repite cada dos metros y lleva más adentro del bosque en dirección al acantilado. Atipaq sujeta con fuerza la barra de hierro mientras se interna más en el bosque buscando a Malarius.

-Estas perdido elegido. – Atipaq escucha la voz de Malarius provenir de su izquierda, mira hacia ese lado mientras detrás de él dos ácaros saltan de los árboles para atacarlo.

Usa la vara de hierro y golpea a uno mientras salta hacia un lado y le lanza un rayo congelante al otro para después fulminar al primero con una bola de fuego.

-Ahora entiendo por qué el Maestro Oscuro está obsesionado contigo.
-Deja de esconderte y enfréntame.


Atipaq voltea cuando siente que algo va caminado por detrás de este, al hacerlo ve una sombra que se mueve. Corre tras de ella pero tiene que detenerse ante el ataque de mas ácaros, a los cales logra acabar rápidamente.

-¡No vas a escapar!
-¿Escapar?
– Responde Malarius. – Solo te estoy guiando hacia mí.

Mas ácaros salen a atacar a Atipaq quien las matas electrocutándolos, para después tomarse el abdomen por el dolor que le causa su costilla rota.

-Te duele, pero ese dolor no significa nada al dolor que sentiste cuando perdiste tus poderes.
-¿Cómo sabes eso?
-Solo sigue mi voz y tendrás las respuestas
.

Atipaq continua caminando mientras más ácaros lo atacan y conforme avanza los ácaros son más fuertes, llevándolo al límite, hasta que por fin llega al final del camino. Se encuentra cerca al acantilado pero no hay nadie.

-Una leyenda cuenta que este acantilado se formó después de que un Elegido se sacrificó para proteger a un grupo de personas de un Lord Oscuro.
-¡Ya déjate de palabras y muéstrate!
-Al parecer no te importa la historia de tus antecesores, no importa porque tú nunca llegaras a ser como ellos.


Atipaq vigila el bosque sin percatarse de que del acantilado cuatro enormes ácaros salen para atacarlo. Lucha contra ellos y después de varios y agotadores segundos llenos de esfuerzo acaba con ellos.

Se inclina apoyando una de sus rodillas sobre el suelo mientras con sus manos se apoya en la barra de hierro, está muy agotado, mientras las nubes que bloquean los rayos del sol se hacen a un lado y dejan ver a Atipaq su sombra, y cuando lo hace se da cuenta de que hay una sombra más detrás de él.

Se reincorpora y voltea rápidamente a ver de quien se trataba y entonces él lo ataca, sin dejarle opción a defenderse.

-Tanto poder dentro y no puedes usarlo. – Malarius con fuerza lo sujeta del rostro con una sola mano mientras con la otra bloquea el ataque de Atipaq y lo desarma. – Eres muy débil.

Atipaq intenta liberarse pero no puede lograrlo, siente que se está asfixiando mientras escucha las palabras de Malarius.

-Sabes quién es el responsable de que perdieras tus poderes… así es fui yo, cree unos organismos que te insertaron en tu sangre y que inhabilitaron tus poderes…Ahora no entiendo cómo fue posible que una maga pudiera librarte de ellos.

En ese instante Atipaq recuerda a Janna, fue ella quien lo sano.

-No importa pues ahora he logrado crear una sepa mejor, esta no solo le quita todo su poder a su victima, sino que también crea un tipo mejorado de acaro y tu serás el primero de esta nueva especie.

Malarius no sujetaba a Atipaq de esa forma para asfixiarlo si no para insertar en el los parásitos de este nuevo tipo de acaro, Atipaq intenta usar sus poderes pero estos nuevamente se han desvanecido, mientras el resto de sus ácaros se acercan y los rodean.

-Sabes ¿Quién será la segunda persona que formara parte de mi nueva legión?
-J…ann…a.
–Fue lo que intento decir Atipaq.
-Si así es esa hermosa niña te ara compañía muy pronto…

Y cuando Malarius termino de hablar un arpón atravesó su costado y dejo que su sangre contaminada cayera al suelo.

-¿Qué es esto? – Se pregunta, cuando de pronto de entre los arboles una mano mecánica sale disparada golpeándolo en el rostro y haciendo que suelte a Atipaq, quien es tomado por la mano y regresa a los árboles.
-Así que tú eres el responsable de todas estas muertes. – Y de entre los arboles las figuras de los res se asoman.
-¿Quiénes son ustedes?
-Yo soy Zac, él es Twitch y el que te golpeo y tiene a Atipaq es Blitzcrank.
-¿Cómo es posible que hayan llegado hasta aquí?
-Es fácil
. – Contesta Twitch. – El oxidado tiene un radar que nos ayudó a localizarlos, además que Atipaq ha estado haciendo bulla en estos últimos días.

Malarius ve a Twitch y nota que fue el, quien le lanzo el arpón, mientras su ejército de ácaros chillan y se preparan para atacar.

-Acábenlos. – Fue lo que Malarius les dijo a sus ácaros mientras estos se lanzaban a la batalla y él se quitaba el arpón de su cuerpo y dejaba que su cuerpo cerrara su herida.

Los ácaros se abalanzan sobre los tres, quienes deciden dividirse mientras Atipaq permanece inconsciente entre los arbustos.

Zac se impulsa y comienza a rebotar y entre cada rebote hace girar sus brazos golpeando a muchos ácaros, mientras Twitch se hace invisible y activa el modo especial de su ballesta que le permite disparar arpones más grandes y con mayor velocidad.

Twitch corre hasta unos árboles donde lanza sus botellas toxicas mientras su camuflaje se desvanece. Los sacaros van detrás de el con la intención de atraparlo pero tienen problemas para moverse en el piso contaminado por Twitch quien comienza a disparar sus arpones de tuercas que atraviesan a los ácaros matando e inutilizando a varios de unos cuantos disparos.

-¿A que les sabe eso? – Menciona Twitch mientras ve como los ácaros que no han sido heridos se retuercen en el suelo por el veneno de sus arpones.

Más allá Blitzcrank se sobrecarga de energía y comienza a golpear con rapidez a varios ácaros mientras cada cierto tiempo un rayo brota de un de sus brazos electrificando al primer acaro que alcance.

Malarius no está conforme con lo que está viendo y decide actuar, haciendo que sus ácaros cercanos a Zac se comiencen a hinchar a la vez que su cuerpo cambia a una tonalidad verde, Zac devuelto en su forma humanoide golpea a uno de estos haciendo que de su interior brote un líquido amarillento que se enciende como el viento.

-Oh no. – Fue lo único que dijo Zac mientras los ácaros cercanos a él explotaban y los pedazos de él terminaban regados por todo el lugar.

Después Malarius centra su atención en Blitzcrank y ordena a los ácaros que atacaban a Twitch dejarlo y concentrarse en Blitzcrank quien a pesar de sus golpes pronto se vería envuelto en una montaña de ácaros.

-Ahora sigues tu rata. – Malarius extiende su brazo dejando ver como una boca se forma en la palma de su mano la cual comienza a lanzar una sustancia verde corrosiva.

Twitch utiliza su invisibilidad para ocultarse de Malarius, para después disparar un par de dardos contra su brazo hiriendo a Malarius e imposibilitando que pueda hacer algo mas con este, mas Malarius hace que otros ácaros exploten; la explosión golpea a Twitch quien sale volando mientras pierde su camuflaje.

Mientras En La Mente De Atipaq

-Eres Débil.
-¿Quién eres tú?
-Yo soy tú y me da vergüenza tu debilidad.
-Cállate, yo no soy débil.
-Siempre dependiendo de otros.
-Cállate.
-No puedes callarme.
-Cállate.
-Eres débil y por tu debilidad tu madre, tu hermana y todo lo que hay a tu alrededor muere…
-¡Cállate…!


Volviendo A La Realidad

Malarius toma a Twitch del cuello mientras una nube de microbios sale de él y comienzan a infectar a la Rata Mutante.

-Maldito accidente de la cloaca voy a convertiré en uno de mis ácaros.
-Jejeje sabes ahora que me doy cuenta hueles muy bien y tus parásitos… Ah ah achu.
– Twitch estornuda y al hacerlo expulsa los parásitos de Malarius quienes junto a los mocos de Twitch terminan en el rostro de este. – Jejeje científico de pacotilla tus parásitos no son nada comparados a la fauna de los parásitos que circulan por mi cuerpo... Ah ah chu, jejeje creo que me eh resfriado seguro ha de ser por este viento y esos árboles.

Malarius suelta a Twitch y se aleja u poco de este, mientras a una lado de ellos los pedazos de Zac nuevamente comienzan a unirse y al otro extremo en el cerro de parásitos que cubren a Blitzcrank una luz comienza a brillar con intensidad y la voz robótica de este brota.

-Daños en estructuras, sistemas algo inestables, activando campo estático. – Y la luz se hace tan brillante como el sol mientras una gran cantidad de rayos salen de su cuerpo metálico y acaba con los ácaros que lo contenían.

Blitzcrank camina hacia Malarius, pero antes voltea y manda un gran golpe a acaro que lo intentaba atacar por detrás enviándolo a volar hacia el acantilado.

-Estas acabado tus parásitos no tienen efecto en ninguno de nosotros. – Menciona Zac.
-La pregunta es quien te matara. –Continua Twitch mientras carga su arma, cuando de pronto el grito de Atipaq llama la atención de todos.
-Los ácaros no importan. – Les respondió Malarius mientras sonreía y veía su logro.

Atipaq había despertado y caminaba hacia ellos con la cabeza agachada mientras la misma aura oscura de hace días volvía a aparecer en el.

-Si así es elegido enfurécete, deja que tus sentimientos afloren, dale paso a esa oscuridad y demuéstrale al mundo tu verdadera esencia, deja que el poder te consuma.
-¡Cállate!
– Grita Atipaq mientras levanta su cabeza dejando ver sus ojos blancos, su voz cambia y nuevamente se torna oscura y siniestra.

De pronto Atipaq apunta con sus brazos hacia el suelo el cual comienza a temblar, mientras Twitch asustado salta sobre Blitzcrank.

-Actividad sísmica incrementada. – Responde el coloso de metal, mientras Atipaq se inclina y golpea el suelo haciendo que unas grietas se formen las cuales se dirigen hasta donde se encuentra Malarius y hacen que el terreno cerca de él colapse y lo envíen al fondo de acantilado.

-Jajaja asi es elegido despierta tu verdadero ser y muéstrale al mundo porque has sido olvidado de los libros de historia jajaja. – Fue o que Malarius decía mientras caía al fondo del abismo riéndose.

Los segundos pasan y el temblor comienza a desvanecerse mientras Atipaq cae sobre el suelo inconsciente.

Continuara…

Próximamente:


Piltover La Ciudad Del Progreso

Si así es cambiaremos de Nación y en el próximo capítulo lo explicaremos todo y algo más, mientras las dudas de la oscuridad que hay en Atipaq seguirán en el viento y si se fijan ay un pequeño spoiler en este capitulo de esto.

Mientras La Canción Del Capítulo que esta vez será un poco más épica y clásica.

https://www.youtube.com/watch?v=U07H6TxhSvA

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Suwabunny

Practicante (+10)

12-12-2014

Me recuerda demasiado a Nu'Wa Guardian of Heaven de Smite.


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

12-12-2014

Quote:
Suwabunny:
Me recuerda demasiado a Nu'Wa Guardian of Heaven de Smite.


Las habilidades no se parecen mucho y lo de la historia falta mucho por descubrir.


Comment below rating threshold, click here to show it.

Suwabunny

Practicante (+10)

12-14-2014

Quote:
Swordzack:
Las habilidades no se parecen mucho y lo de la historia falta mucho por descubrir.

No lo digo por habilidades ni por historia, lo digo por el control de los elementos además que el arma se parece un poco en cuanto al antiguo concepto de Nu'Wa.


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

12-15-2014

Quote:
Suwabunny:
No lo digo por habilidades ni por historia, lo digo por el control de los elementos además que el arma se parece un poco en cuanto al antiguo concepto de Nu'Wa.


Existen en muchas culturas leyendas de dioses y seres poderosos que manipulan todos los elementos, hasta en el cine hay personajes así, como el emperador dragón de la Momia 3.

Y del arma no se nunca e jugado Smite.


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

12-15-2014

He vuelto para darle vuelta a esta historiaaa.


Capitulo 27

Piltover La Ciudad Del Progreso

“Piltover es demasiado bonito y ordenado, le falta algo de caos” Atipaq

Quote:
Hace Miles de Años

Un emperador regresa a su palacio después de una exitosa campaña de pacificación en las tierras del este, está cansado por el viaje pero con la satisfacción de haber traído nuevamente la paz y el orden. A la entrada le esperan su esposa y su pequeña hija de seis años a la cual no ha visto por largos seis meses.

El emperador toma a su hija entre sus brazos mientras recibe un beso de bienvenida de su amada esposa con quienes ingresa a su palacio, todo parece estar bien en el mundo y en su vida…


Atipaq siempre había soñado con personas que sufren y mueren, con el caos y la destrucción arrasando todo lo que había a su paso dejando solo un susurro de desolación y olvido, sus sueños eran presagios de eventos futuros, pero este sueño era distinto no era un presagio de algo que iba a suceder, sino un eco del pasado, más el sueño no tiene un fin pues algo lo hace despertar y cuando se da cuenta se fija que alguien lo está transportando, puede sentir el sonido del metal moviéndose.

-He ¿Quién eres tú y que quieres conmigo? – Preguntaba Atipaq mientras se baja del hombro de Blitzcrank.
-Yo soy Blitzcrank y me encargaron llevarte conmigo. – Responde el Golem de acero con su característica robótica voz.
-Pues dile a tu jefe que si me quiere que venga el mismo. – Atipaq lanza un rayo de hielo y congela a Blitzcrank para alejarse de este, cuando de pronto el brazo robótico de Blitzcrank lo toma de la cintura.
-Blitzcrank no tiene jefe, ser autónomo e independiente.
-¿Qué no sirves al Maestro Oscuro?
-Negativo, yo servir a mis propios mecanismos.
-¿Entonces quienes te dijeron que me llevaras y a dónde vamos?
-Zac y Twitch me encargaron transportarte a Piltover, ellos estar cazando lo que queda de las criaturas de Malarius, antes que dañen a alguien más.
-¿Zac y Twitch, pues que paso no recuerdo bien, solo recuerdo que algo duro y enorme me sujeto cuando Malarius me soltó, es verdad que paso con el hijo de su madre ese?
-Usted perdió el conocimiento, Zac, Twitch y yo derrotamos a Malarius y sus criaturas, después usted envió a Malarius al fondo del abismo.
-Pues no recuerdo eso ultimo ahora bájame que debo ir a buscar al Maestro Oscuro.
-Negativo Blitzcrank ir a Piltover y Atipaq también debe ir.
-Y ¿Por qué debo ir contigo?
-Si no usted no venir y alejarse de mi usted morirá dentro de una semana.
-Maquina mentirosa.
-No, Blitzcrank no fue programado para mentir.
-Así y dime de ¿Qué me voy a morir?
-Malarius introdujo parásitos en Atipaq, usted está infestado y si no recibe ayuda se convertirá en criatura de Malarius dentro de poco.


En ese instante Atipaq recuerda las frases de Malarius.

-Debo ir y buscar a Janna.
-No hay tiempo para búsquedas.
-Debo ir ese loco de Malarius ira tras ella.
-Malarius callo al abismo.
-Es verdad entonces debe estar muerto.
-Probablemente.
-¿A qué te refieres con eso?
-Las probabilidades para que un humano normal sobreviva a esa caída son del 0.1%, las probabilidades de Malarius son del 40% con serias lesiones en su organismo, quedando incapacitado para perseguir a alguien.
-Entonces hay que volver y asegurarse de que ese psicópata está muerto.
-Negativo, tiempo insuficiente solo hay tiempo para ir a un centro médico en Piltover y recibir tratamiento contra los parásitos.
-Y qué ¿Acaso aquí en Zaun no hay algún médico que pueda quitarme estas cosas de adentro?
-Medicina en Zaun incapaz según datos, ciencia genética de Malarius solo comparable a ciencia médica de las academias Piltoveranas.
-Ahh, está bien vamos a Piltover, ahora bájame.
-Usted es muy lento desplazándose, llegada a Piltover en un mes con su velocidad según cálculos, yo ir más rápido llegaremos en seis días.

-Genial, espero que conozcas el camino.
-Yo tengo los datos de todos los caminos, conozco la ruta más rápida
. – Y Atipaq no le queda más alternativa que subirse a la espalda de Blitzcrank y dejar que este lo lleve a Piltover.
-Ahhhhh! – Pero al subir recibe una descarga eléctrica de Blitzcrank. – Oye ¿Por qué hiciste eso?
-Parásitos de Malarius débiles a grandes descargas eléctricas, periódicas descargas eléctricas disminuyen velocidad con la que parásitos infectan el cuerpo de Atipaq.
-Estas diciendo que me electrocutaras durante todo el camino.
-Afirmativo
. – Responde Blitzcrank mientras lo electrocuta de nuevo.
-Oye.
-Descarga anterior no cumplía con datos dados actuales, nueva descarga se ajustó a datos actualizados.


Más Tarde

Las horas pasan así como los kilómetros recorridos por el gigante de acero quien le ha contado a Atipaq de cómo fue que lo encontraron y lo que sucedió en la batalla contra Malarius, mas Atipaq sigue sin recordar el momento en que envió a Malarius al fondo del abismo.

-Ah tengo hambre. – Menciona Atipaq, Blitzcrank al escucharlo disminuye su marcha mientras mueve su cabeza de un lado a otro hasta que se acerca a unos arbustos donde estira su mano para atrapar un ave Gogo.
-Las calorías de esta ave te servirán para dos días. – Menciona mientras le entrega al ave a Atipaq.
-Que interesante. – Menciona Atipaq en el momento en que despluma el ave y lo coloca sobre una de los tubos de vapor de Blitzcrank para que se cocine.

Minutos después Atipaq se come una parte del ave mientras guarda el resto para más tarde.

-No quieres un pedazo.
-No Blitzcrank tiene su propio generador de energía autónomo.
-Y ¿Cuéntame porque vas a Piltover?
-Blitzcrank siente que no encaja en Zaun, pese a su popularidad entre la gente humilde, otros mirarlo con desconfianza y animosidad, ahora ir a Piltover en busca de aceptación.
-Entonces abandonas Zaun para siempre.
-Negativo, Blitzcrank volverá, sentir simpatía por gente de Zaun, solo que…
-¿Qué?


Y entonces el Gran Golem de Vapor le cuenta su historia a Atipaq y de los temores en él, Blitzcrank pese a ser una maquina parecía tener mucho más corazón y humanidad que muchas otras personas, pero a la vez tenía dudas en su interior y necesitaba estar un tiempo alejado de Zaun para encontrarse a sí mismo.

Al Día Siguiente

Es temprano en la mañana y mientras Atipaq se despierta después de haber recibido una descarga eléctrica, el sonido de algo dentro de Blitzcrank llama su atención mientras el autómata gigante se desvía de la ruta y se interna en un grupo de rocas.

-¿Qué haces? – Pregunta Atipaq. ¿Por qué nos desviamos?
-Se acercan. – Menciona Blitzcrank.

De pronto el sonido de un vehículo circulando por la carretera llama su atención; es un vehículo de los agentes el que circula.

-¿Porque no lo destruimos?
-Negativo agentes buscándote por todo Zaun, llamaríamos la atención. Bien se fueron continuemos con el viaje.
-Y aparte de pelear, recoger desechos tóxicos y detectar unidades, ¿Qué más sabes hacer?
-Puedo decirte con quien te casaras.
-Y ¿con quién me casare?
-Necesito primero todos tus datos para realizar las ecuaciones que darán un resultado con 99% de ser correctas.
-Bueno.
– Atipaq le da todos los datos que recuerda de el a Blitzcrank.
-Te casaras con una mujer de pelo rubio y ojos azules como el cielo y que viste poca ropa y que te maltratararara.
-¿Qué me casare con Janna?... no sabía que fuera una maltratadora.
-También serás padre de una niña.
-Ya deja de bromear.
-No bromeo y si lo deseas te contare un chiste en este instante:


Un día Jaimito llega a su casa luego de jugar al fútbol eeel está súper contento. Y le dice a su padre:
“¡¡Papá, papá, jugué el mejor partido de mi vida!! ¡¡Metí tres goles!!”
“Que bien Jaimito. ¿¿Y cómo quedasteis??”
“Pues perdimos 2 a 1.


-Jajaja. - Blitzcrank se ríe. -Otro chiste:

"Soy el OLE del golem, eso era un chiste, los otros golem lo encuentran bastante gracioso jajaja"

-Sabes que mejor obviemos lo de los chistes y continuemos.
-Bien veo que tu sentido del humor es tan malo como tu salud.
– Le responde Blitzcrank a Atipaq.

Piltover

Días Después

Piltover es la Antítesis de Zaun en lo que se refiere a la forma en que hacen sus investigaciones tecnológicas, en ella se prioriza la conservación del medio ambiente así como el respeto a la integridad de los demás.

A diferencia de Zaun la sociedad Piltoverana no tiene los defectos de esta, su sistema de seguridad ciudadana es la mejor en todo Valoran, el uso de drogas está totalmente prohibido y es rechazada por la mayor parte de la población.

Ya han pasado más de dos horas desde que el sol se ubicó en medio del cielo, cuando Blitzcrank y Atipaq arriban a la ciudad capital de esta ubicada en un vasto pantano verdoso.

Blitzcrank se dirige a uno de los puestos de migraciones de uno de los grandes puentes que dan acceso a la ciudad para solicitar información sobre las Academias de Medicina de esta, así como registrar el ingreso de ambos, mientras Atipaq maravillado por la belleza del paisaje y de la ciudad cruza el puente hasta que Blitzcrank lo coge y lo lleva hacia el puesto de migraciones.

-Hey.
-Debes registrarte si quieres ayuda médica.
-Está bien.
-¿Su nombre joven?
– Pregunta uno de los encargados.
-Atipaq Noxes.
-¿Es usted noxiano?
-No, mi padre si pero nunca uso su apellido, soy de Los Montes Apuntalados.
-Los Montes Apuntalados no son una nación y su territorio está en disputa.
-Buena póngale que soy de Freljord.
-Usted parece más un noxiano que un Freljoriano.
-Si pero la aldea en donde viví está ubicada en la zona que supuestamente le corresponde a Freljord, aunque es un lugar poco accesible inclusive para los Freljorianos.
-Está bien joven puede continuar y esperamos que su estadía sea placentera.


Los encargados de migraciones le entregan a ambos sus credenciales de entrada a la ciudad mientras una cámara registra sus movimientos.

Horas Más Tarde

Atipaq y Blitzcrank se encuentran dentro de la ciudad, Atipaq continua maravillado por lo hermoso y ordenado que son sus calles y sus edificios, todo lo contrario a lo que vio en Zaun, el aire es puro, un tibio sol alumbra la tarde acompañado de unas cuantas nubes, mientras entre las calles y edificios, hermosos parques adornados con flores y árboles de todo tipo dan la bienvenida a todos aquellos que quieran sentarse un rato a relajarse o jugar en el verde pasto.

“Es como estar en el paraíso” Pensaba Atipaq mientras Blitzcrank tenía que estar pendiente de él que caminaba sin cuidado.

-Bien hemos llegado. – Blitzcrank y Atipaq se detienen frente a un gran edificio rodeado de varias áreas verdes, en la entrada de este un gran letrero le da la bienvenida a todos al “Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Afecciones Complejas.”

Pero justo en el momento en el que van a entrar dos vehículos se frenan frente a ellos y un grupo de oficiales bajan y apuntan sus armas contra ellos.

-Atipaq Noxes estas arrestado. – Detrás de los policías la voz de una mujer de 21 años se hace presente mientras ella se abre paso portando su rifle.

Continuara…

Y continuara el próximo año xD, por que el próximo capítulo es un especial navideño o mejor dicho invernal que no tiene nada que ver con los sucesos actuales, así que se quedaran con las ganas de saber que seguirá hasta el 2 de enero del próximo año pues después de este capítulo especial me tomare una semana de vacaciones y no escribiré nada.

Ahora el especial navideño nos hablara sobre cierta pequeña que está por nacer y que Blitzcrank ya lo dijo en este capítulo, pero en un futuro alternativo o mejor dicho en un futuro que no se realizara y todo por culpa de Kawiri y Atipaq, mientras sabremos más de la oscuridad de Atipaq y la importancia de esta niña para él.

Próximamente:

Sheriza La Hija Del Invierno y Su Poro(Con concepto de Campeón Incluido)

PDT: Notaran que en este capítulo haaayy algunas palabras queee parecen errores ortográficos y eso se debe a que Blitzcrank algunas veces se le traba los circuitos, como se puede ver en las frases de este en el juego.

Mientras algo más navideño llega desde México para celebrar esta navidad que se acerca.

https://www.youtube.com/watch?v=D6nwzpI-6UE

Y Nos Vemos En La Guerra De Nieve


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

12-25-2014

Navidad, navidad navidad…

https://www.youtube.com/watch?v=Fk0g1Yy7THs

Bueno he decidido cambiar el titulo del capitulo invernal.

PDT: Aquí el concepto de campeón de la Hija Del Invierno y Su Poro, en otra oportunidad le dare una revisada y agregare sus stats. ahora vamos con la historia.

http://forums.lan.leagueoflegends.com/board/showthread.php?t=87838

Capítulo 28
(Especial Invernal)

Un Futuro Olvidado


“No todo sale como lo planeas” Kawiri
“El futuro siempre está cambiando” Zilean

Montes Apuntalados

Sobre las ruinas de lo que fue una antigua civilización, un hombre camina, mirando el horizonte, buscaba a un antiguo elegido cuyos poderes le dejaban ver el futuro, mas no lo encuentra donde siempre ha estado, desde que su ciudad natal fue arrasada.

Kawiri vea los dragones esmeralda volar sobre el cielo, mientras piensa en Atipaq y lo que Zilean le dijo sobre el futuro de su joven discípulo.

“Su alma está marcada por la oscuridad”

Fue lo que le dijo hace unos cuantos siglos antes de irse a dormir.

Quote:
“Nuestra misión es matarlo cada ves que vuelva, esa es la razón de nuestra existencia”

Una frase pronunciada por otro elegido, un elegido que ya no se encuentra en este mundo, los elegidos siempre se han considerados como hermanos a pesar de proceder de diversas partes del continente.


“He visto diversas realidades, diversos posibles futuros y en uno de ellos su alma se salva y esa será tu decisión”

Era la decisión de Kawiri y el decidió arriesgarse, el niño que nació marcado por la oscuridad tendría la oportunidad que se le negó a otros en otras épocas, para terminar por fin con esta cadena interminable.

Zilean le conto de como seria la vida de Atipaq, le conto de la tragedia de su poblado, algo que no debía evitarse, pues sería arriesgarse a un futuro peor, pero después de eso Kawiri debía hacerse cargo de él.

Quote:
“¿Por qué vinimos a Freljord maestro?”

Le pregunto Atipaq a su maestro y este le dijo para entrenar, pero la razón era diferente, siguiente las profecías de Zilean, Kawiri lo llevo y lo dejo solo pues el destino que deslumbro no era el de seguir la senda de los elegidos, si no el de quedarse con Sejuani.

Y todo estaba sucediendo como se predijo, Atipaq y Sejuani se enamoraron y estarían juntos, al poco tiempo Sejuani quedaría embarazada de Atipaq y esta lo llevaría consigo a su tribu; Atipaq para ser aceptado en la tribu de Sejuani tendría que pasar una cierta cantidad de pruebas, algo que no le resultaría un problema gracias al entrenamiento que Kawiri le dio.

Se casarían y si bien la vida en Freljord no es fácil, Atipaq ya estaba acostumbrado a cosas como esa, su hija se llamaría Sheriza y se convertiría en la consentida de Atipaq quien nunca dejaría de estar pendiente de ella, la niña sería una niña normal y muy alegre a la cual sus padres mantendrán alejados de los conflictos que se acercan.

“La guerra es inevitable”

Años más tarde Sejuani iniciaría sus campañas de conquista, con el apoyo de Atipaq y sus demás aliados, lo que al final le llevaría a una guerra con los Avarosa y sus aliados por la supremacía de Freljord. La guerra duraría años sin dar un claro ganador, hasta que un evento inesperado ocurriría.

“Ellos volverán, siempre lo hacen”

Los Vigilantes de Hielo que alguna vez fueron enviados al abismo de los lamentos, volverían para continuar con sus propios planes, pero no estarían solos tenían el apoyo de Lissandra, los Trolls y sobre todo Lissandra había logrado una alianza con Kawiri y los Dragones Esmeralda. La ventaja parecía estar de parte de los Vigilantes de Hielo.

Su llegada obligara a Sejuani y a Ashe a pactar una tregua y unir fuerzas contra ellos, mas no estarían solos pues tendrían la ayuda de algunos Iceborn que aún quedaban con vida y de otros
Guerreros provenientes de diversas partes del continente, pero pese a todo esto no tienen las fuerzas suficientes para derrotarlos.

“Y es aquí donde tu tendrás que intervenir”

Lissandra creyó que tendría la victoria con facilidad, pero había sido engañada, tanto Kawiri como Los Dragones Esmeralda la traicionan y ayudaran a los ejércitos de la coalición a acabar con su ejército y devolver a los vigilantes al fondo del abismo, mientras ella es decapitada y su cabeza colgada sobre la entrada de su fortaleza.

“Pero la paz no es duradera”

Terminado el conflicto contra los vigilantes hubo un pequeño periodo de paz, más los deseos de Sejuani por terminar de unir las tribus de Freljord desataran nuevamente la guerra contra Ashe. Las demás naciones que habían apoyado contra los Vigilantes, consideraran esta guerra como un asunto doméstico y se abstendrán de participar.

“Y entonces se comenzara a desatar lo peor”

La guerra continúa y ambos bandos moverán sus fuerzas principales para una batalla decisiva, sobre los territorios de La Garra Invernal, Sejuani prepara sus defensas y deja sus principales fuerzas en el camino principal mientras envía un pequeño contingente a una ruta secundaria para evitar un ataque por ese lado.

El pequeño contingente de fuerzas estaba conformado por algunos guerreros de la Garra Invernal y por los guerreros de Lokfar sus últimos aliados, confiada en que lograran contener cualquier incursión por ese camino. Ashe sabiendo esto enviara a Tryndamere junto a sus barbaros por ese camino esperando que logren tomarlo y rodear al ejercito de Sejuani.

“La traición se hará presente”

La batalla se da y Ashe se ve obligada a retroceder, ya que sus fuerzas son superadas y Tryndamere y sus barbaros nunca llegaron, por su parte Sejuani cree que ha obtenido la victoria hasta que un mensajero llega hasta ella a informarle de lo sucedido.

Las tropas de Lokfar y de Tryndamere se encontraron y lejos de atacarse entre ellos comenzaron a asesinar a sus aliados quedan solo ellos y dirigiéndose a la capital de la Garra Invernal donde se encuentra Sheriza. Sejuani y sus tropas regresaran a la capital y encontraran que ha sido arrasada, Sejuani busca a su hija mas no la encuentra, los sirvientes que estaban a cargo de ella están todos muertos.

Esto llena de ira a ellos, pero sobre todo a Atipaq, ambos junto al ejercito de la Garra invernal seguirán el rastro de sus enemigos hasta las montañas que rodean el Vórtice Gélido (Gelid Vortex) ahí encontraran una vieja fortaleza donde se encuentra sus enemigos y al verlos notaran que estos están corrompidos por la oscuridad.

“Y ellos harán su jugada”

Una nueva batalla se desata, las fuerzas oscuras parecen tener la ventaja, pero la Garra Invernal recibirá la ayuda de los elegidos y de Ashe quien se ha enterado de la traición de Tryndamere quien esta poseído por la oscuridad, Atipaq quien también está siendo poseído por la oscuridad se enfrenta a este, mientras Sejuani se interna en la fortaleza al escuchar la voz de su hija llamándola.

“Y la oscuridad se apoderara de el”

Atipaq después de derrotar a Tryndamere va detrás de Sejuani y al encontrarla se dará cuenta de que está muerta, la tristeza en Atipaq será tanta que dejara que la oscuridad se apodere de el por completo desatando los peores temores de Kawiri.

“Maestro contra Discípulo”

Atipaq controlado por la oscuridad de su corazón desatara su ira contra todos y revelara sus verdaderos poderes, mientras Kawiri se aparecerá frente a él para detenerlo, la batalla entre ambos comienzan pero los poderes de Atipaq son superiores, mientras los causantes de todo observan su gran obra.

“La niña es la esperanza de todos”

Y cuando Atipaq está a punto de ejecutar a su maestro con la Tuximi, un portal frente a él aparece y de él sale su hija Sheriza quien fue salvada por Zilean.

-Detenta papa, no dejes que te controlen.

Las palabras de Sheriza detienen a Atipaq quien se acerca a su hija, pero cuando está a punto de hacerlo. La niña es atacada por ellos, Atipaq ve a su hija caer inconsciente por un rayo, haciéndolo reaccionar.

“Y entonces su alma será redimida”

Atipaq junto a Kawiri, Zilean y otros elegidos se lanzan contra ellos acabando por fin con ellos y su legado que ha azotado a la humanidad por eras, mientras la oscuridad desaparecerá del corazón de Atipaq redimiendo el alma de aquel que cayó en la oscuridad.

“Una Nueva era De Luz Nacerá pero…”

Atipaq toma a su hija que está muerta, llora desconsoladamente, hasta que el alma de Sejuani se aparece frente a él y toca a Sheriza devolviéndole la vida y consolando a Atipaq, para después despedirse de él y pedirle que cuide mucho de su hija.

Al final del día Atipaq y Ashe con el arbitraje de los elegidos hacen un pacto para poner fin a la guerra y unificar Freljord; Ashe seguirá siendo reina y Sheriza se convierte en su sucesora al trono.

Mientras los elegidos a excepción de Atipaq se marchan de Freljord en búsqueda de los rezagos de la oscuridad que aun azotan Valoran.


“No sigas mis pasos”

Le dijo Kawiri al despedirse, pensó que serían sus últimas palabras en mucho tiempo, que solo había que esperar a que la profecía se haga realidad y terminar al fin con el trabajo que sus antecesores no pudieron terminar, pero eso no sucedió.

Atipaq sucumbió ante sus pesadillas y fue a intentar terminar con ellas y esto ha provocado que la oscuridad que hay dentro de él comience a emerger, podría haber dejado que caiga en el Abismo de los Lamentos, pero es probable que antes de que muera la oscuridad lo habría salvado y consumido.

“El seguirá el camino que yo le trace”

Cuando lo salvo y este volvió hacia el no supo qué hacer con Atipaq y decidió intentar algo arriesgado, esperando obtener algún resultado positivo pero hasta ahora todo esta empeorando.

“El miedo a perder es el camino más rápido a la oscuridad”

Kawiri mira en dirección a Piltover, siente como su discípulo cae más en la oscuridad y se pregunta qué hacer, mas no sabe qué hacer solo atina asentarse en una roca esperando a que Zilean vuelva de donde se encuentre para saber qué es lo que el futuro depara para tomar una decisión.

Continuara…

Próximamente (Este 04 de enero por que me voy de vacaciones):

La Persecución

Bueno cosas a detallar sobre este futuro alternativo es que en el Sheriza no conoce a Hessee, ni tampoco tiene poderes debido al sobreprotegimiento de Atipaq hacia ella.

PDT: Este capítulo era el argumento inicial de este fanfic pero al final decidí cambiarlo pues quería que todos los campeones actuales tengan algo que ver en esta historia.

Y a cerrar la navidad cantando con los Toribianitos y otros más.

https://www.youtube.com/watch?v=7EisrJAJKGI

Y Nos Vemos En La guerra De Nieve


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

01-04-2015

Y después de un descanso y de hacer mi contribución al sistema capitalista consumista vuelvo para continuar con esta historia, después de las revelaciones de Kawiri, las cuales continuaran en otra oportunidad, así como más detalles de los elegidos y de quien es en realidad Atipaq.

Y manos a la obra o mejor dicho al teclado, pero primero una antesala musical.

https://www.youtube.com/watch?v=A86To6aznIY

Capítulo 29

La Persecución

“¿Por qué será que a todo lugar donde voy, siempre hay alguien queriendo mi cabeza? Atipaq

-He dicho que estas arrestado.

Su nombre era Caitlyn y es conocida como la Sheriff de Piltover, a sus cortos 22 años Caitlyn se había convertido en el principal farol de justicia y orden de su ciudad, la joven había comenzado su carrera policial hace ocho años cuando capturo a un grupo de ladrones que habían atacado a su familia. Desde entonces su carrera ha ido en ascenso, acabando con las bandas de criminales que azotaban Piltover y convirtiendo la ciudad en la más segura de todo el continente.

-¿Arrestado?, pero si no hemos hecho nada malo. – Responde Atipaq mientras se toma el pecho.
-Levanten las manos o nos obligaran a usar la fuerza.

Caitlyn secundada por otros policías piltoveranos mantiene apuntando con sus armas a ambos.

-Sera mejor hacerle caso Atipaq. – Le dice Blitzcrank a Atipaq mientras alza las manos.
-¿Estás seguro de esto?
-Si confía en mí.


Dos policías se acercan a ellos para esposarlo, pero cuando están cercas son sujetados por Blitzcrank quien los lanza por el cielo y luego se lanza contra Caitlyn y los demás policías aprisionándolos entre el vehículo policial y el.

-Huye Atipaq ahora.
-¿Pero dijiste…?
-Hazlo ya no te queda mucho tiempo
.

Atipaq sale corriendo mientras Caitlyn y los policías continúan atrapados por Blitzcrank, hasta que después de mucho esfuerzo esta logra zafarse y subirse sobre el vehículo para apuntar y dispararle a Atipaq.

Calibra su arma y marca su objetivo, pero en el momento en que aprieta el gatillo el brazo derecho de Blitzcrank se extiende interceptando el disparo, el impacto provoca una pequeña explosión dañando y reduciendo la capacidad motriz de la mano de Blitzcrank. El Golem de hierro mueve su brazo intentando derribar a Caitlyn pero esta es muy ágil y de un salto acrobático esquiva el brazo de Blitzcrank mientras aterriza cerca de este y prepara su arma para dispararle.

Blitzcrank usa toda la potencia de su brazo izquierdo y derriba a los policías para hacerle frente a Caitlyn quien tiene su arma apuntando este, Blitzcrank extiende su brazo izquierdo hacia ella, pero esta da un salto hacia atrás y mientras lo hace le dispara al Robot una carga especial.

El proyectil disparado se expande convirtiéndose en una red elástica que atrapa a Blitzcrank, mientras Caitlyn voltea hacia donde esta Atipaq y usando los lentes de su rifle ve que este está girando muy lejos en una esquina.

-Sujétenlo chicos. – Le menciona a sus subalternos quienes saltan sobe Blitzcrank para contenerlo, mientras ella usa su radio. – Atención a todas las unidades el criminal ha escapado, se dirige hacia el distrito norte por la décima avenida.

El mensaje de Caitlyn llega hasta un joven agente quien enciende su motocicleta y enrumba a la décima avenida para interceptar al fugitivo, mientras este continua corriendo y al escuchar el sonido de una patrulla policial cambia de ruta y se interna en una angosta avenida.

El sonido de las sirenas de las patrullas comienza a inundar todo el lugar, mientras Caitlyn desde su intercomunicador dicta las órdenes y el plan de contención.

-Quiero patrullas en cada calle en un radio de tres kilómetros, el delincuente no debe escapar de esta zona y quiero informes de los centinelas cada cinco minutos y dónde está mi centinela aéreo lo pedí hace diez minutos.
-Están cometiendo un error…
- Fue lo que Blitzcrank intentaban decir, hasta que recibe una descarga de plasma que lo suspende por unos instantes.
-Y quiero que lleven a ese pedazo de chatarra Saunita a un lugar donde pueda ser contenido e interrogado inmediatamente.

Más allá Atipaq intenta ocultarse cerca de un depósito de reciclajes, hasta que el sonido de un oficial gritando lo obliga a continuar corriendo hasta un parque frente a un centro comercial.

La carrera loca de Atipaq al cruzar la calle de manera intempestiva hace que un vehículo de carga tenga que desviarse para no arrollarlo, chocando contra un poste y generando que otros vehículos atrás de él terminen en un gran accidente y una gran congestión vehicular que impide al patrullero continuar con la persecución.

Mientras la motociclista escucha los reportes dados y cambia su rumbo en dirección al centro comercial.

Atipaq se interna en el centro comercial donde se detiene un instante para tomarse nuevamente el pecho, la infección de Malarius nuevamente le está provocando muchas molestias, se reincorpora, trata de mantener la calma aunque este confundido y camina de manera desorientada buscando la salida o algo que le sirva de guía, hasta que llega a un ascensor que lo lleva al tercer piso donde se encuentra la azotea de este la cual es un gran y verde jardín, mas al llegar se da cuenta de que no es el único que ha llegado ahí.

Otros policías han recibido la información de su ubicación y ya se han adelantado para interceptarlo, mientras la motociclista ingresa con su moto al centro comercial.

-Ríndete. – Fue lo que los oficiales le mencionan mientras apuntan con sus armas a este, cerca de ahí los civiles que se encontraban en la azotea rápidamente se comienza a alejar de la escena.

Atipaq observa la situación y el escenario y entonces decide actuar y defenderse. Da un salto hacia un costado mientras los policías intentan darle con sus pistolas de dardos paralizantes, sin conseguirlos, Atipaq al aterrizar toma una cesta de comida y lanza su contenido contra los agentes del orden quienes por instinto intentan cubrirse, lo que Atipaq aprovecha para atacarlos y dejarlos inconscientes.

Atipaq intenta regresar al elevador pero este ya ha descendido y cuando se dirige a la escalera escucha el sonido de un sirena, se aleja de las escaleras y corre hacia el balcón más cercano y ve como las patrullas policiales comienzan a rodear el edificio. Mira a su alrededor y entonces ve un cable colgado y frente a este hay una edificación de un solo piso, corre al cable lo corta y lo utiliza para impulsarse y llegar hasta la edificación y continuar con su alocada carrera, internándose nuevamente en una calle angosta.

-¿Donde esta? – Pregunta la motociclista al llegar a la azotea y ver a todos los oficiales inconscientes sobre el gras, la gente le señala el cable y entonces ella comprende.

Se baja de la moto y corre hasta un aviso publicitario y lo arranca sin ningún problema para después colocarlo sobre el balcón a modo de rampa, vuelve a su motocicleta y a toda potencia utiliza la rampa impulsarse y saltar llegando hasta la edificación de un solo piso, para después bajar por las escaleras de esta y continuar con la persecución.

Atipaq dobla en varias calles secundarias de la ciudad evitando ir por las avenidas principales o internarse en lugares de grandes conglomeraciones de gente, continua moviéndose cada vez más cansado y agobiado por las molestias de su infección, hasta que se detiene en un callejón sin salida, voltea para regresar pero cuando lo hace la motociclista se aparece frente al para bloquearle el camino.

-Valla sí que eres muy escurridizo, tienes a media ciudad de cabeza.

La chica desciende de la moto, tiene diecinueve años y desde hace unos meses se ha enrolado en la policía Piltoverana, lleva un peculiar traje y una ligera armadura que se ciñe a su esbelta figura, cabello rosado con un corte de pelo nunca antes visto por Atipaq, ojos celestes, un piercing a un lado de su nariz y en ese mismo lado un tatuaje con su nombre, mientras su lengua juega con un chupetín rosado, pero lo que más resalta de ella son los dos enormes brazos Hextech que utiliza, para golpear a los criminales.

-¿Quién eres tú? – Pregunta Atipaq.
-Yo soy VI y la que hace las preguntas aquí soy yo, ahora podemos hacer esto por las malas, espera que sea solo por las malas.
-Yo no acostumbro a golpear mujeres y no tengo tiempo para estas cosas.


Atipaq corre hacia VI quien se pone en guardia esperando su ataque.

-Adoro cuando hacen esto. – Menciona al ver a Atipaq correr hacia ella. - ¡Que…! – Pero justo a unos metros de ella Atipaq salta hacia una pared del costado para evitarla y continuar huyendo. – No escaparas. – Mientras VI sube a su moto y va detrás de él.

Decenas de metros más allá VI logra darle alcance a Atipaq quien trata de esquivarla saltando sobre los vehículos que van por la avenida, generando más accidentes más la pericia de VI al volante hace que se mantenga cerca de este.

-Qué lindo eres tratando de escapar, pero es... ¡Inútil! – Vi extiende uno de sus brazos golpeando a Atipaq y mandándolo contra un poste. –Voy a disfrutar esto.

Atipaq se reincorpora y se lanza contra VI pero esta esquiva su golpe para después golpearlo en el rostro y mandarlo a volar contra un vehículo estacionado; la fuerza del impacto es tanta que el vehículo termina abollado, mientras el rostro de Atipaq presenta un hematoma debajo del ojo izquierdo y está algo aturdido por el impacto.

-Oh vamos eso es todo yo apenas estoy entrando en calor. – Fue lo que VI le menciona mientras hace unos movimientos de baile de lucha callejera.

Atipaq se reincorpora y cuando lo hace VI corre hacia el para continuar su ataque; VI se lanza contra Atipaq con uno de sus puños por delante.

“Muévete lerdo” Una voz dentro de Atipaq le hace reaccionar y salta esquivando a VI quien golpea el vehículo mandándolo a volar y dejando totalmente inservible mientras las personas alrededor buscan un refugio.

Atipaq aterriza con dificultad para después correr hacia un centro comercial, no sin antes golpear la motocicleta de VI dejándola inutilizable.

-Mi moto no y recién la acabo de sacar del taller, ahora si voy a romperte todos los huesos. – VI corre detrás de Atipaq, quien debido al golpe sufrido por ella ya no se mueve con tanta rapidez como antes.

Mientras en el centro comercial las cosas parecen transcurrir de lo más normal, los jóvenes que siempre quieren estar a la moda en tecnología abarrotan el puesto de novedades Hextech, mientras un par de enamorados se predigan amor en una banca frente a la pileta del centro comercial.

Mas sus muestras de pasión Piltoverana se ven interrumpidos por el caos producido por Atipaq y VI en su loca carrera, Atipaq salta sobre la pileta salpicando el agua sobre los enamorados, mientras VI intenta darle, pero solo consigue derivarle la cabeza a la estatua que adorna la pileta enviándola contra el puesto de tecnología Hextech.

La persecución continúa dentro del centro comercial aumentando los destrozos ocasionados por las escaramuza repentinas de ambos, hasta que Atipaq lanza sobre VI una gran cortina de tela Yordle interrumpiendo su vista momentáneamente.

-Ah- Mal-di-to Malarius, si no fuera por el… tendría ya mis poderes y no… - Atipaq está muy exhausto mientras se toca el rostro y el abdomen, los dolores dentro de él son cada vez más y se ha escondido en un pasillo del centro comercial.
-Sal de donde estés – Vi busca a Atipaq sabe que no ha podido huir muy lejos.

Atipaq permanece en silencio en el pasillo esperando que VI se aleje para poder escapar, cuando de pronto el muro al costado de él se desploma tras un gran estruendo.

-Aquí estas. – Y del muro emerge VI quien es la responsable de la destrucción de este. – Te dije que no ibas a escapar, ahora mis amigos y yo vamos a darte una lección que no olvidaras en tu vida. – VI golpea a Atipaq mandándolo a volar contra un puesto de comida quedando tirado en el suelo.

VI se acerca lentamente hasta el para examinarlo. -… Creo que se me paso la mano y le pegue muy fuerte y yo que quería divertirme un poco más, en fin tendré que arrastrarlo. – Lo toma de un pie y comienza a arrastrarlo hasta la salida, mientras enciende su intercomunicador. – Aquí VI alguien me oye.
-VI aquí Caitlyn ¿Dónde te has metido? Llevo llamándote desde hace varios minutos, pero tu intercomunicador no responde.
-Disculpa pastelito pero estaba ocupado atrapando a tu fugitivo.
- ¿Lo tienes?
-Si aquí esta, bueno lo que queda de él.
-VI…
-Descuida está vivo, solo lo mande a soñar, estamos en el centro comercial de Carolina, lo sacare por la puerta lateral.
-Entendido iré por ustedes.
-Bien pequeño ya vienen por nosotros.
-Lo siento pero no iré con ustedes.
-¿Qué?
– VI voltea y ve que Atipaq está despierto y en sus manos lleva un recipiente con salsa, la cual la lanza contra su rostro. - AHHH! Mis ojos no puedo ver.

VI suelta a Atipaq mientras se toma el rostro, lo que Atipaq aprovecha para darle un rodillazo en el vientre y después tomarla del rostro.

-Te dije que no acostumbro golpear mujeres, pero por ti a partir de ahora cambiare mi política. – La toma con fuerza de la cabeza y la manda volar contra los estantes del centro comercial, se acerca a ella para continuar con su ataque pero la sirena de las patrullas Piltoveranas lo alertan y hacen que comience a correr y escapar nuevamente.

Minutos Despues

VI se ve obligada a desprenderse de uno de sus manoplas Hextech para poder limpiarse mientras Caitlyn llega al centro comercial.

-Lo dejaste escapar.
-A ti también se te escapo, ah estoy furiosa cuando lo atrape deseara haberse quedado inconsciente.
-Debemos continuar la búsqueda por suerte tenemos al robo Saunita, así que muy pronto sabremos más de él.
-Así que nos quedaremos a esperar a que la maquina hable.
-No ya mande vigilar las entradas de la ciudad y tengo a todos los centinelas encendidos.
-También vigila los hospitales.
-¿Los hospitales?
-El pequeño bribón no se fue limpio además cuando intente atraparlo note que se tomaba mucho el pecho como si algo le estuviera molestando.
-…Eso explica porque estaba frente al CEDITAC
(Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Afecciones Complejas).

Los policías salen del centro comercial, mientras la prensa llega para cubrir lo sucedido.

Continuara…

Y así continuamos con esta espectacular saga (Ok No tan espectacular); el próximo capítulo será algo más relajado (menos violento) y más científico.

Próximamente: La Academia Yordle de Ciencia y Progreso

Y cerramos este capítulo con la canción de la hermana negada de jinx en versión latina.

https://www.youtube.com/watch?v=0fjj33T18G0

PDT: Se han dado cuenta que VI y JInx usan el mismo tipo de pantaloncillos.

Y Nos Vemos En La Guerra De Nieve
(Por que aún me falta conseguir el icono de belleza mortal)