¡Bienvenidos a los archivos del antiguo foro!

Más de un año de conversaciones desde que se entrego "Morgana la Llorona" y comenzamos a jugar en los servidores de Latinoamérica. Aquí conservaremos todo, accesible, en modo de solo lectura. Una vez que termines de leer, te invitamos a acceder a los nuevos foros y participar en las discusiones con la comunidad de League of Legends.

IR A LOS NUEVOS FOROS


Atipaq Fancfic y nuevo Concepto de Campeon

Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

09-14-2014

Bueno regreso un poco atrasado debido a problemas técnicos (Se malogro la computadora)

Capítulo 14

Adiós Dulcinea

“Al final debo reconocer que lo amaba mucho” Sejuani

La nieve comienza a caer sobre el Abismo de los Lamentos, a lo lejos el sonido de alguien acercándose a toda prisa resuena en la nieve, mientras los pequeños poros permanecen escondidos en sus guaridas a pesar de que ya han pasado horas del conflicto y los combatientes ya no se encuentran en el lugar.

Brizo respira de manera muy agitada, mientras lleva a su ama al Abismo de los Lamentos; desde que comenzaron su marcha solo han parado para descansar unas cuatro horas en el día y comer algo, el jabalí esta algo extenuado, mientras Sejuani está impaciente por encontrar Atipaq y darle la paliza de su vida.

Al fin arriba a la fortaleza y Sejuani deja a Brizo en la entrada de la fortaleza, mientras toma su mayal y se dirige al puente en búsqueda de Atipaq, al acercarse a la entrada del puente puede notar los restos de una batalla, pero su atención es distraída por el alma de Greyor, quien lo saluda.

-Saludos Sejuani, la sangre de los hijos del hielo es fuerte en ti, te pareces mucho a Serilda ella…
-Basta.
– Pero ella no tiene tiempo para hablar. - ¿Dónde está sigue aquí? – Pregunta Sejuani esperando que Greyor le diera la respuesta que buscaba.

Los segundos pasan mientras el alma de Greyor permanece en silencio ante la pregunta de Sejuani.

-Contesta. – Y Sejuani comienza desesperarse por el silencio de Greyor.
-Ya no está aquí, fue un gran guerrero. – Fue lo único que Greyor le respondió mientras su alma volvía a su estatua.

Sejuani continuo caminando por el puente examinando el lugar mientras su frio corazón comenzaba a hacerse pedazos. Cada paso que daba era como recibir bofetada y cada rastro de sangre regada en el puente era una herida que se habría en su alma.

Había pasado tanto tiempo desde que no volvía a sentir algo igual, la última vez que se sintió así fue hace ocho años cuando perdió a toda su familia en el peor invierno que Freljord ha sufrido en las últimas décadas, desde entonces se ha forjado una coraza fría que cubría su corazón, no había sentido afecto por nada ni nadie desde entonces hasta el día en que conoció a aquel extraño joven de los ojos rojos, ojos tan rojos e intensos como la sangre que cubre algunas zonas del puente.

Pero la sangre y la destrucción no es lo único que observan, también puede ver los restos de la magia de la Bruja de Hielo, cristales de hielo oscuro que comienzan a desvanecerse en charcos de agua que caen del puente llevándose consigo la sangre de Atipaq hacia el abismo.

Sejuani continúa su dolorosa marcha tratando de mantener el control, hasta que al fin llega a una gran acumulación de cristales de hielo oscuro y en ellas encuentra algo que le resulta muy familiar mientras recuerda ese día con Atipaq.

Quote:
-¿Qué es esto?
-Es el único recuerdo de mi madre.
-Parece ser muy antiguo.
-Es la única reliquia de la familia, el primogénito hereda este collar, mi madre me dijo que cuando fuera mayor me contaría la historia de este collar y su importancia para nuestra familia.


Sejuani toma el collar de Atipaq está intacto y al parecer se le desprendió durante la batalla, mientras lo observa puede ver que a partir de ahí hay un rastro de cristales de hielo oscuro y de sangre que llevan al abismo.

Sejuani se acerca lentamente hacia el abismo, al acercarse se da cuenta que Atipaq fue lanzado al abismo por aquí; cae sobre sus rodillas y el collar se resbala de sus manos hacia el suelo ensangrentado mientras su frio corazón termina por despedazarse y una lagrima recorre su hermoso rostro hasta caer al suelo.

En ese instante su mente se pierde en los momentos que paso con Atipaq, recuerda sus peleas, las estupideces que el hacía para llamar su atención, sus frases y sobre todo los momentos en que los que sus cuerpos hablaban por ellos.

La nieve deja de caer un instante sobre el puente mientras el viento transporta el grito de dolor y sufrimiento de Sejuani y sus deseos de venganza.

-¡Bruja de Hielo juro que algún día pagaras por esto y tendré tu cabeza colgando de la entrada de la Garra Invernal!

El silencio se hace presente mientras ella se queda observando el abismo, su corazón esta despedazado, pero su orgullo sigue intacto y se apoya en el para levantarse, toma el collar, se levanta y abandona el lugar mientras limpia de su rostro la marca que dejo aquella lagrima.

Y continua caminando con la frente en alto, pues a pesar de sus heridas ella es fuerte y seguirá adelante hasta lograr su objetivo.

Lo sucedido con Atipaq no es nada más que otro motivo que reafirma que el camino por el que anda es el correcto, guarda el collar como un recuerdo de eso, monta en Brizo y regresa a la Garra Invernal a continuar con entrenamiento.

“Atipaq fue derrotado porque era débil, yo no seré derrotada” Sejuani


FIN



“No esto aún no termina” Atipaq

Ciudad de Rakelstake

Varios Días Después


El sol se alza se alza sobre las montañas de Freljord y deja que sus rayos caigan directamente sobre la nieve amontonada, las nubes le han abierto paso después de varios días de cubrir el cielo con un gran manto gris y el viento anuncia una mañana atípica en el cruel invierno.

Mientras en el templo principal de la ciudad de Rakelstake capital de la Guardia de Escarcha una de las empleadas corre apresuradamente en busca de las princesas.

-¿Por qué ases tanta bulla Hilda? – Le pregunta uno de los ancianos de la tribu.
-El extranjero ese, está despertando.

Pasillos y habitaciones más allá en un cuarto que ha sido acondicionado yace un hombre que jugo con la muerte pero que aún sigue con la vida.

Sus ojos se abren para contemplar el frio techo de piedra, ha pasado muchos días inconsciente intenta sentarse, pero sus brazos le fallan, mientras a la habitación entre tres personas, la empleada, el anciano y la princesa Lissandra hija de Mauvole actual gobernante de la Guardia de Escarcha.

La empleada se acerca y le ayuda a reincorporarse, al hacerlo él se da cuenta de que su cuerpo está cubierto con vendas, esta mareado y se siente algo confundido mientras se concentra para aclarar su opaca visión, hasta que decide hablar.

-¿Dónde estoy?
-Estas en Rakelstake, has estado mucho tiempo dormido.
– Le contesta el anciano.
-¿Quiénes son ustedes?
-Yo soy la princesa Lissandra, este anciano y ella te han estado cuidando desde que te trajeron.
– Le contesta la princesa.
-¿Quién me trajo?
-Mi madre Mauvole y un…
-Vaya al fin ha despertado.
– De pronto una voz tras Lissandra aparece, es una mujer de edad.
-Madre. – Lissandra se voltea a observar a su madre entrar a la habitación junto a un empleado que lleva un arma.

Mauvole tiene cincuentainueve años, mientras su hija Lissandra tiene veinticuatro, según los ancianos de la tribu Lissandra es idéntica a su madre cuando tenía su edad.

-Madre me dijeron que habías amanecido algo mal.
-Si pero ya estoy mucho mejor gracias a nuestros sanadores.
-Aún sigo sin entender.
– Menciona el mientras trata de ponerse.
-Mejor no lo hagas has estado muchos días postrado ahí, no tendrás las fuerzas para poner mantenerte en pie.
-Está bien señora…
-Mauvole y tú recuerdas tu nombre.


En ese instante él se queda callado.

-Mi nombre es, es… - En ese instante se da cuenta que su mente esta en blanco intenta recordar, pero los recuerdos le son esquivos, se toma la cabeza mientras se comienza a desesperar hasta que puede ver el arma que el empleado traía y al fin recuerda su nombre.
-Mi nombre es Atipaq y no recuerdo que hago aquí.

Continuara…

No, no está muerto pero ya perdió la memoria; descubre cómo se salvó Atipaq y el desenlace de esta trama en el capítulo final de esta saga Freljoriana.

PDT: Habrán dragones y Trolls.

Próximamente: Un nuevo Comienzo

Y la canción del capitulo que es un tema muy conocido por todos

https://www.youtube.com/watch?v=kahO1GYRtrc

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

09-20-2014

Boom e vuelto.

Capítulo 15

Un Nuevo Comienzo

“Vivir es como andar en círculos, el final siempre es el comienzo de algo” Atipaq


Días Después

Salida de la Ciudad de Rakelstake


Los días pasaban y con el tiempo la mente de Atipaq recupero algunos de sus recuerdos perdidos, más los recuerdos de lo vivido en Freljord seguían siéndole esquivos. Mauvole le explico a Atipaq que fue traído a la ciudad por su maestro Kawiri quien le salvo la vida de la Bruja de Hielo, fue ella junto con algunos de sus sanadores los que le trajeron hasta aquí.

Por alguna extraña razón que Atipaq no podía explicárselo sentía que Mauvole le era familiar, pero no entendía él porque, mientras Mauvole le dijo que su maestro le había encomendado que cuando se recuperara fue hacia los montes Apuntalados que quería hablar con él.

-Muchas gracias por su ayuda reina Mauvole y princesa Lissandra, espero algún día poder pagarles todo lo que hicieron por mí.
-Estoy segura de que algún día podrás hacerlo
. – Le responde Mauvole. – Ahora sigue este camino que te indicamos en este mapa, este es el camino más rápido a los Montes Apuntalados.
-Así lo are mi señora, ahora debo marcharme.
-Ve y salúdame a Kawiri de mi parte, dile que ya cumplí con lo prometido.
-Adiós.
-Adiós Atipaq
. – Repiten Mauvole y Lissandra.
-Dime madre no crees que enviarlo por ese camino es peligroso.
-No, no lo creo Lissandra.
-Y los Trolls madre.
-Él es un guerrero fuerte, no creo que sean un problema para él.
-¿Por qué lo dices madre?
-Yo tengo mis razones, ahora quiero que vengas a mis aposentos antes de irte a dormir de acuerdo.
-Está bien madre.


Quote:
Mauvole y Lissandra regresan a la ciudad y Lissandra no sospecha que dentro de algunos años será asesinada por La Bruja de Hielo (Mauvole) para ocupar su lugar.

Varios Días Después

Caminaba por una vieja vía congelada, mientras a lo lejos observa las montañas de los Montes Apuntalados, sin sospechar que lo estaban observando y siguiendo desde lejos y cuando se da cuenta de eso ya es tarde, pues ellos saltan y lo rodean, cerca de una gran pendiente.

-Ha mire lo que tenemos aquí hermanos.
-Estas perdido extranjero, podemos a ayudarte a perderte más.
-Hoy no debiste haberte levantado de la cama.
-¿No crees que es demasiado peligroso andar solo por aquí?


Los Trolls son criaturas originarias de Freljord, han habitado estas tierras mucho más tiempo que los humanos o los Yetis aquí nacieron, aquí evolucionaron y en cierta forma aquí prosperaron, divididos en clanes los Trolls son muy territoriales atacando a todo extraño que ande por sus tierras sin el resguardo de un ejército.

Amantes de la fuerza, según se sabe un Troll promedio es más grande y fuerte que un humano promedio, pero a la ves un Troll promedio es más bruto y torpe que un humano promedio, guiados por diversos líderes los Clanes Trolls al igual que las Tribus humanas viven en constante conflicto por los terrenos que ocupan así como por todo aquellos que pueda darle algo de poder.

-No, no lo creo. – Respondió Atipaq a los cuatro Trolls que lo habían rodeado.
-¿No nos temes acaso? – Preguntaba el Troll más grande.
-¿Por qué debería tenerles?
-¿Acaso no sabes que somos?
-Bueno déjenme pensar un rato pues he perdido muchos de mis recuerdos, a ver si concentrándome los reconozco… pues no, no los reconozco ¿Quiénes son?
-¡Somos Trolls!
– Grita uno de ellos mientras golpea fuertemente el suelo con sus piernas.
-Ah son Trolls y ¿Qué es un Troll?
-Somos los dueños de Freljord y tu estas caminando sobre nuestras tierras.
-Ah no lo sabía, bueno ¿Qué les parece si me dejan pasar y les perdono la vida?
-Jajajaja que sujeto más tonto cree que podrá contra nosotros, por si no lo sabias ayer masacramos a cinco como tú
. – El Troll se acerca y sitúa su rostro frente al de Atipaq.
-Que horrible eres. – Le responde Atipaq mientras le sonríe.
-Voy a comerte vivo. – Le menciona el Troll mientras abres sus fauces y se abalanza sobre el cuello de Atipaq.

Pero Atipaq lo esquiva mientras pone la Tuximi frente a él Troll quien es atravesado por esta.

-Ya recordé un poco de ustedes, recuerdo que son brutos torpes y eso muchas veces les cuesta la vida. – Atipaq retira la Tuximi del estómago del Troll que cae sobre el charco de sangre que se ha formado. - ¿Quién es el siguiente?

Los otros tres Trolls saltan contra Atipaq al unísono, pero este se adelanta y carga primero contra uno de ellos decapitándolo mientras los otros dos Trolls se estrellan entre ellos por su imprudente ataque.

-Patéticos. – Les dice Atipaq mientras clava la Tuximi sobre el suelo provocando una grieta que hace que el suelo sobre los dos Trolls se desmorone y caigan por la pendiente perdiendo la vida. – A si tan solo tuvieran algo más de cerebro podrían haber sido una verdadera amenaza. – Menciona Atipaq mientras limpia la Tuximi de la sangre de estos y continúa su camino.

Atipaq continua su marcha tranquilamente sin saber que alguien más lo ha estado observando; escondido entre la nieve un joven Troll llamado Trundle ha estado observándolo todo, a diferencia de los demás él es más inteligente, tal vez más inteligente que un humano promedio, además de ser muy ambicioso por el poder y se da cuenta que para salir victorioso se necesita más que fuerza, se necesita inteligencia, habilidad a la hora de lucha y una arma poderosa con la cual desatar todo esto.

Varios Días Después

Montes Apuntalados


El viaje ha sido largo y algo fructífero, pues en el camino Atipaq ha recordado algunas cosas de su pasado, más los hechos sucedidos en Freljord y el motivo del porque estaba ahí aun le son esquivos, solo recuerda el día en que su maestro le ordeno que prepara todo lo necesario para un viaje largo.

Atipaq sustrae el pedazo de hielo puro que guardaba (El pedazo de hielo corresponde la cuerno del casco de Sejuani), cuando despertó le dijeron que cuando lo trajeron llevaba este pedazo de hielo en su mano. Atipaq observa el pedazo de hielo, toma la Tuximi y le hace una base con un orificio, después lo une a un pedazo de cuerda y se lo cuelga como símbolo de lo que el olvido a sustraído de su mente y con la esperanza de algún día recuperarlo, se detiene un momento y contempla las blancas montañas de Freljord a lo lejos, mientras piensa en el collar de su madre, se siente apenado por haber perdido el único recuerdo de ella y recuerda los deseos de que tenia de algún día averiguar porque este era tan importante para su familia.

Continua su camino mientras se adentra en los Montes Apuntalados, buscando el camino que lo lleve hacia la morada de su maestro, mientras camina observa las viejas ruinas de lo que alguna vez fue una gran civilización, hoy olvidada por todos excepto por su maestro.

-De que civilización habla maestro, no recuerdo ninguna en los textos de historia que posee.
-Esta civilización pequeño afloro hace miles de años, antes de la existencia de cualquier otra.
-¿Y qué paso con ella?
-Cuando seas más grande te contare sobre su apogeo y su decadencia y la importancia de esta en la vida de la humanidad.
-¿Importancia?
-Las ruinas que vez aquí Atipaq son el motivo de muchas cosas en la existencia de la humanidad, eso incluye la existencia de nosotros los Elegidos.
-¿Por qué siempre anda ocultando cosas?
-No te oculto nada, solo que eres muy pequeño como para comprenderlo, cuando seas mayor y hayas avanzado en tu aprendizaje te contare más.


-Si ya recuerdo que son estas ruinas. – Se responde mientras camina, años más tarde su maestro le conto sobre que eran estas ruinas. – Por aquí caminaron los dioses con todo su esplendor, pero eso fue hace mucho tiempo, incluso antes de la aparición de los elegidos, ahora por aquí solo caminan… los Dragones Esmeralda.

De pronto de algunas zonas de las ruinas, emergen los actuales habitantes de estas ruinas; Los Dragones Esmeralda; llamados así por el intenso color verde de sus ojos que se asemejan a dos esmeraldas brillantes. Los dragones por lo general son territoriales, orgullosos y además detestan a la humanidad, pues los consideran seres inferiores a los cuales se les dieron demasiados dones sin merecerlos.

-Humano. – Uno de los dragones se interpone en medio del camino de Atipaq y le habla con una voz tétrica. – Caminar por aquí es como buscar a la muerte.
-Si ya lo sé pero este es el único camino que tengo hacia mi maestro.
-Y piensas que te dejaremos pasar.
-Bueno somos vecinos, yo vivo tras esas montañas y…
-¡Silencio!
– El dragón agita una de sus alas creando una ventisca que hace retroceder a Atipaq unos pasos. – Esta es nuestra tierra, no eres bienvenido aquí y no nos interesa quien eres.
-Y yo no le tengo miedo a un montón de lagartijas gigantes voladoras escupe fugo. – Le responde Atipaq.

El dragón escupe algo de fuego obligando a Atipaq a moverse mientras los demás dragones se mueven buscando rodear a Atipaq, pro en ese instante la montaña entera tiembla abriendo grietas que dejan salir algo de lava.

Los dragones se ven obligado a interrumpir su ataque y buscar refugio en los cielos, mientras nubes oscuras nublan el cielo y estruendosos relámpagos anuncian la llegada de Kawiri, quien aparece detrás de un rayo que impacta en el suelo.

-Kawiri. – Mencionan los dragones, mientras las nubes negras del cielo se despejan y la lava regresa a las grietas por donde salieron.

En Runaterra son pocos los seres vivientes a los cuales los orgullosos dragones respetan o temen, entre estos se encuentra Anivia el Criofenix y Kawiri el Maestro de los Elementos, aunque a este último es más miedo que respeto, aunque Kawiri si pareciera respetar a los dragones.

-Kawiri el ungido por los dioses que haces lejos de tus dominios.
-Mi disculpas nobles dragones, pero he venido por mi impertinente discípulo.
-Impertinente yo.
– Responde Atipaq.
-¡Tu cállate! – De pronto Kawiri le lanza una ráfaga de aire que manda volando a Atipaq contra un muro.
-Estos son nuestros dominios Kawiri, nadie camina por aquí sin nuestro consentimiento.
-Ya lo sé pero sería mejor para ambos obviar este percance.
-No entiendo porque es tan amable con esos arrogantes escupe fuegos.
-¡Te dije que te callaras!
– Nuevamente Kawiri le lanza otra ventisca de viento a Atipaq haciéndolo traspasar el muro, está muy molesto con él. – Si vuelves a interrumpir te arrancare la lengua. Disculpen a mi Padawan, no he podido lograr que aprenda buenos modales.
-Ese pequeño insolente debería estar muerto.
-Ese pequeño insolente también es un elegido de los dioses y su destino no está en sus manos, así que olvidemos este asunto o tendré que obligarlos.


Los dragones se quedan unos segundos mirando a Kawiri y al final dan su brazo a torcer y regresan a sus madrigueras, mientras Kawiri camina por el camino.

-Ven aquí Atipaq tenemos que hablar. – Atipaq va tras su maestro mientras ambos caminan por las viejas ruinas.
-Lo siento maestro no debí comportarme así.
-Ya olvida eso, ahora me podrías decir porque no me hiciste caso.
-¿Pero si me quede callado?
-No me refiero a eso.
-¿Entonces?
-Te dije que no siguieras mis pasos y tú como siempre muy rebelde hiciste todo lo contrario.
-¿Eh cuando me dijo eso?, Au.
– Y Kawiri golpea en la cabeza a Atipaq. - ¿He no me golpe en la cabeza?
-Cómo es posible que lo hayas olvidado y fueras por ese lugar, si me hubiera tardado en llegar unos segundos más ya estarías muerto.
-¿Aún sigo sin entender?, pero ¿Usted me salvo la vida allá en Freljord maestro?, ¿Me podría decir que hacia allá por que no recuerdo nada de lo que hacia allá?
-¿Qué dices?
-Le estoy diciendo que no recuerdo nada de lo que hacía en Freljord lo último que recuerdo es que me dijo que preparara las cosas para un largo viaje después de eso no recuerdo más.
-Así que has perdido la memoria, debe ser por el trauma sufrido.
-Pero aun no me dice que hacía en Freljord y cómo es que casi me muero, además que no recuerdo otras cosas anteriores, tengo grandes vacíos en mi mente.
-Te enfrentaste a alguien al cual no debías enfrentarte.
-¿Quién?
-Eso ya no importa.
-Maestro cuando me salvo ¿No encontró el collar de mi madre?
-No, no vi que lo tenías puesto y no sé dónde lo dejaste.
-Eh le devuelvo su arma.
-No tú la necesitas más que yo ahora lo importante es continuar con lo que estaba planeado.


De pronto Kawiri se desvía del camino y comienza a caminar hacia el este.

-He maestro la casa no está hacia allá, hacia allá esta…
-Zaun y Piltover
. – Le responde Kawiri. – Hacia esos lugares tu iras y continuaras con tu entrenamiento.
-Así que eso hacía en Freljord.
-Si pero ya no volverás a Freljord, no tienes el nivel para caminar por ese lugar.
-¿Usted vendrá conmigo?
-No tengo cosas más importantes que hacer, además es hora que aprendas a cuidarte solo y no esperar a que este cuidándote como una niñera, ya eres un hombre así que compórtate como tal.


Y nuevamente Kawiri le da a Atipaq las mismas indicaciones que le había dado anteriormente en Freljord, además de prohibirle ir hacia Freljord, hasta que Kawiri considere que ya está listo.

“Se duró como la piedra, moldeable como el agua, ágil como el viento, rápido como el rayo e indomable como las llamas y te harás un guerrero muy poderoso”

Y así una nueva aventura para Atipaq da a inicio.

La saga de Freljord ha llegado a su fin pero una nueva saga está por comenzar, pues Zaun y Piltover están en el horizonte, nuevos campeones a los cuales conocer, nuevas aventuras, nuevos misterios y un nuevo amor bueno esto último no xD.

PDT: No use a todos los Campeones de Freljord, pues los tengo reservados par a una segunda saga que sucederá más adelante y estos sucesos ocurren cronológicamente 7 años antes de la época actual en Runaterra, por lo que la edad de Sejuani y Atipaq en esa época eran de 18 años, mientras que Udir ya tenía 35, Ashe 20 Tryndamere 22 y de los demás no me acuerdo. (La próxima vez dejo en claro la edad de los campeones cuando aparescan.

Epilogo

Quote:
Kawiri continúa caminando de regreso a su morada mientras piensa en lo sucedido aquella vez cuando salvo a Atipaq de la Bruja de Hielo.

Atipaq caía inconsciente hacia el fondo del abismo cuando de pronto del fondo del abismo un gran tornado surgió elevando el cuerpo inconsciente de Atipaq y devolviéndole al puente nuevamente, al caer Atipaq se golpea la cabeza el cual al parecer ha provocado que pierda parte de sus recuerdos.

La Bruja de Hielo se acerca a Atipaq, cuando se acerca nota que su cuerpo está congelado y que sus heridas han sido cubiertas con hielo evitando que siga desangrándose. La Bruja de Hielo se prepara para descuartizar el cuerpo de Atipaq con una Garra de Hielo Oscuro, pero antes de que pueda hacerlo columnas de fuego se alzan frente a ella obligándola a retroceder mientras del cielo grandes rayos caen alrededor del puente.

La Bruja de Hielo retrocede, por un momento pensó que era Atipaq quien provocaba todo esto, hasta que al fin pudo sentirlo acercándose; de entre las llamas una figura se asoma, es Kawiri quien porta la Tuximi y se acerca al cuerpo de Atipaq.

-Kawiri. – Menciona ella mientras las llamas comienzan a desvanecerse.
-Tienes suerte de que aun este con vida o de lo contrario te habría enviado con tus amos. – Le dice Kawiri mientras sujeta a Atipaq.
-Acaso romperías nuestro pacto por ese pequeño insolente.
-Este pequeño insolente es un elegido como yo y algún día seguirá mis pasos y tú no tienes derecho a tocarlo.
-El me busco, quería saber de ti.
-Más te vale no haber dicho nada porque de lo contrario te arrancare las cuerdas bocales.
-No le dije nada, bueno no claramente y es increíble que quieras a alguien después de que te congele el corazón.
-No es amor, los dioses me dejaron a cargo a este niño y no voy a defraudarlos, ahora tú te encargaras de cuidar de él hasta que se recupere de sus heridas.
-¿Qué? Yo no cuidare a ese mocoso.
-Entonces prefieres que te lance al abismo.
-Está bien llévalo a Rakelstake, yo me encargare de que sea bien cuidado, si es que no se muere antes de llegar.


Una gran neblina aparece mientras la Bruja se marcha, Kawiri carga a Atipaq y lo lleva hacia Rakelstake, no sin antes detenerse en la entrada del puente y pararse frente a la estatua de Greyor. De pronto la fortaleza tiembla por unos instantes.

-Sera mejor que te quedes callado guardián o te juro que te lanzare por el abismo. – El alma de Greyor aparece y observa a Kawiri. – Sabes que tengo el poder para hacerlo. – El alma de Greyor regresa a su estatua mientras Kawiri continua su camino hacia Rakelstake donde dejara a Atipaq al cuidado de la Lissandra (Mauvole ya que aún no a fingido su muerte ni aun a matado a su supuesta hija para ocupar su lugar como siempre lo ha hecho para perpetuarse en el poder y continuar pervirtiendo a la Tribu de la Guardia de Escarcha).


Y fue así como Atipaq se salvó, pero la gran pregunta es ¿Qué pacto tienen la Bruja de Hielo y Kawiri?

Mientras una canción al estilo Braum para despedir esta saga Freljoriana.

https://www.youtube.com/watch?v=uC_qjuhtkuI

Próximamente: Zaun La Ciudad Del Caos

Y tendremos la aparición especial de una loca con trenzas y que usa muchas armas, mientras la cigüeña visita Freljord.

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

09-27-2014

Sacudan sus asientos y saquen sus utensilios Hextech que la Saga de Zaun y Piltover está por comenzar. Y para comenzar visitaremos primero Zaun mientras la oscuridad acecha a Atipaq.


Saga Piltover y Zaun

Capítulo 16

Zaun la Ciudad del Caos


“Zaun no es una ciudad, Zaun es un manicomio donde los cuerdos son tratados como enfermos” Atipaq

Varias Semanas Después

Ciudad De Godoma


Godoma es la ciudad más cercana a la capital de Zaun, su nombre según algunos proviene de cuatro palabras Gomas, Dominós y Mascota Artificial que son las tres cosas que caracterizan a este extraño poblado.

Por un lado se encuentran las estructuras de Gomas, así como un sin fin de utensilios hechos a base de este producto que se encuentran en cada lugar a donde uno vea, algunos dicen que Godoma es la capital mundial de la Goma; Además de que en la ciudad se encuentra la Sede Principal del Laboratorio Rubbershex, los especialistas en Goma y sus aplicaciones.

Otro aspecto de Godoma es la gran cantidad de partidas de Domino Zaunita que se realizan, partidas en las cuales las apuestas siempre están a la orden del día, entre las principales apuestas que se dan están la de fajos de drogas y otros productos químicos de consumo popular entre los jóvenes Zaunitas, además claro de ser la sede del torneo Nacional de Domino Zaunita, cuyos ganadores llegan a convertirse en verdaderas celebridades.

Y el último aspecto que caracteriza a Godoma, son su mascotas artificiales, dado a la desaparición de mascotas en los últimos años en toda la nación (Debido al uso de los laboratorios de estas en sus experimentos), algunos ingenieros Zaunitas crearon en Godoma mascotas artificiales, los cuales con el pasar del tiempo se han convertido en la última sensación en todo Zaun y por supuesto Godoma se ha beneficiado de esto elevando el status de la ciudad y su población, hoy en la actualidad en Godoma, todas las mascotas son artificiales, hechas de diversos materiales, entre las cuales destaca la Goma.

Más algunos dicen que el verdadero nombre de Godoma derivaría de una antigua palabra de un reino al oeste que significaría Caótico O Relativo al Caos.

Son las dos de la tarde en el horario Zaunita y Atipaq camina por la plaza central de la ciudad, camina despacio mientras mueve su rostro de un lado a otro observando las edificaciones Zaunitas una más extravagante que la otra, sin duda se ha quedado asombrado por el arte de los Zaunitas a la hora de edificar sus construcciones, así como los diversos materiales que estos utilizan para su construcción, mas no ha notado un pequeño detalle y es que en la ciudad no hay ni una sola planta.

Mientras camina a lo lejos se puede oír la voz de los comerciantes del principal mercado informal de la ciudad:

“Llévese sus Purificadores Axiales que están de oferta”. “Oferta treinta litros de Chicha kola por el precio de veinticinco”. “Repuestos Hextech recién salidos de fábrica, cómprelos que se acaban”. “Pase por aquí señor tenemos lo último en armas y utensilios para matar”. “Aproveche casero masajeadores de lengua a precio módico”. “Vendo lo último en Aplicaciones para Mascotas”. “Aparatos esotéricos para una potenciación mayor”. “Tengo Lana de rata de ultima calidad”. “Marcadores de Goma”. “Llévese sus máscaras de Harrowing no quera salir de casa sin ellas”.

Atipaq se acerca al mercado por curiosidad hasta que una voz a su costado le llama la atención.

-Hey tu hermano. – Un comerciante informal se le acerca. – Tengo lo último de Shimmer (brillo, un tipo de droga de piel muy popular entre los jóvenes Zaunitas).

Atipaq se queda mirando desconcertado al comerciante sin entender de qué se trata de lo que este le dice hasta que este decide responderle. – Solo busco algo de comida.

-Bueno hacia allá por el puesto de Reliquias Mecanizadas encontraras lo mejor en Suculencias Exóticas de la región de Kumungu.
-Gracias.
– Le responde Atipaq pero antes de irse, el vendedor le detiene tomando su hombro. – ¿Oye y tú que usas?

Atipaq observa al vendedor. - ¿No entiendo a qué te refieres? – Le menciona mientras otras dos chicas se aceran a estos.
-Mira Juni sus ojos y su cabello son tan Kawaii. – Una de las chicas nota el color rojo de los ojos de Atipaq y su corte de cabello.
-Demer que producto le diste para tenga esos ojos tan Kawaii. – Le pregunta la otra chica al comerciante mientras Atipaq sigue sin entender nada.
-Yo no le di nada, más bien quiero saber cómo lo hizo para tenerlos así.

En Zaun uno de las mayores demandas entre los jóvenes son la de poder modificar su apariencia, si bien las cirugías y las prótesis son lo mejor a la hora de modificar la apariencia el costo de estas es muy alto para el Zaunita promedio, por lo que los jóvenes acuden a productos químicos que están al alcance de sus posibilidades para modificar su apariencia. Entre las principales demandas está el cambio del color de los ojos.

El Zaunita promedio tiene los ojos marones opacos y modificar su color a otra tonalidad además de hacerlos brillar es algo habitual entre los Zaunitas, las tonalidades de color varían pero los científicos Zaunitas aún no han podido estabilizar el color rojo. Todos los productos hechos para tonificar los ojos al color rojo por lo general terminan teniendo algún defecto como que el color de este mute a otro color aleatorio o que simplemente la tonificación dure unos cuantos minutos. Este problema en Zaun ha sido denominado como el problema de la Puka (Que es la denominación científica al color rojo).

Atipaq mira con desconcertacion a los Zaunitas, siente como si hubiera cruzado un portal interdimensional y se encontrara ahora en otro mundo con habitantes que hablan otro idioma.

-¿Vamos dinos que usas? – Preguntan los jóvenes impacientes, hasta que de repente el estruendo de un disparo llama la atención de todos.

Un comerciante que es especialista en la venta de armas cae al suelo con una herida en el hombro, mientras frente a él se encuentra una adolescente de quince años delgada, cabello azul con trenzas que le llegan hasta los tobillos, ojos y labios rosados de una tonalidad muy profunda y brillante y con poca ropa que deja a relucir su blanca y pálida piel. La chica responde al nombre de Jinx.

-Vámonos de aquí esa chica es una Naking (Modismo Zaunita que significa loca peligrosa). – Mencionan los jóvenes Zaunitas mientras comienzan a alejarse y dejar solo a Atipaq que no deja de ver a Jinx.

Jinx mira a su alrededor se da cuenta que ha llamado la atención de los demás y se ríe. – No fui yo fue el. – Menciona mientras señala con su mano izquierda el revolver que lleva en la mano derecha el cual estaba observando.

Se da vuelta para observar a todos los que la observan hasta que ve a Atipaq. Y la sonrisa en su rostro se agranda mientras se acerca a Atipaq rápidamente. Se detiene frente a él para contemplarlo unos segundos antes de hablarle.

-Que lindos ojos tienes dámelos.
-¿Qué?, ¿Qué?
– Atipaq da un paso atrás, mientras Jinx dispara hacia un costado.
-Ahora. - La gente alrededor se aleja mientras el cuerpo del comerciante de armas que intentaba reponerse cae al suelo con una bala en el centro de la cabeza.

Los segundos pasan y la sonrisa de Jinx se comienza a desvanecer de su rostro, mientras Atipaq permanece inmóvil frente a ella sin saber qué hacer, hasta que el sonido de una sirena llama la atención de todos. Una patrulla de la Guardia de Seguridad se acerca tras ser advertida por los disparos de Jinx.

Garra Invernal

El frio continua azotando Freljord, mientras las últimas tormentas de nieve anuncian el principio del fin de la temporada de invierno para las zonas más bajas de Freljord, mas en las zonas más altas el crudo invierno continuara por otros tres meses más, aunque lo peor de este ya está pasando y las tormentas de nieve mermaran en intensidad.

Es mediodía y Sejuani almuerza en compañía de los miembros de la tribu más leales a ella, entre los que se encuentra la mística más anciana de la tribu que profetizo que ella sería la que uniría a las tribus de Freljord.

La gente ha terminado de comer y ha dejado todos sus platos vacíos, más el plato de Sejuani permanece medio lleno. La princesa abandona el comedor y se dirige a caminar por unos momentos. Mientras la mística va detrás de ella.

-Veo que no te sientes bien Sejuani. – Le habla ella mientras se le acerca a las afueras del comedor.
-Estoy bien, solo necesito un poco de aire.
-No podrás ocultarlo mucho tiempo.
-¿A qué te refieres?
– Le pregunta Sejuani mientras la anciana se acerca a ella.
-Al parecer aun no te das cuenta, pero yo lo he podido ver. – La anciana pone su mano en el vientre de Sejuani. – Puede sentir como crece dentro de ti.
-¿Qué dices?
-Sejuani tu estas embarazada.


La noticia deja en silencio a la princesa, quien ha quedado sorprendida por la revelación de la mística, mientras piensa en Atipaq.

-¿Quién es el padre? – Le pregunta la anciana mientras retira su mano del vientre de ella.
-Él está muerto. – Le menciona mientras los pensamientos sobre Atipa se desvanecen.
-Entonces deberás buscar otro padre antes de que los dirigentes se enteren.
-No, no necesito a ningún hombre a mi lado me enfrentare a los dirigentes yo sola.
-Veo que aún no lo olvidas, pero está bien ya es tiempo de que comiences a asumir tu papel como líder.
-Cuando tenga la fuerza suficiente lo are.
-¿Qué aras con la niña?
-Sera una guerrera como yo y con el tiempo mi heredera.
-Tal vez sea algo más que eso.
– Le dice la anciana mientras se aleja de ella.

Sejuani se toca el vientre mientras se habla así misma.

“Ahora tengo otro motivo más para ser más fuerte y conquistar Freljord”
Ciudad de Godoma

Jinx se da cuenta de que la policía se acerca y aprovechando de que Atipaq está distraído lo toma del rostro y lo besa en la boca mientras sus ojos siguen mirando a los ojos de Atipaq.

-Voy a jugar un rato con ellos así que nos vemos luego Ojos-Lindos. – Le dice Jinx mientras se aleja corriendo por una esquina. Atipaq se queda desconcertado por lo sucedido hasta que los reflectores de varias pantallas se encienden.

-Saludos ciudadanos de Godoma les habla el encargado de seguridad vivencial para informarles que ha habido un desperfecto en la Central de Procesamiento de Residuos por lo que la Emisión de Sulcanisofato Esterilioco se ha adelantado veinticuatro horas, así que le sugerimos que estén preparados.
-Emisión del ¿Qué?
– Se pregunta Atipaq mientras observa a los comerciantes tomar sus mercaderías y llevarlas a sus depósitos.

Pero no solo son los comerciantes, los edificios del lugar comienzan a cerrar su puertas y ventanas, mientras los civiles corren rápidamente buscando un refugio o un medio de transporte que los lleve lejos, algunos de estos sacan de entre sus pertenecías una especies de máscaras. Atipaq camina por la plaza y nota que hay personas que se han quedado sentadas en la plaza mirando el horizonte como si esperaran algo. Pareciera que estuvieran poseídas, la mayoría parece tener por encima de los treinta años y visten harapos y dan la sensación de no haberse bañado en semanas y los otros son todo lo contrario a estos, son jóvenes tal vez de la misma edad que Atipaq y por sus vestimentas pareciera que pertenecen a familias de clase acomodada, todos siguen sonriendo y cada segundo que pasa su sonrisa se incrementa más hasta que al fin pueden ver que se acerca lo que han estado esperando por días.



Continuara…

Bueno en esta canción tendrán una pista de lo que se acerca a lo lejos.

https://www.youtube.com/watch?v=-eGF9aP8DTg

Próximamente: La Bala Pérdida.

Dedicada a los fanboys de Jinx y también para sus Haters (La loca no va a dejar en paz a Atipaq con facilidad xD)

PDT: En otra ocasión hablaremos más sobre la niña que espera Sejuani.
PDT2: Se ha modificado la pasiva y la Q de Atipaq.

http://forums.lan.leagueoflegends.com/board/showthread.php?p=310736#post310736

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

10-05-2014

Este capítulo viene recargado de material extra así que comencemos con algo del tejón.

http://sia1.subirimagenes.net/img/2014/01/22/140122121652653965.jpg

Capítulo 17

La Bala Pérdida

“Cuando crees que ya has escapado, te das cuenta de que en realidad estas acorralado” Atipaq

El clima en Godoma es por lo general seco, la ciudad al igual que Zaun está cubierta por una gruesa niebla gris formada por las emisiones de gases de las fábricas y laboratorios. Pero a diferencia de la capital en Sodoma la gruesa capa gris que cubre el cielo es menor en espesor, debido a un intento por desviar las emisiones de gases tóxicos hacia fuera de la ciudad por medio de túneles subterráneos, más el éxito ha sido relativo, debido que los gases tóxicos se condensan en los túneles subterráneos, bloqueándolos cada cierto tiempo lo que obliga a que estos tengan que ser desbloqueados, pero para hacerlo deben liberar los gases tóxicos sobre la ciudad, para tener espacio para trabajar.

Los cálculos de los ingenieros Zaunitas indican que esto se debe hacer una vez a la semana, pero hay ocasiones en que los túneles se bloquean con mayor antelación a lo calculado, como en esta ocasión, por lo que los encargados de seguridad vivencial deben avisar a la gente para tomar sus precauciones, aunque estas advertencias por lo general llegan minutos antes de que los gases tóxicos inundan la ciudad.


Sulcanisofato Esterilioco es el nombre científico que le dieron a los gases tóxicos, según algunos estudios realizados por científicos esta combinación de gases puede producir alteraciones a nivel celular en los seres vivos, así como la adicción a esta en ciertos casos.

-Esto no se ve bien. – Mencionaba Atipaq mientras veía una gran nube de gas Toxico cubriéndolo todo a su paso.

No hay forma de escapar y no hay donde ocultarse, pero hay una forma de protegerse. La situación lleva a la mente de Atipaq a recuperar dos recuerdos, en uno de ellos recuerda que estaba encerrado en una caja de hielo.

-Eso es solo tengo que encerrarme en un caja de hielo, pero como le are pare no morir de asfixiado. – En ese ínstate otro recuerdo perdido llega a su mente.

Quote:
Atipaq regresaba a la morada de su maestro después de estar medio día cazando algo para la comida, cuando llego encontró a su maestro sentado en silencio. Atipaq pensó que estaba meditando y fue a molestarlo, ya que a Atipaq siempre le gusto interrumpir a su maestro cuando medita.

El chico pone su mano sobre él y se da cuenta de que el cuerpo de su maestro esta frio y no solo eso, no ve que este respirando ni tampoco siente su corazón latir. Parece que ha muerto.

-¡Maestro Nooo! ¡Porque se tuvo que morir así! – Atipaq llora desconsoladamente frente a lo que parece el cadáver de su maestro, cuando un golpe en su cabeza le hace reaccionar.
-Sigues siendo un mocoso llorón a pesar de tener ya quince años. – De pronto todos los signos vitales de su maestro vuelven a él.
-Maestro está vivo.
-Claro que estoy vivo.
-Pero hace un momento parecía estar muerto.
-Eso es gracias al Misophetamenos.
-¿El qué?
-El Misophetamenos es una técnica creada por algunos monjes de Iona y le permite a uno disminuir sus signos vitales, a la vez que disminuye las necesidades del organismo para mantenerse vivo. Uno pareciera estar muerto y no respirar, pero la realidad es que uno está vivo, con el solo se necesita respirar más que unas cuantas veces por hora, así como unos cuantos latidos para mantener las partes esenciales de tu cuero vivo, el resto de tu cuerpo es como si estuviera muerto , hasta que uno mismo lo despierte. Esta técnica es muy útil en épocas en que el alimento, el oxígeno y el agua escaseen ya que te permite ahorrar energía.
-Interesante y eso quiere decir que se está muriendo de hambre.
-Si así que prepara el almuerzo, que más tarde te enseñare como realizar esta técnica.


-Eso es responde. - Atipaq y usando sus poderes se encierra en una caja de hielo evitando que los gases tóxicos lleguen a él. Después de eso se sienta en el suelo congelado y se concentra para realizar el Misophetamenos.

Tres Horas Después


Los estabilizadores de atmosfera se activan y devuelven los gases tóxicos a los túneles que ya han sido desbloqueados. Mientras la gente regresa a sus actividades habituales, incluyendo los otros que se habían quedado para bañarse en este gas.

Los minutos pasan y mientras toda la ciudad vuelve a su orden habitual, un grupo de gente rodea la caja de hielo donde permanece Atipaq, quien no se ha dado cuenta que ya ha pasado el peligro. Entre los asistentes aparece un hombre portando una especie de sierra mecánica e intenta cortar el hielo. El ruido del motor alerta a Atipaq quien sale de su trance para darse cuenta del espectáculo que se ha creado a su alrededor.

Atipaq usa la Tuximi y con un solo golpe agrieta el hielo provocando que este se desmorone a su alrededor. La gente maravillada por el actuar de Atipaq aplaude a este, quien avergonzado agradece alejándose de la multitud, mientras un grupo de cámaras han grabado todo lo sucedido.

Camina sin rumbo hasta que se da cuenta de que se ha olvidado conseguir algo de provisiones, se da media vuelta para volver al mercado, hasta llegar a una intercepción de varias calles, en donde se detiene pues no recuerda por donde había venido, Atipaq se queda unos segundos pensando hasta que decide animarse e ir por una de estas.

Varias calles más allá Atipaq se da cuenta que se ha equivocado de ruta y da vuelta en un calle para ir por otra ruta, pero al hacerlo escucha el sonido de golpes y la voz de un hombre, pidiendo que se detenga. Por un momento piensa que alguien está siendo atacado y corre a ver de qué se trata, dobla nuevamente en otra esquina y al hacerlo ve lo que realmente sucede.

Ahí estaba nuevamente Jinx golpeando una maquina atrapa peluches, la cual había tenido un desperfecto, ya que no deja caer su presa.

-Tonta maquina dame el mono con platillos.
-Por favor señorita ya deje de golpear la máquina.
-A suficiente.


De pronto Jinx saca un revolver y comienza a dispararle a la maquina hasta que los impactos hacen que al fin caiga el peluche.

-¡Si… al fin te tengo don simio!

Mientras el propietario ha salido corriendo por los disparos Atipaq se ha quedado quieto observando la acción, mientras Jinx da vueltas con el peluche hasta que ve a Atipaq y corre hacia él.

-Ojos lindos ahí estas, te he estado buscando. – Atipaq mira hacia los lados sin saber qué hacer y cuando voltea a ver a Jinx ella ya está frente a él con la pistola apuntándole al medio de la frente. – Ahora si dame tus ojos.
-He no podemos discutirlo como dos personas civilizadas.
-Bien dejare que él hable por mí.
-¡He espera!
– Atipaq rápidamente se mueve a un costado en el mismo instante en que Jinx dispara. – ¡Que acaso estás loca!
-Felicidades señor obvio has acertado y por eso has ganado un boleto al más allá.
– Jinx aprieta nuevamente el gatillo del revólver y este no dispara. - ¿Qué? – Lo intenta varias veces hasta darse cuenta de que ya no tiene balas. – Ah necesito una mejor arma, bueno dejaremos que carapescado se haga cargo.

Y de su espalda saca una bazuca de tamaño mediado con la forma de un tiburón, con la cual discute. – Es hora de trabajar carapescado. Yo creo que sería mejor dejar al joven en paz. – Cállate y dispara.

Cuando Jinx deja de hablar con su bazuca y retoma su atención en Atipaq se da cuenta de que este se está escapando. Jinx dispara su bazuca, mientras Atipaq da la vuelta en una esquina. La explosión es enorme destrozando la esquina de la manzana.

Jinx corre a revisar su trabajo y al observar los destrozos se da cuenta de que Atipaq no se encuentra ahí, mira por la calle y solo ve algunos objetos propios del lugar como algunos colectores de basura.

-Así que quieres jugar al gato y al ratón, bien yo seré la gatita y tu pequeño roedor mi presa. – La sonrisa de Jinx se ensancha mientras se acerca a los colectores de basura a buscar a Atipaq. – Ven aquí ojos lindos, no tengas miedo, no voy a lastimarte solo voy a matarte. – Jinx revisa todos los colectores y al último le lanza un misil sin dar con Atipaq. – Bueno carapescado al parecer el pequeño roedor ha escapado. – Creo que deberías dejarlo en paz, no parece un mal chico. – Deja de cuestionarme o te cambiare por una tostadora. Ojos lindos no vas a escapar.

Jinx se aleja de la calle corriendo, mientras arriaba en un edificio en un balcón se encuentra Atipaq. Cuando Jinx se acercaba Atipaq trepo rápidamente por una de las paredes para ocultarse arriba y desde ahí a estado observando a Jinx.

-Valla sí que está totalmente loca, hasta habla con su arma. ¿Tú qué opinas Tuximi? – Le pregunta Atipaq a su arma. – A tu como siempre tan silenciosa, bueno hay que irnos.
-¡Ahí estas! – Y en el momento en que Atipaq se disponía a bajar Jinx aparece repentinamente por un lado y le dispara un misil. - ¡Anotación! – Grita Jinx mientras se acerca a Atipaq quien ha salido despedido por la onda explosiva.

Jinx cree que ha lastimado a Atipaq pero este no ha recibido mucho daño y se reincorpora rápidamente, por lo que Jinx vuelve a disparar su Bazuca obligando a Atipaq a saltar de un lado a otro para esquivar los misiles.

-¡No te muevas no ves que intento matarte! – Jinx vuelve a disparar pero nuevamente Atipaq salta para escapar de la zona mortal y luego dar vuelta en una esquina.
-Lo siento pero hoy no será ese día. – Le dice Atipaq mientras una patrulla se acerca al lugar por detrás de Jinx.

Jinx se da media vuelta y le dispara a la patrulla haciendo volar al vehículo por encima de ella. – Ojos lindos comienzas a Irritarme. – Para después perseguir a Atipaq.

Atipaq corre cientos de metros y da vuelta en una avenida para internarse en una urbanización de Godoma, donde espera poder dejar atrás a Jinx. Se detiene en un parque a tomar algo de oxígeno, pensando que ya se ha alejado lo suficiente de ella.

-Acaso piensas que puedes escapar de mí, ojos lindos. – Pero Jinx también es muy rápida y ha logrado acercarse a Atipaq sin que este se dé cuenta ubicándose detrás de este.
-No quería lastimarte niña, pero al parecer no tengo otra opción. – Atipaq da un giro rápido y coloca una mano sobre la bazuca de Jinx antes de que ella pudiera apretar el gatillo de carapescado.

Jinx aprieta el gatillo pero el misil se va a un lado mientras Atipaq jala con fuerza el arma desarmándola, para luego desenfundar la Tuximi y colocarla cerca del cuello de Jinx, quien no deja de reírse.

-Jajaja que divertido a resultado todo esto sabía que no me equivocaba al escogerte.
-No soy tu juguete pequeña demente.
-Si lo eres, todos los son este lugar es mi patio de juegos.
-Creo que te are un favor al matarte.
-El único que va a morir aquí eres tú.


La risa de Jinx es tan grande que distrae a Atipaq quien no se da cuenta que está de su espalda sustrae su pistola de rayo que electrocuta a Atipaq y lo deja a merced de ella. Atipaq se tambalea mientras Jinx salta sobre el derrumbando al suelo.

-Sí que lindos ojos puedo ver que son naturales, ahora donde deje… el… cu… - De pronto Jinx se desploma encima de Atipaq inconsciente por una bala de goma tranquilizante.

Atipaq quien esta semiinconsciente solo atina a escuchar lo que está sucediendo.

-Aquí el agente Smith tenemos a Jinx y también al elegido.
-Bien agente Smith, lleve a Jinx devuelta a la Guardería
. (Una voz oscura que se comunica tras un intercomunicador)
-Y qué hacemos con el elegido señor. – Le pregunta el agente.
-Llévenlo a una celda de contención, tenemos otros planes para él. – Finaliza la oscura voz quien corta la llamada.
-Entendido.

El agente Smith dispara una bala de goma tranquilizante a Atipaq para dejarlo inconsciente al igual que Jinx.

Continuara…

¿Cómo es posible que exista gente que sepa que Atipaq es un elegido?, ¿Agente?, ¿Una Voz oscura?, ¿Guardería, Celda de Contención?, ¿Qué está sucediendo aquí?, Descúbralo en el próximo capítulo en donde la goma tomara protagonismo.

Próximamente: Un Coloso Gelatinoso.

Y mientras esperamos el skin de Darius un gif.

http://i.imgur.com/xzw7xlt.gif

Tema de despedida.

https://www.youtube.com/watch?v=0nlJuwO0GDs

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

10-12-2014

Continuamos

Capítulo 18

Un Coloso Gelatinoso
“Zac es en Zaun lo equivalente a Braum en Freljord, pero más gelatinoso” Atipaq

“Zaun es el resultado del trabajo incansable de un ser siniestro y poderoso que ha guiado los pasos de la nación desde sus orígenes, sin que nadie se dé cuenta, un ser oscuro cuya existencia es más antigua que la mía y que se oculta en las sombras, de la vista de todos incluyendo la mía pero aun así puede percibir su influencia y poder sobre Zaun” Kawiri (Maestro de Atipaq)

Al día Siguiente

Afueras de Godoma


La luz del sol se cuela por las diminutas rejillas del vehículo de transporte SXG, un vehículo diseñado para transportes especiales, este gran blindado es el predilecto de las compañías y laboratorios para transportar los prototipos y piezas de sus más recientes creaciones.

Pero también es usado ocultamente para el transporte de personas que son utilizadas por algunos laboratorios como conejillos de indias. Aunque la empresa Encovert siempre ha negado esto, a pesar de las denuncias contra ella y los actos poco transparentes para los que son usados algunos de sus vehículos.

Ya es casi medio día y la valiosa carga que transporta está recuperando el conocimiento. Dentro de ella yace Atipaq quien desde que recibió la bala de goma tranquilizante, ha sido sedado cada tres horas para poder ser trasladado a un lugar llamado La Bodega, un lugar donde se dice se practica experimentos con humanos.

Se dice que todo aquel que entra ahí nunca sale y que todo aquel que ha trabajado ahí no recuerda mucho de la labor que realizaba.

Los agentes que transportan a Atipaq disminuyen la velocidad del vehículo para estacionarse a un lado del camino y suministrarle a Atipaq otra dosis de sedante. Pero antes de que el vehículo frene es impactado en un costado volcándolo.

Los agentes algo aturdidos logran salir del vehículo a observar que los impacto y su sorpresa es menor comparado al miedo que los invade.

El duro blindaje del vehículo ha sido prácticamente deformado formando una gran abertura, mientras en el suelo lo que parece ser una gran masa gelatinosa de color verde comienza a elevarse y tomar la forma semejante a la de un humano con una cresta en la nuca.

-¡Es Zac! – Grita uno de los agentes mientras saca su arma de fuego y dispara sobre el enorme coloso. Mas las balas rebotan en el cuerpo de Zac y caen en el suelo.
-Alguien está a punto de ser lastimado. – Zac se acerca a los agentes, mientras el segundo agente saca apresuradamente su intercomunicador.
-Aquí Smog nos está atacando el amorfo… - Zac extiende sus dos brazos y golpea los agentes dejándolos inconscientes.
-Veamos que transportaban con tanta rapidez. – Zac abre la compuerta del vehículo para ver que llevaban los agentes.

El gigante verde comprime su estructura orgánica para disminuir su tamaño y entrar en el vehículo al hacerlo observa a Atipaq inconsciente tirado sobre el piso del vehículo y aun costado de este la Tuximi, Zac da un paso más y cuando lo hace Atipaq se reincorpora rápidamente, toma la Tuximi y pasa por un costado de Zac, no sin antes usar la Tuximi para partirlo por la cintura.

Sale del vehículo y ve a los agentes tirados sobre el suelo.

-¡¿Dónde estoy?! ¡¿Quiénes diablos son ustedes?! ¡Y ¿Qué querían conmigo?! – Sacude a ambos agentes, intentando despertarlos y obtener respuestas.
-Es inútil no te responderán. – La sombra de Zac se aparece detrás de Atipaq, después de reunificar sus dos mitades y recuperar su verdadero tamaño.
-¿Qué intentas decir? – Atipaq deja a los agentes y se acerca a Zac. – Entonces tú me darás las respuestas que quiero.
-No tendrás ninguna respuesta elegido, el… Dark Master al final triunfara.
– Uno de los agentes despierta y sustrae de sus atuendos lo que parecen ser dos capsulas.

Zac salta hacia ellos intentado detener al agente pero ya es demasiado tarde, el agente se traga una de las píldoras y coloca la otra en la boca de su compañero, estas actúan de inmediato y liberan su letal carga asesinado a los agentes en ese instante.

-Diablos, se suicidaron.
-Deberías preocuparte más por ti gelatinoso, por qué si no me das las respuestas que quiero no quedara nada más de ti que un montón de goma desperdiga por el camino.
– Atipaq furioso amenaza a Zac con la Tuximi.
-Esa no es la manera de tratar a quien te salvo.
-¿Salvo?
-¿Quién crees que detuvo el vehículo en que ibas y neutralizo a los guardias?
– Atipaq mira a los lados y no ve a nadie más.
-Jajaja disculpa pero ha pasado tantas cosas que no me fije en ese detalle.
-Eres muy raro.
-Tú también ¿Qué o quién eres?
-Te lo contare en el camino, será mejor irnos antes de que vengan las patrullas.
-¿Te refieres a los amigos de estos?
-Yo no los llamaría amigos.
-No importa, pero si más de ellos vienen entonces los esperare para que me den las respuestas que quiero.
-Ya te lo he dicho no te dirán nada, preferirán suicidarse antes como lo hicieron estos dos además no pienses que enfrentarte a ellos es fácil y no me quedare esperándote.
-Bueno me iré contigo si respondes a mis preguntas.
-Entonces en marcha.


Atipaq y Zac comienzan la marcha adentrándose en la espesura del bosque aledaño mientras Zac le cuenta todo lo que sabe.

-Los que te llevaban son los agentes, ellos sirven a un tal Dark Master quien se dice es el que controla esta nación desde las sombras.
-Dark Master ¿Y cuál es su fin?
-No lo sé con certeza, pero sé que él está detrás de los experimentos con humanos que muchos científicos realizan, además de blindar a estos.
-¿A dónde me llevaban?
-A un lugar llamado La Bodega, en ese lugar se realizan experimentos con humanos y se desarrollan nuevas armas.
-Experimentos, nuevas armas ¿Con que fin realizan eso?
-Con el único fin de crear mejores soldados y vendérselos a Noxus aunque creo que hay un fin más que esto pero no lo sé, solo sé que sus iniquidades lastiman a mucha gente inocente.
-¿Intentas detenerlos?
-Intento ayudar a la gente salvándola de ser llevadas a La Bodega y otros lugares como este, detenerlos es algo que no está en mis capacidades. Por cierto ¿Quién eres tú? Y ¿A qué se referían los agentes con eso de elegido?
-Yo soy Atipaq y soy un elegido de los dioses.
-Dioses, en Zaun la única religión existente es la ciencia, aquí no hay dioses, además es extraño que los agentes transporten a una persona con tus características.
-¿A qué te refieres?
-La gente que es transportada por lo general, son mendigos o gente de los niveles más bajos que existe en esta sociedad, gente por la cual nadie se preocuparía y por lo general siempre llevan cinco personas en un viaje.
-Es verdad que paso con la loca.
-¿Cuál loca?
-Creo que la llevaron a otro lado, pero aun no entiendo que querían conmigo.
-Tal vez analizarte y luego usarte como rata de laboratorio.
-Si pero aun no entiendo como saben que soy un elegido.
-Tal vez nunca lo sepamos, ahora hay que ocultarnos por aquí que más tarde mis padres vendrán por ambos a y por cierto me llamo Zac.


Seis Horas Más Tarde

Zac y Atipaq se habían escondido en una cueva subterránea cubierta por la maleza en ella hablaron más sobre el maestro y sobre Atipaq y que es un elegido. Hasta que los padres de Zac llegan en un vehículo para transportarlos.

-Así que ellos son tus padres… pues no te pareces en nada a ellos y aún sigo sin entender que eres.
-Para hacértelo más simple Zac fue creado por nosotros al principio era una pequeña masa elástica con vida creada artificialmente.
-¿Y con que objeto lo crearon?
-Para convertirlo en una arma, pero nos dimos cuenta de que todo ser viviente tiene derecho a elegir su propio destino, además de que nos encariñamos con él.
-¿Y exactamente de que esta hecho?
-De materia orgánica, creada y modificada artificialmente él está compuesto de millones de estas nano partículas independientes.
-Sigo sin entender, pero no importa, se ve que es un gelatinoso amable, me recuerda a alguien pero no sé quién.
-Bueno ahora lo importante es saber porque el Dark Master te busca, pero eso será después de descansar.


El cielo se oscurece y Atipaq y sus salvadores llegan a un pequeño pueblo en las afueras de las grandes ciudades. A diferencia de las ciudades, estos pequeños poblados aún conservan algo de vegetación y fauna silvestre, además de que es en estos poblados donde los rescatados por Zac son llevados y donde permanecen a salvo de los agentes del Dark Master.

Al Día Siguiente

El cantar de las pocas aves que aún quedan con vida da la bienvenida al nuevo día junto con el bullicio que hacen los niños al jugar en la calle.

Atipaq se levanta y se acerca a la ventana de su habitación a contemplar la curiosa escena, abajo en la calle los niños estaban jugando lanzando por los aires a Zac quien había hinchado su cuerpo como si fuera un enorme y ligero globo. La escena le trae a Atipaq recuerdos de cuando jugaba con los niños en el poblado donde nació

-Sorprendente.
-Si Zac siempre ha sido alguien lleno de sorpresas.
- El padre de Zac entra a la habitación llevándole el desayuno a Atipaq. -Desde que el nació Zac no ha parado de sorprendernos, a veces pienso que es más humano que muchos de nosotros.
-¿Por qué se enfrenta a las corporaciones de Zaun?
-Eso fue hace algunos años, después de que escapamos con él lo criamos como si fuera nuestro propio hijo, le dimos todo lo mejor que podíamos darle y tratamos de ocultarlo de las corporaciones y del Dark Master pues teníamos que si lo encontraran lo usarían como una arma. Pero al final nos encontraron y nos secuestraron a mí y a mi esposa para obligarlo a ser un arma.
-¿Y qué paso después
? – El hombre hace una pausa antes de continuar con la historia.
-Zac nos salvó, cuando escapábamos pudimos ver lo tan bajo que habían caído los laboratorios Zaunitas… celdas con personas dentro listas para ser ratas de laboratorio. Ese día todo cambio para nosotros, ese día Zac se convirtió en una arma, pero no en una arma para matar, si no en una arma para salvar, liberamos a los prisioneros y destruimos las instalaciones, después de eso Zac juro que protegería a la gente de las iniquidades de las corporaciones y laboratorios… con el tiempo descubrimos que el responsable de todo esto se hace llamar Dark Master.
-Felicidades, lo criaron muy bien.
-Y tú que haces aquí en Zaun.


Atipaq toma la Tuximi mientras se dirige a la salida. – Yo busco gente fuerte con la cual luchar.
-¿Con que objetivo?
-Con el único de hacerme más fuerte.
-Zaun no es el mejor lugar para entrenar.
-Si ya me di cuenta, por eso después de luchar con Zac me iré de aquí.
-¿Luchar?
-No se preocupe no lo matare.
– Atipaq se aleja mientras deja al padre e Zac solo en la habitación.
-No me preocupo por él. – Responde el padre mientras mira a los niños jugando.

Atipaq desciende del hotel y se sienta en la acera a observar a los niños terminar de jugar con Zac.

-Eres muy flexible.
-Puedo doblarme.
– Zac se enreda en sí mismo mientras ríe.
-Y también puedes soportar golpes.
-Por supuesto, casi nada puede dañarme.
-No te importa si lo compruebo.
-No adelante.


Atipaq corre a Zac y lo golpea con todas sus fuerzas en el vientre, el puño de Atipaq se hunde en el gelatinoso cuerpo de Zac.

-Jajaja me haces cosquillas, bueno ahora es mi turno. –Zac golpea a Atipaq en el rostro lanzándolo por los aires, para después estirar su brazo y sujetarlo del pie trayéndolo de vuelta hacia él. – Lo siento creo que te golpee demasiado fuerte.
-No hay problema ya estoy acostumbrado a que me golpeen, por cierto hay una duda que tengo.
-¿Cuál?
-Cuando te acercaste a mí por primera vez estoy seguro de que partí a la mitad con la Tuximi.
-Mi cuerpo puede reintegrarse.
-Entonces no habrá problema si hago esto.


Atipaq toma la Tuximi y corta el brazo de Zac que lo estaba sujetando. Zac se acerca a su brazo caído el cual toma la forma de una masa uniforme, la cual se arrastra hasta tocar la pierna de Zac y fusionarse con ella mientras de su antebrazo otro nuevo brazo se desprende.

-No, no hay problema… - Y cuando Zac termina de hablar Atipaq da un salto y lo decapita.
-Eres muy blandito. - Le dice Atipaq.
-Me pareces o estás buscando que te de una paliza.
-Tu qué crees
.

La cabeza de Zac regresa a su cuerpo de la misma forma que su brazo y una vez que este se reconstituye Zac estira sus brazos con la intención de golpear a Atipaq quien se aleja de ellos corriendo y saltando cada vez que uno de ellos se le acerca, hasta que pasado unos segundos le corta ambos brazos y corre hacia Zac quien ase explotar su cuerpo como una bomba de gelatina mandando a volar a Atipaq.

Los pedazos de Zac rápidamente se unen para formar nuevamente al gigante verde, pero cuando ya está terminando de hacerlo Atipaq le lanza una bola de fuego que lo hace explotar dispersándolo nuevamente.

-Creo que he ganado, no podrás hacerme nada si no tienes tu forma humanoide.
-Eso es lo que crees. – Los pedazos más grandes de Zac hablan al unísono mientras se reunifican en una sola maza.

Atipaq le lanza otra bola de fuego pero antes de que esta impacte con la masa, esta rebota a un lado y luego rebota nuevamente en dirección a Atipaq quien observa como en el aire se forma la cara de Zac y un brazo con el cual va a golpearlo.

Salta de su posición intentado escapar de Zac pero este rebota nuevamente hacia el con mayor rapidez alcanzándolo y dándole un golpe seco que deja a Atipaq en el suelo. El gigante verde recupera su forma humana mientras los trocitos que han quedado de él desperdigados por toda la calle se juntan en otra masa.

-Lo siento por el dolor. – Le dice Zac mientras se acerca prestar ayuda a Atipaq quien parece estar inconsciente.

Pero Atipaq no está inconsciente y solo estaba esperando el momento oportuno para atacarlo, pero cuando lo hace Zac lo esquiva y deja que la otra masa de él caiga sobre Atipaq aprisionándolo e imposibilitándolo poder continuar luchando.

-Vamos a rebotar un rato amigo. – Zac golpea contra el piso la masa que a aprisionado a Atipaq que ahora tiene forma de un globo de aire, la cual rebota con Atipaq adentro haciéndolo chocarse contra las paredes de esta.

Atipaq y la masa rebotan una y otra vez, mientras la gente alrededor no para de reír con la situación, hasta que el sonido de una explosión alarma a todos.

Continuara…

La situación se pondrá fea para Atipaq en el próximo capítulo.

Próximamente: Una Pesadilla Y Un Doctor Loco

Y el tema de este capítulo.

https://www.youtube.com/watch?v=MZEBogagPXA

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

10-19-2014

Capítulo 19

Una Pesadilla Y Un Doctor Loco

“Intentar razonar con un científico loco es como intentar enseñarle al Dr. Mundo la diferencia entre el bien y el mal” Atipaq (Tomando él te con el Finisimo Caballero Cho’Gath)

La gente corre a esconderse dentro de sus casas mientras el sonido de las patrullas oscuras resuena en el pequeño poblado y sus agentes se movilizan para cercar a Zac y a Atipaq.

Mientras en la zona donde callo el misil los pedazos de Zac se reunifican y el gigante verde libera a Atipaq de su prisión mientras sus padres se ocultan y observan lo que va a suceder.

-Los tenemos rodeados ríndanse. – El sonido del alta voz resuena en la calle mientras decenas de agentes vestidos de negro y con máscaras antigás se acercan hacia ellos con cautela.
-Ahora si me hicieron enojar. – Zac está furioso por la intervención de los agentes y se prepara para atacarlos.

El gigante verde se acerca a los agentes, quienes les disparan gases paralizantes, pero un fuerte viento regresa los gases hacia los agentes. Zac voltea y observa que el viento es provocado por Atipaq.

-Yo me encargo de los de atrás. – Atipaq se voltea y centra su atención en los agentes detrás de Zac.

Los segundos pasan y los agentes se ven obligados a retroceder ante el impulso de Zac y Atipaq, todo intento para detenerlos es aparentemente inútil, hasta que una voz de mando irrumpe.

-¡Inútiles!, ¡Años de entrenamiento desperdiciado en ustedes!, ¡Liberen a los perros y usen el Desintegrador X-5!

Los agentes retroceden más mientras un vehículo de carga libera su carga.

Se les llama perros, pero conservan poco de sus rasgos caninos, estas criaturas de casi dos metros y 150 kilos han sido modificadas con la tecnología Hextech para convertirlas en máquinas de destrucción que siguen las órdenes de sus amos.

Las criaturas corren hacia Atipaq, Zac voltea y clava sus brazos al suelo para impulsarse y saltar hacia ellas para interceptarlas.

-No ahora no. – Pero cuando se lanza es interceptado por un rayo y su cuerpo se divide cayendo pedazos de el en su trayecto.
-¡Señor el Desintegrador X-5 ha funcionado! – Grita el soldado a cargo de la maquina experimental que había sido desarrollada para detener a Zac.
-Recojan su partes y colóquenlas en capsulas de contención ante de que pueda reunificarse.

Al otro lado de la calle Atipaq logra contener a los perros usando la Tuximi la cual atraviesa el duro blindaje metálico que los protege, dejándolos inoperativos. Atipaq voltea su mirada hacia Zac y al darse cuenta de lo que está sucediendo corre a ayudarlo.

Los agentes usan su arma desintegradora contra Atipaq pero este la esquiva y le lanza una bola de fuego para destruirla y luego ir a ayudar a Zac, pero cuando intenta acercarse a ayudarlo una red cae hacia él.

Atipaq corta sin ningún problema la red con la Tuximi, pero cuando lo hace de esta se desprende un gas que paraliza y deja inconsciente a Atipaq.

Los minutos pasan y los agentes recogen los pedazos de Zac que faltaban así como a sus heridos y a Atipaq y se marchan del poblado dejando atrás la destrucción que la pelea ha dejado, mientras del hotel los padres de Zac salen a la calle entristecidos por lo ocurrido.

-Zac mi hijo, esto es una pesadilla.
-No te angusties cariño los liberaremos.
-¿Pero cómo?
– Le pregunta la mujer a su esposo mientras se apoya en él y el la consuela para darles fuerza y esperanza.
-Ya te olvidaste de él.
-Es verdad él puede liberarlos.
-Debemos ir rápidamente en su búsqueda.


Dos Días Mas Tarde

Capital de Zaun

Instalaciones Secretas De Una Corporación Oscura


Debajo de lo que aparentemente es una procesadora de residuos yace uno de los laboratorios secretos de las corporaciones zaunitas, en ella decenas de científicos e ingenieros trabajan en diversos proyectos, todos los cuales tienen que ver con la genética.

La instalación secreta tiene la forma de una pirámide y está dividida en cuatro niveles; en el cuarto nivel, se ubican las capsulas de contención estas tienen una forma ovalada y en ella se guardan los especímenes destinados a futuros experimentos, cada capsula está conectada con una manguera alimentadora, de la cual se libera un gas que mantiene a su huésped dormido y que a la vez lo mantiene con vida y en un estado óptimo.

Sobre el nivel cuatro se ubica el nivel tres, destinado a ser usado como campo de pruebas y experimentos, mientras que el nivel dos es usado como un centro de evaluación física y el primer nivel está destinado, para las oficinas y depósitos de herramientas.

La puerta principal del segundo nivel se abre, mientras filas de agentes ingresan y forman un camino para su llegada, los científicos por un momento dejan de hacer lo que están haciendo para darle la bienvenida a su máximo líder quien viste sus habituales atuendos.

Sus pasos son acompañados con una gran silencio, mientras el director a cargo del Laboratorio se le acerca para darle la bienvenida.

-Su excelencia nos complace su visita. – Hace una reverencia como muestra de respeto.
-¿Dónde está el elegido? – Su voz es fría y algo sombría.
-Como usted lo ordeno ya lo preparamos y lo tenemos en la segunda cámara de pruebas.
-¿Le hicieron todos los exámenes?
-Todos los que pidió, en unos momentos le traeremos una copia de los resultados.
-¿Y el doctor Malarius, donde se encuentra?
-No está aquí pero nos dejó esto
. – El director le entrega una pequeña caja dentro de la cual hay un contenedor con un extraño líquido amarillo.
-No importa. – Él sonríe al observar el contenedor. – Nos dejó lo que necesitamos, ahora vayamos con el que ansió verlo, mientras aun este entero.

El director y Dark Master acompañado de un selecto grupo de científicos se dirigen a la Segunda Cámara donde se encuentra Atipaq, todos caminan en silencio y no dicen nada. Al entrar en la Segunda Cámara Dark Master se acerca a la celda que contiene a Atipaq.

-Así que tú eres el discípulo de Kawiri. – En ese instante todos se quedan inmóviles, pareciera como si el tiempo se hubiera detenido para ellos, nadie habla ni se mueve a excepción del Dark Master. - ¿Me pregunto porque te habrá soltado la correa y dejado que caigas en mis manos?

Toma el contenedor y con un jeringa sustrae el líquido amarillo dentro de él.

-Puedo sentir ese gran poder que hay dentro de ti, un poder escondido y que no puedo permitir que aflore, ustedes los elegidos ya nos han hecho suficiente daño, ahora es momento de nuestra revancha y de su sufrimiento, tú serás el primero pero muy pronto otros te seguirán y el ultimo será tu maestro.

Dark Master incrusta la jeringa en el corazón del inconsciente Atipaq y deja que todo el fluido amarillo se inyecte en él. En ese instante todos los demás científicos dentro parecieran salir de ese estado de suspensión en el que se encuentran.

-Director.
-Si su excelencia.
-Lleva al elegido con el doctor Mundo y dile que se tome su tiempo, quiero que muera lentamente, ha y dile que lo grabe todo y me lo envié después el video.

-Así se ara.

Dark Master se retira mientras todos lo ven salir por la puerta principal, mas todos están ciegos pues creen ver retirarse a su líder máximo un ser humano, pero en realidad es un antiguo ser siniestro que oculta su verdadera apariencia y que los está manipulando a todos para sus oscuros planes.

Al Día Siguiente

En los barrios bajos de Zaun un hombre temido por muchos tiene su laboratorio, se dice que este hombre es el responsable de la desaparición de todas las mascotas de la capital Zaunita y también se le atribuyen otros crímenes como la desaparición de sus padres, pero nadie hace nada contra él pues este hombre está protegido por las más altas esferas del poder del gobierno Zaunita y las poderosas corporaciones que se benefician de sus descubrimientos, aunque sus métodos sean aberrantes.

Mas el loco científico que por lo general permanece las veinticuatro horas en este laboratorio no solo ha usado a otros para sus experimentos, pues ha llegado al extremo de la locura de usarse a sí mismo como conejillo de indias y según el los resultados han sido satisfactorios, pero su meta aún está lejos de alcanzar.

Su nombre es Edmundo mas todos lo conocen como el Doctor Mundo, debido a que este se llama así esto se debe a los daños que sufrió un parte de su cerebro que tiene que ver con el lenguaje y el pensamiento, lo que le imposibilita poder expresarse con naturalidad y lógica, además de comportarse como un atrasado mental, mas detrás de esto se allá un genio en lo que se refiere a neurología médica y además un asesino despiadado

Por lo general un vehículo de gobierno Zaunita es el encargado de suministrarle al científico loco, todo lo que necesita para sus experimentos.

Ya es tarde y los agentes ingresan al laboratorio del Dr. Mundo llevando consigo a Atipaq, lo esposan contra una pared y dejan una nota sobre su escritorio para después retirarse rápidamente pues no quieren terminar siendo parte de alguno de sus experimentos.

Las luces del laboratorio se encienden y el científico loco regresa después de haber comido un pequeño aperitivo, al entrar se da cuenta de que los agentes han estado aquí, toma la nota mientras se acerca a Atipaq para observarlo.

-Mundo tener nuevo espécimen, espécimen de mundo verse fuerte.

Arroja la nota al suelo mientras se dirige a su Garaje en busca de algunas herramientas faltantes.

Treinta Minutos Después

El sonido del metal chocando lo despierta y cuando abre los ojos Atipaq puede ver a su captor, tiene un peinado parecido al suyo pero es lo único en lo que se asemeja a él, su contextura física es desproporcionada, brazos enormes y fuertes, así como una amplia caja torácica, pero de piernas cortas, su piel tiene una tonalidad morada y en su rostro una lengua verdosa se asoma de una cavidad bocal que ha perdido la mitad de los dientes, mientras en sus ojos no parece haber rastro de su pupila y su iris, su ropa lo conforma los restos de una bata de científico y unos pantalones cafés.

Mundo estaba armando lo que parece el soporte de algún aparato médico, Atipaq lo observa así como lo que hay alrededor del científico loco, su sala de investigación es casi un basural completo, con restos de comida o de materia orgánica dispersados por los todos lados, sobre sus mesas diferentes piezas y herramientas están apiladas en un caótico desorden que solo un loco entendería.

Sus cadenas lo mantienen firme contra la pared, hace un intento por liberarse, pero es inútil y decide hablar con captor.

-Y se supone que esto es un laboratorio, parece más un depósito de basura. –Mundo gira levemente su cabeza a observar a Atipaq para después continuar con su labor.

-Un tipo callado, ¿Quién eres?
-Yo ser Mundo.
-Que nombre más raro y dime ¿Que pretendes hacer conmigo?
-Tu ser experimento de Mundo ahora.
-Experimento, mejor suéltame y devuélveme la Tuximi y te perdonare la vida.
-Tú no irte, tu quedarte con mundo ser un buen experimento.
-Espero que digas lo mismo cuando agarre ese machete y te arranque la lengua.
-Experimento hablar mucho, experimento callarse.


Y de pronto mundo se a acerca a lo que parece ser un interruptor activándolo, la cual abre paso a una corriente eléctrica que electrocuta a Atipaq.

-Ser bueno mientras Mundo busca Desollador.

-Suficiente. – Menciona Atipaq mientras se recupera del shock eléctrico.

Sujeta sus cadenas e intenta invocar una llamarada para calentarla, pero las llamas que invocan rápidamente se apagan.

-¿Qué cara…?

En ese instante se da cuenta de que hay algo diferente en él, se siente débil, cansado, intenta nuevamente invocar otra llamarada pero no da resultado. El sudor recorre por su frente mientras se da cuenta de que ha perdido sus poderes, voltea su rostro a los lados buscando la Tuximi y no la encuentra, solo ve los esqueletos colgados en la pared de la misma forma que él.

Mientras a lo lejos la figura de Mundo se acerca portando una gran sierra manual.

-E no podemos discutir esto Doc.
-Mundo no es bueno para hablar, Mundo es bueno para descuartizar y analizar.


Una sonrisa se dibuja en su rostro mientras toma a Atipaq del cuello y acerca la sierra al ojo izquierdo de este, mientras Atipaq permanece inmóvil y en silencio y tratándose de convencer a si mismo de que esto es una pesadilla, pero la enorme mano de mundo sujetándolo le demuestra que esto no es un sueño.

La sierra se acerca cada vez más a su ojo izquierdo cuando de pronto las luces se apagan.

Continuara…

“Mundo querer más protagonismo en esta serie” Mundo
“Cuando recobres la cordura” Atipaq

Stunearon a Atipaq ahora quien podrá defenderlo.

Próximamente: El gran rescate

PDT: En alguna parte de esta historia hablaremos más sobre Dark Master y del porque su odio a los elegidos, así como sus intenciones oscuras, pero por ahora todo eso quedara como incógnita.

Y la canción del Mundial (Gracias Rito porque no sabía que poner para este capítulo)

https://www.youtube.com/watch?v=jvNEC7_fYPA

Y nos vemos en los campos de justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

10-26-2014

Bueno le daremos un poco más de espacio a Mundo después de que amenazo con convertirme en parte de sus experimentos, es mas lo haremos coo-protagonista de esta serie. (Mentira)

PDT: Este capítulo es un poco Troll y apestoso así que están advertidos y lleven sus máscaras.

Capítulo 20

El Gran Rescate
“No quiero ni recordar estos sucesos” Atipaq

Quote:
Mundo puede parecer un idiota, pero como se ha dicho en el fondo es un genio con un razonamiento y actuar fuera de lo habitual, en búsqueda de la perfección, desde el punto de vista psicológico Mundo es un psicópata que planifica cada uno de sus acciones, aunque en el camino pueda llegar a improvisar, siempre llega a la meta que se propone.

El científico loco, por lo general no anota los resultados de sus experimentos, solo lo hace cuando las corporaciones se lo piden, curiosamente su blog de apuntes es su mente misma que en ocasiones tiende a olvidar su nombre y sucesos de su pasado, pero siempre recuerda todo lo concerniente con su trabajo.

Experimento N° X5TA Por el Doctor Mundo

El espécimen ser fuerte, no parecer ser zaunita, tener más apariencia de, de ser Noxiano, demás datos obsoletos.

Pruebas a Realizar:

-Disminución del dolor con Flemina Psicolaxia, analgésico diseñado para neutralizar dolor, tras daño sufrido gravemente.

Anterior prueba realizada sobre espécimen tras arrancarle los ojos denoto que la Flemina Psicolaxia no tener buen efecto al aplicarse sobre cavidad ocular, nervios malos conductores. Flemina Psicolaxia aplicada en cerebro directamente con resultados positivos, pero disminución de capacidad regenerativa y comprensiva, hasta el momento Mundo ser el único resultado positivo.

Conclusión cambiar formula y hacer nuevo experimento.

-Mejoramiento de Fortaleza física con Capsulina

Capsulina demostró ser buena potenciadora de músculos, última prueba realizada demuestra disminución de capacidad motriz después de cinco dosis seguidas, prueba de Capsulina sobre lengua de experimento denoto resultados pobres, lengua arrancada de espécimen tras 5 Mundo-tenciones.

Conclusión mejorar formula y dosis y buscar nuevo espécimen.


Saliendo de la mente de Mundo y volviendo a la realidad


Laboratorio de Muundo

-Luz irse, Mundo no poder trabajar sin luz.

La suerte parecía estar del lado de Atipaq, el científico loco movía una y otra vez la palanca de la luz sin tener resultados.

-Experimento quedarse mundo ir a conseguir luz. - Ante tanto intento inútil, Mundo sale de su oscuro laboratorio, hacia su terminal de corriente eléctrica para solucionar el problema.
-Como si pudiera hacer otra cosa.

Los segundos pasan y Atipaq intenta liberarse nuevamente, pero las fuerzas le continúan fallando, mas no su olfato que detecta un desagradable olor acercándose a él y una extraña silueta en la entrada de la habitación llama su atención.

-Y tú eres el perro del loco ese. – Y entonces recibe una cachetada.
- No pero has de ser la basura a la que he venido a rescatar.

Atipaq alza su mirada y puede verlo por completo, mide aproximadamente un metro y medio encorvado, su cola mide otro metro más, sus ojos están a los lados de su rostro, su nariz es roja y puntiaguda y su hocico está llena de colmillos, mientras unas viejas ropas malolientes cubren su pelaje verde, la criatura responde al nombre de Twitch la rata mutante de Zaun, quien lleva una ballesta hecha con desechos.

Twitch toma del mentón a Atipaq y acerca su nariz a su rostro.

-Agg hueles a limpio, el peor olor de todos.
-Viniste a rescatarme o a criticarme.
-A si, si es cierto.
– Twitch libera a Atipaq de sus grilletes y luego coge algunos de los desperdicios de Mundo.
-¿Qué haces? – Le pregunta Atipaq.
-Que hermoso olor, tal vez vuelva otro día por aquí, bueno vayámonos.

Y justo cuando estaban saliendo frente a ellos aparece Mundo, mientras Twitch se hace invisible.

-Experimento no irse, experimento quedarse con Mundo.
-Cuando los cerdos vuelen, adiós lunático
. – Atipaq coge un machete y lo lanza contra Mundo, clavándose en el pecho de este.
-¡Corre! – Grita Twitch mientras Atipaq trata de ver dónde está.
-¿Dónde estás?
-Solo sigue mi olor
.

Atipaq corre siguiendo el inconfundible olor de Twitch que lo lleva hasta la salida del laboratorio de Mundo, al alejarse voltea a ver a Mundo y se da cuenta de que este está detrás de el a unos tres metros y que lleva el machete que le arrojo en su mano, mientras la herida en su pecho se ha cerrado.

-Ven a Mundo. – Y de pronto Mundo arroja el hacha hacia Atipaq.
-Mier... – Atipaq se lanza a un costado logrando esquivar a penas el hacha, pero quedando a merced de Mundo.

El terror recorre por la mente de Atipaq al ver al monstruoso científico acercarse a él, hasta que el sonido de un frasco de vidrio rompiéndose le hace reaccionar y moverse a un costado mientras Mundo cae.

El frasco contenía un extraño liquido verdoso, que hace a Mundo resbalarse y perder el equilibrio cayendo cerca de Atipaq quien gira a un lado para evitar que este caiga sobe el mientras detrás la voz de Twitch quien fue el que lanzo el frasco lo llama.

-¡Por aquí! – Atipaq corre hacia Twitch que se ha hecho visible nuevamente. – Vamos adentro rápido. – Twitch abre la entrada de la alcantarilla cercana al laboratorio de Mundo.
-Pero esto es la entrada de una alcantarilla, estás loco si…
-¡Entra ya!
– Y de un empujón Twitch lanza a Atipaq a la entrada.

Twitch salta también dentro de la alcantarilla, mientras Mundo se reincorpora y vas tras él y salta también en la entrada pero al hacerlo queda atorrado en la entrada.

-Mundo estar atorado. – Mundo es demasiado grande y queda atorrado en la entrada desde la cintura, sin poder continuar con la persecución.

Alcantarillas de Zaun

Lo peor que existen en Zaun son sus alcantarillas y túneles subterráneos, por ellos pasan los desechos tóxicos que emiten las corporaciones científicas y productivas. La red de alcantarillas de Zaun es tan grande y extensa que abarca toda la nación y desembocan en el mar zaunita y otras zonas deshabitadas de la nación conocidas como áreas muertas.

-De prisas no hay que perder el tiempo. –Twitch ayuda a Atipaq a reincorporarse y comenzar a movilizarse.
-A gracias ¿Quién eres?
-Soy Twitch.
-¿Qué es este olor?
-Es muy agradable verdad, respira profundamente que este es el olor de la libertad.
-La libertad se está pudriendo aquí.
– Responde Atipaq mientras se cubre la nariz.
-Se nota que no sabes apreciar lo bueno de la vida ahora camina.
-¿Por qué tanto apuro?
-Dentro de unos instantes estos túneles serán inundados por residuos tóxicos.
-Eso suena peligroso.
-Así es, el contacto con estos podría matarte o en el peor de los casos convertirte en una criatura horrible.
-Así como tú.
– Atipaq se ríe.
-Dije horrible no hermoso.
-Tus definiciones de belleza son bien raras.
- De pronto Twitch levanta la nariz para oler el lugar.
-¡De prisa puedo oler como se acercan!
-Y yo puedo escucharlos.


Atipaq y Twitch corren a toda prisa mientras tras de ellos una gran ola de desechos tóxicos se acerca a ellos rápidamente.

-Por aquí. – Twitch se detiene frente a una compuerta giratoria sellada, mientras un cansado Atipaq se detiene para tomar algo de oxígeno.
-Me siento muy cansado. – Twitch ayuda a entrar en la compuerta y luego la sella salvándolos a ambos de los desechos tóxicos.
-Eso estuvo cerca. – La rata mutante gira a ver a Atipaq y nota que esta desmayado. – Es verdad se me olvidaba lo frágil que son ustedes.

Y de entre sus pertenencias Twitch saca una máscara Harrowing, la cual coloca en el rostro de Atipaq quien estaba sufriendo de intoxicación debido a los gases tóxicos de las alcantarillas y la falta de oxígeno puro.

Minutos Después

-Ya me morí. – Atipaq despierta y se da cuenta de algo cubre su rostro.
-No aun sigues respirando.
-¿Qué me paso?
-Te desmayaste y yo te di respiración boca a boca.
-No debiste mencionar eso, y que es esto que llevo en la cara.
-Te puse una máscara Harrowing ya que tus débiles pulmones no resistían la hermosa fragancia que cubre las paredes de los túneles.
-Si como no hermosas y ¿Cómo es posible que a ti no te afecte esto?
-Yo nací aquí, este lugar es mi hogar, ahora hay que continuar y llegar a uno de mis refugios.
-Naciste aquí ¿Qué eres tú?
-Soy una rata mutante.
-¿Mutante, no entiendo?


Twitch y Atipaq continúan su camino, mientras este le narra que es lo que él es, así como quien es Mundo y que es lo que pretendía hacer con él, hasta llegar a lo que parece ser una abandonada alcantarilla.

-Este es una de mis refugios. – Twitch abre la compuerta de la cual una nube maloliente sale.
-Ag que peste. – A pesar de que Atipaq usaba una máscara Harrowing anti gas, la pestilencia es tal que una pequeña porción de esta se filtra por ella.
-Vamos adelante que si te quedas afuera podría alcanzarte los desechos tóxicos.
-No me queda de otra.


Al entrar Atipaq puede contemplar el lugar, si el laboratorio de Mundo parecía un basural el refugio de Twitch era un depósito de residuos de todo tipo, en ella se encuentra diferentes tipos de objetos que Twitch ha recolectado entre los que destacan los tornillos que este usa para las puntas de sus flechas, así como los frascos y tubos de ensayo que usa para sus propias creaciones toxicas.

-Qué lugar tan ¿Exótico? Es este. – Menciona Atipaq mientras su estómago suena de hambre.
-Bueno es hora de comer un poco, ven y disfruta un poco de queso rancio y jugo de tomate del mes pasado. – Atipaq se quita la máscara y se acerca a una vieja mesa para probar las delicias que Twitch, le ofrece.
-Dioses pero que es esto. – Atipaq exaltado por la apariencia y olor de la comida de Twitch, sale repentinamente cubriéndose la boca hacia afuera a vomitar.
-Oye no ensucies, el baño esta por allá.

Atipaq se dirige hacia donde Twitch le menciona, al abrir la puerta, lo que contempla Atipaq es algo tan repugnante que pierde las ganas de vomitar. En el baño encuentra los restos fecales de Twitch que están siendo devorados por una rata.

-Bueno ya se me quito el hambre y las ganas de ir al baño.
-Como quieras habrá más comida para mi… oh ahí estabas Reticia
.
-¿La conoces? – Le preguntaba Atipaq mientras señalaba al roedor y se sentaba en una silla.
-Claro es mi prima.
-A pues si se parecen mucho, mmm el cuero de este asiento es muy…
-¿Suave?
-Si exactamente y muy cómodo.
-Pues claro el tío Sam siempre tuvo la piel muy suave.
-¡¿Qué?!


Atipaq de un salto se levanta rápidamente al darse cuenta que estaba sentado sobre la piel de una rata, mientras Twitch recuerda a su tío Sam.

-A el tío Sam siempre fue una rata que le gustaba compartir, cuando murió me dejo a mi sus pulgas.
-¿Pulgas? Con razón no dejo de tener escozor.
– Menciona Atipaq mientras se rasca. – Oye donde hay agua limpia para bañarse y deshacerme de estas pulgas.
-Aquí no hay agua limpia, el agua limpia no es de mi agrado, además perder un poco de sangre no te va a matar.
-Tal vez tengas razón.
-Lo que te va a matar son las enfermedades que están podrían transmitirte.
-Ahora si con más razón quiero bañarme y ¿Tu acaso no te bañas?
-Bueno yo me doy un buen baño una vez al mes.
-Con razón apestas.
-Si te quieres bañar puedes hacerlo con el agua que está ahí, yo siempre la utilizo para bañarme.
-Al fin.
– Atipaq corre rápidamente al recipiente que Twitch le señala. – Agua lim… esta agua está sucia y apesta.
-Esta es la mejor agua que hay para bañarse.
-Sin duda tú y yo somos de mundos distintos.
-Bueno esta plática ya me canso, hay que descansar que después debemos ir a rescatar a Zac. Si tienes hambre te deje algo de comida sobre la mesa y sobre ese viejo colchón puedes dormir.


Momentos Después

Atipaq está recostado sobre el colchón mientras piensa en el problema que lo aqueja actualmente, ha perdido la Tuximi y también sus poderes y por lo que Twitch le ha contado lo enviaron con Mundo para que este lo mate en sus experimentos.

Los minutos pasan y el hambre no le deja dormir, hasta que al fin se decide, toma valor y se dirige hacia la mesa donde Twitch había dejado comida, al acercarse ve a la rata Reticia sobre el plato comiéndose el queso.

-Suficiente voy a comerte. – Atipaq sujeta a la rata, la cual de miedo se orina en la mano. Atipaq suelta a la rata y toma el vaso con jugo de tomate podrido. – Al final solo tenía un poco de sed. – Se quita la máscara y se cubre la nariz, para luego tomar el jugo mientras trata de contener la calma y no vomitarlo. – Ag que asco, aunque pensé que sabría peor. – Menciona Atipaq mientras se rasca. – Demonios hasta el colchón tiene pulgas, empiezo a desear que mejor hubiera sido que Mundo me torturara a soportar esto.

Atipaq vuelve al colcho y se hecha para descansar.

Continuara…

Ah pobre Atipaq de mal en peor, en fin esperemos que las cosas mejoren para el en el próximo capítulo, mientras salvamos al verdoso gomoso.

Próximamente:

El Gran Rescate (Parte II)

Y un especial de canciones para el capítulo más repulsivo que he escrito en mi vida.

https://www.youtube.com/watch?v=CMx1P9gTGpo

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

11-02-2014

Y aquí estamos con un capitulo muy pulcro como Twitch.

Capítulo 21

El Gran Rescate (Parte II)

“Nunca más vuelvo a visitar una Alcantarilla” Atipaq

Quote:
“Ven Atipaq, ven a mí.”

Esta dormido y en sus sueños una voz lo llama, se encuentra en las montañas de Freljord en medio de una tormenta de nieve y la voz de una mujer lo llama, el intenta encontrarla pero la voz viene de toda las direcciones, de pronto una bola de nieve lo golpea en el pecho y en ese instante se da cuenta que está soñando y despierta.


-¡AHHHHH!

Y cuando abre los ojos y levanta la cabeza ve a una rata sobre su pecho, causándole una gran impresión, se levanta rápidamente y cuando lo hace se da cuenta de que la habitación esta infestada de ratas.

-Por qué haces tanta bulla muchacho no ves que estoy en una reunión familiar. – Y en medio de todas las ratas, la rata mayor Twitch.
-Todas estas ratas son tu familia.
-Así es y deberías estarles agradecido que fue gracias a ellas que pude localizarte y ahora me acaban de dar la localización de Zac, para ir por él.
-Entonces estos son tus famosos informantes.
-Claro, nada mejor que una rata para infiltrarse en los laboratorios y centros de investigación de las corporaciones, ahora vamos a rescatar a Zac, pero primero ponte esto.
-¿Qué es este traje?
– Atipaq recibe de Twitch un traje morado aislante.
-Este traje fue creado en Piltover, los Piltoveranos lo usaban antiguamente en sus misiones de rescate y exploración en lugares peligrosos, este traje mantendrá tu cuerpo aislado del medio ambiente y te permitirá sumergirte entre los desechos sin correr ningún riesgo.
-¿Cómo lo conseguiste?
-Hace tiempo lo encontré tirado en algún lado de las alcantarillas, lo arregle y luego lo guarde porque no me quedaba.
-Bueno con esto ya no tendré que seguir padeciendo tus malos olores.
¿Qué dices?
-No nada, que el traje huele a flores.
-Ah si ese es otro motivo del porque no me lo ponía, huele horrible.
-Así claro ahora vámonos.


Dos Horas Más Tarde

Las alcantarillas Saunitas son un gran laberinto, más para Twitch estas son su hogar, conoce cada rincón de estas y sabe qué entrada lleva a un lugar definido, además de conocer los peligros mortales de estas, algunos de los cuales siempre se están movilizando en busca de comida.

-Espera. – Y después de haber caminado por más de una hora y seis kilómetros de tuberías y alcantarillas toxicas, Twitch percibe algo peligroso.
-¿Qué sucede? – Atipaq retira la mano de Twitch que lo retiene.
-Algo huele mal aquí.
-Recién te das cuenta de que apestas.
-¡Rápido adentro ya!
-He espera.
– Twitch empuja a Atipaq hacia una oscura tubería, mientras apaga la lámpara que lleva.
-Cállate y no digas nada que se acerca.

Twitch desenfunda su ballesta y la carga con un enorme arpón hecho con una tuerca fundida, se hace invisible mientras se coloca frente a la entrada de la tubería esperando su acercamiento.

Las alcantarillas Saunitas no solo son el hogar de Twitch y un sinfín de ratas, en estas también habitan los Shieldcroc criaturas que antaño fueran unos saurios similares a los cocodrilos de Kumungu, solo que estas no llegaban ni al metro de tamaño, pero debido a la mutación que han sufrido por los residuos tóxicos estos se han convertido en enormes criaturas de más de cinco metros, con una piel muy dura y la fuerza suficiente en sus mandíbulas como para partir a un hombre por la mitad, además de los filudos cuernos que brotan de su espalda y la punta de su cola que pueden abrir la piel con facilidad y su lengua de la cual escupe un veneno que paraliza a su víctima.

Para Twitch los Shieldcrocs no son ningún problema pues este solo necesita hacerse invisible ya que los Shieldcrocs no tienen buen olfato ni una buena audición.

Atipaq y Twitch guardan silencio mientras escuchan el sonido de algo chapoteando en las aguas de alcantarillas acercándose, los segundos pasan y el sonido se hace más intenso, hasta que en la oscuridad la figura del Shieldcroc se asoma, la criatura mide más de cuatro metros y tiene la fuerza suficiente como para matar a Atipaq y Twitch.

El enorme reptil mutante camina hasta detenerse frente a la tubería donde se encuentran Atipaq y Twitch, se queda un momento a observar mientras Twitch apunta con su ballesta a uno de los tres ojos que este tiene.

Los segundos pasan mientras la tensión aumenta hasta que la enorme bestia continúa con su búsqueda de comida por las alcantarillas.

-Urf eso estuvo cerca. –Menciona Twitch mientras enciende su lámpara.
-¿Qué era eso?
-Eso era un Shieldcroc y es el motivo del porque nadie explora estas alcantarillas, ahora vamos y prepárate que vamos a sumergirnos.
-Ok y dime como conociste a Zac y a sus padres.
-Eso fue hace algún tiempo, ellos me ayudaron en un momento de necesidad fueron muy amables conmigo a diferencia de la mayoría de gente que me veía como si fuera un monstruo.
-Interesante.
-Me acobijaron un tiempo en su basurero cuando decidí subir a ver la superficie, no me fue bien algunos querían matarme y otros atraparme para examinarme, era muy joven e inocente en esa época, solo Zac y su familia me trataron como un igual.
-Pues si me he dado cuenta de que son muy buenos y caritativos con los demás en especial con los más necesitados.
-Después cuando me recupere volví a las alcantarillas y les di mi palabra de que si necesitaban algún día mi ayuda se les daría.
-¿Y cómo se contactan contigo?
-Es fácil, dejan una nota cerca de la alcantarilla que lleva a mi casa junto con un buen trozo de carne podrida.


Un kilómetro más allá y después de una amena charla sobre la amistad de Zac y Twitch ambos llegan al final de la alcantarilla, hasta que Twitch abre la entrada de una alcantarilla que se encuentra debajo de esta y la cual está inundada de desechos tóxicos, los cuales son mortales para cualquier ser vivo, con excepción de Twitch y otras criaturas mutantes.

-Por suerte tengo el traje.
-Si ahora toma mi cola, no quiero tener que ir a buscarte, porque te perdiste ahí abajo.


Una Hora Más Tarde

Bajo Un Antiguo Centro de Investigación Abandonado

Donde muchos creen que solo hay escombros de un antiguo Centro de Investigación abandonado después de que un terrible accidente acabara con la vida de los científicos que trabajaban en él, la realidad es que bajo estos escombros las corporaciones han logrado crear un lugar donde continuar con sus experimentos, sin que nadie los observe.

A diferencia de otros laboratorios, el personal que labora aquí es estacionario, cada cierto tiempo este es reemplazado por otro nuevo y es que las corporaciones se turnan para usar la infraestructura.

En los últimos niveles del laboratorio se encuentran varias entradas que dan con los Alcantarillas Zaunitas, las cuales son usados para deshacerse de las pruebas de sus investigaciones y los desechos que estas generan, entre los que se encuentran los cuerpos de las víctimas y que son el principal bocado de los Shieldcrocs.

En una de esas entradas el sonido de la compuerta abriéndose da paso a un par de trabajadores que llevan un par de bolsas de desechos, lanzan las bolsas y en ese instante el sonido de la ballesta de Twitch disparándose irrumpe en el lugar seguido de los dos trabajadores que caen con un par de tornillos en la cabeza.

-Bien entramos. – Mientras del canal de desagüe Atipaq emerge toma los cadáveres y los lanza en las alcantarillas mientras Twitch se hace visible y activa la compuerta para cerrarla.
-Ves cómo me informaron siempre las abren a estas horas, ahora a buscar a Zac.

Twitch y Atipaq con cuidado comienzan a adentrarse en las instalaciones mientras buscan el lugar donde guardan las especies vivas para ser objeto de experimentos. Twitch va por delante camuflado en su invisibilidad y preparado para disparar a cualquier enemigo. Cruzan los pasillos del lugar sin ningún problema, ya que el personal se encuentra en la hora de la merienda, hasta que al fin logran dar con el camino que les lleva a los Contenedores de especímenes.

Al ingresar se topan con decenas de capsulas de contención y decenas de especímenes en ellas entre las que se encuentran seres humanos. Atipaq se acerca a una y de pronto el inquilino dentro de ella despierta y extiende su mano hasta tocar el vidrio.

Atipaq da un paso atrás al ver a la desdichada criatura, se trataba de un hombre de aproximadamente treinta años, en su cuerpo unas llagas liberaban una viscosa sustancia morada, mientras de su brazo izquierdo otro emergía de su codo y su brazo derecho parecía haber mutado y ahora tenía más la apariencia de una tenaza de cangrejo, el rostro desfigurado del hombre parecía denotar tristeza y pesar, Atipaq y Twitch se acercan a este quien los observa fijamente y con dificultad pronuncia unas pocas palabras.

-Por favor… maten…me.

De pronto Twitch presiona el cerrojo de la capsula y en el instante en que la abre dispara una ráfaga de tornillos sobre el desdichado acabando con él.

-Descansa en paz. – Mención Atipaq para luego seguir con la búsqueda de Zac.

Los dos continúan con la búsqueda hasta que al fin logran dar con el coloso de goma, este se encuentra dividido en seis partes amorfas y cada parte de este se encentra contenido en capsulas que emiten una extraña onda que impide que las partes de Zac puedan hacer algo.

De pronto una luz se enciende y del cielo unas rejas caen aprisionando a Atipaq y Twitch.

-Genial atrapados como ratas. – Menciona Atipaq.
-Acaso pensaron que les sería fácil entrar y salir de aquí, sin que nos diéramos cuenta. – De pronto un grupo de agentes aparecen, todos estos liderados por el agente Smit.
-Pues sí y ya que estas aquí ¿Quiero saber que me hicieron y donde está la Tuximi?
-No soy científico así que no puedo responder a esa pregunta y con respecto a tu arma, esta no está aquí y no te diré dónde está.
-Entonces morirás.
-Y como lo aras encerado en esa reja que está diseñada para contener a personas especiales como tú o la rata.
-Hacer jajaja.
– De pronto Twitch se ríe. – No aremos nada, solo nos quedaremos quietos a observar como los matan.
-¿Qué?
-Deberían ser más cuidadosos con sus prisioneros, pues alguien podría liberar a alguno por accidente.


De pronto una luz roja invade el lugar y una de las compuertas de la Capsula de Contención sale disparada, la capsula se ubica al costado del desdichado que Twitch ayudo a morir.

La criatura que emerge tiene la apariencia de un yeti desfigurado pero su pelaje es de color marrón y unos grandes colmillos se asoman de sus labios, la criatura emite un rugido, para luego observar a los agentes, los ve y parece reconocerlos pues esta se enfurece más y carga en dirección de ellos.

-Si yo fuera ustedes correría. –Menciona Atipaq.
-Maldición todos en posición defensiva llamen a los refuerzos ¡Ya!

La criatura en su acometida golpea un lado de la reja que aprisiona a Atipaq y Twitch desestabilizando y dándole a Twitch y a Atipaq la oportunidad de salir.

-Ve y saca a Zac, yo me encargare de traer más amigos a la fiesta. – Le dice Twitch a Atipaq quien toma una vara de metal y golpea las capsulas de contención de Zac hasta liberar las seis partes de este.
-Vamos Gomoso es hora de reunificarse y salir de aquí.
-Mantengámonos juntos.
– Fue lo que se escuchó decir de Zac mientras se reunificaba, mas allá mientras los agentes intentaban contener a la criatura, Twitch se dedicaba a abrir las demás capsulas de contención liberando a sus cautivos.
-Está hecho larguémonos de aquí ya.
-Espera.
– Le dice Atipaq mientras corre a coger al agente Smit. – ¡Donde está mi arma no lo preguntare una vez más!
-Pregúntaselo al Dark Master.
– Fue lo último que Smit decía mientras se suicidaba.
-¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta los especímenes han escapado! – Una voz de alarma resuena por todo el centro obligando a todos los miembros de seguridad a dirigirse al depósito de especímenes.

Minutos Después

Atipaq, Zac y Twitch corren por los pasillos hasta llegar cerca a la entrada a las alcantarillas, en ese instante Twitch se detiene.

-¿Que sucede Twitch? – Pregunta Zac, mientras la rata mutante da media vuelta y comienza a regresar.
-Solo un momento he percibido un olor interesante y no está lejos.
-Genial a la rata se le dio por seguir olores.
-Vamos Atipaq no hay que dejarlo solo.


Los dos van detrás de Twitch que corre endemoniadamente por los pasillos hasta que se detiene en una compuerta con el símbolo de una calavera.

-Si aquí, ahora veremos de que se trata. – Fuerza la puerta mientras los otros dos a fin logran alcanzarlo.
-Qué cara… te… pasa… - Y al abrir la compuerta una ligera niebla verde se disipa frente a ellos dejando ver lo que se allá frente a ellos.

Es un laboratorio de investigación en el cual se encuentran decenas de botellas y tubos de prueba conteniendo diferentes tipos de sustancias químicas. El olor que estas despiden ha llamado la atención de Twitch que se acerca a olerlas con atención.

-Oh esto es maravilloso. – Twitch pareciera estar poseído por estas y se debate sobre cuál de ellas llevarse.
-¿Qué es todo esto? – Pregunta Atipaq.
-Esto es parte de mi trabajo.

Detrás de ellos la figura de un hombre calvo con una contextura delgada aparece, este lleva lo que parece ser un escudo con puntas en su brazo izquierdo.

-Y ustedes no son bienvenidos aquí. – el hombre responde al nombre de Singed y es considerado como uno de los mejores alquimistas de Zaun, un loco que al igual que Mundo no le importa usar seres humanos para sus experimentos.
-Así que tú eres uno de los responsables de las personas que han sufrido aquí.
-Si ¿Qué piensan hacer?
-¡Esto! – Atipaq corre y golpea a Singed en el rostro.
-Golpeas como un niño.
– Singed con una patada manda a volar a Atipaq quien es interceptado por Zac.
-El sujeto este no es normal, me hace acordar a Mundo, solo que sin ese comportamiento de retrasado.
-Espera Atipaq déjame encargarme de él
. – Le dice Zac mientras lleva a Atipaq cerca de Twitch.
-Ustedes han causado un gran alboroto, debería matarlos ahora, pero mejor dejare que los Shieldcroc se hagan cargo de ustedes. – De pronto Singed activa una palanca y el piso bajo de Zac y los demás se desmorona dejándolos caer hasta las alcantarillas.

-No todavía no había escogido una.
-Olvídate de eso don rata que tenemos mayores problemas.
– Le menciona Atipaq mientras ilumina el lugar para darse con la sorpresa de que están rodeados de tres Shieldcrocs.
-Bueno dentro de unas semanas cenare Shieldcroc. – Dice Twitch mientras alista su ballesta.

Continuara…

Próximamente La magia hace su aparición y Atipaq al fin se dará un baño limpio.

Próximamente: La Deserción del avatar del Viento

Mientras sigamos celebrando Harrowing.

https://www.youtube.com/watch?v=qX3YLgd_O4s

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

11-10-2014

Volvemos con el capítulo de los dos patos, algo retrasado, por el final de la temporada.

Capítulo 22

La Deserción del Avatar del Viento (Parte I)

“Creí que en el mundo solo existíamos tres elegidos de los dioses, hasta que conocí a una hermosa señorita, ¿Cuántos más habrán en este mundo?” Atipaq

Al día siguiente

Afueras de la Capital Zaunita

En las afueras de la capital Zaunita, cerca de un valle que aún conserva vegetación y un frondoso bosque se encuentra una desembocadura de las alcantarillas Zaunitas, la cual ha creado un lago de desechos tóxicos, cerca de ese lado sobre el pasto que sobrevive a las inclemencias del ambiente se encuentra Atipaq inconsciente, de pronto una suave brisa cubre el lugar y ella se acerca a él, lo observa, puede sentir que está muy mal y que cada vez se acerca más a la muerte, ve el daño que le han hecho dentro de él y entonces decide salvarlo y después alejarse de él.

Principal Centro de Investigación Zaunita

Oficina Principal


Magnus Dunderson es el nombre del presidente de Zaun, ha permanecido en ese puesto por decanas, reelegido gracias al apoyo de las corporaciones Zaunitas y en especial al apoyo de quien maneja Zaun desde la oscuridad Dark Master.

Magnus camina rápidamente hacia la oficina principal donde le espera su líder, al llegar se inclina ante él.

-Mi Lord traigo noticias sobre el elegido.
-Si es sobre su escape ya estoy enterado.
-No mi lord, los agentes lo han localizado y también han localizado a otro elegido más, está cerca de él.


Dark Master se levanta del escritorio y se dirige a la ventana de la oficina a observar el horizonte dándole la espalda a Magnus.

-¿Dónde están?
-Muy cerca en un valle, ya he dispuesto la movilización de los agentes.
-No, no envíes a los agentes solos, no quiero fracasos, enviaremos a gente más capacitada para esta labor junto a ellos.
-¿Mi lord que sucederá con Zac y la rata mutante?
-De Zac ya obtuvimos lo que queríamos y la rata mutante no es más que una casualidad sin importancia, así que deja que hagan lo que quieran, no son un problema para nuestros asuntos.


Horas Más Tarde

Afueras de la Capital Zaunita


Atipaq se despierta y al hacerlo se da con la sorpresa de que se encuentra en un bosque, mira a su alrededor buscando a Zac y a Twitch pero no los allá se encuentra solo en el bosque, se retira el casco del traje y respira el fresco y agradable aire del lugar, alza su mirada y observa el sol y algunas nubes en el cielo azul, por un momento piensa que no está en Zaun hasta que al girar su mirada se da con el lago de desechos tóxicos.

-¿Qué extraño? – Se pregunta al ver que un bosque puede crecer cerca de este lago de desechos tóxicos.

Se quita el resto del traje, pues le incomoda para caminar y se adentra un poco en el bosque buscando entre los arboles alguna fruta fresca que le sirva de comida. No necesita caminar mucho hasta encontrar algunas moras frescas, con cuidado las pruebas para comprobar que sean comestibles.

Degusta las moras, para Atipaq comerlas es como un festín de reyes comparado al jugo de tomate podrido de Twitch, de pronto el sonido de algo moviéndose en el bosque llama su atención, se acerca con cuidado hasta que al fin logra observarlo, es un pequeño ciervo que pasta en el bosque.

Si las moras son un festín de reyes, el pequeño ciervo sería un manjar solo digno de dioses pensaba, mira a su alrededor buscando algo que le sirva como arma, hasta que da con una rama gruesa, la toma y se acerca con cautela al ciervo, cuando de pronto una pequeña brisa llama su atención.

-Cuidado. – Fue lo que la ráfaga de viento parecía decir, cuando Atipaq regresa su atención en el ciervo, este ya se ha dado cuenta de Atipaq y ya está emprendiendo la huida.

Atipaq corre tras el intentando alcanzarlo, el ciervo lo lleva hacia un manantial de agua cristalina y pura, en donde Atipaq se da por vencido tras tropezar con una piedra, se reincorpora y observa el manantial, usando unas hojas gruesas Atipaq logra beber agua del manantial, después se sienta sobre el pasto a meditar.

Observa sus manos siente algo extraño en él, algo que no había sentido hace unos días, se concentra y como por arte de magia una llamarada brota de él.

A recuperado sus poderes, se alegra por ello pero su alegría se esfuma rápidamente cuando siente que se está quemando la mano y sin perder un segundo salta sobre el manantial, para calmar el dolor mientras una brisa corre cerca de el con otro mensaje en ella.

Esta vez no era una palabra era un risa, mas Atipaq no le presta atención pues estar en el manantial le hace recordar que necesita darse un baño y lavar su ropa, en los siguientes minutos Atipaq se ocupa de su aseo personal, lava su ropa y la deja sobre unas rocas para que se sequen con el sol mientras él se relaja en el manantial y recuerda lo que sucedió cuando cayó con Zac y Twitch hacia las alcantarillas.

Quote:
Los Shieldcrocs los rodeaban, uno de ellos da un giro para atacar con su cola puntiaguda a Atipaq quien se mueve un lado dejando que la parte media de la cola lo golpee en el vientre y evitando que las puntas del final de su cola lo toquen las cuales le hubieran arrancado las entrañas, después de eso no recuerda más pues el golpe lo dejo sin aire y le hizo desmayarse.


De pronto la misma brisa pasa cerca de el con otro mensaje al cual Atipaq si le presta atención.

-No deberías ser tan distraído.
-¡Quien está ahí!
– Hasta que al fin se da cuenta de que no está solo en el bosque. - ¡Sal Inmediatamente! – De pronto un silencio invade el lugar seguido de una dulce voz que se escucha por todas partes.
-Yo soy el viento y la tempestad.

De pronto una fuerte ráfaga de viento eleva las ropas de Atipaq al cielo mientras la dulce voz se ríe. Atipaq salta del manantial y corre persiguiendo sus ropas internándose en el bosque nuevamente, hasta que estas se caen sobre la copa de un árbol, Atipaq trepa en el árbol para alcanzar sus prendas y cuando ya está a punto de alcanzarla, de nuevo otra ráfaga de viento la aleja de él mientras le hace perder el equilibrio y caer pesadamente al suelo.

-No te será tan fácil. – Nuevamente esa dulce voz invade invaden el lugar mientras sus ropas quedan flotando en el cielo.
-¡Basta! – Atipaq furioso se reincorpora. - ¡Quien quieras que esté haciendo esto, te exijo que salgas! ¡O destruiré todo este bosque! – Nuevamente invoca una llamarada, pero rápidamente la apaga antes de quemarse con ella.
-Me quieres ver, bien te daré la oportunidad de verme.

De pronto del lado izquierdo del bosque una fuerte briza corre levantando una lluvia de hojas y detrás de ellas la figura de una mujer se acerca flotando. Su largo pelo rubio adornado por una tiara flota con el viento mientras una pequeña criatura elemental llamada Céfiro que se asemeja a una paloma da vueltas alrededor de ella, en su mano derecha lleva un báculo y viste diminutas prendas blancas adornados con cristales naranjas, exponiendo sus hermosos atributos y su lisa y perfecta piel.

Están bella como el atardecer en un tranquilo valle, pero a pesar de la perfección de su cuerpo y sus diminutas prendas, lo que más llama la atención de Atipaq son las rasgos de su bello rostro, sus ojos son como los de él, con un brillo intenso pero del color del cielo y lo que más resaltan son sus anormales y puntiagudas orejas.

-¿Quién eres tú?
- Yo soy el viento y la tempestad, yo soy Janna.
– Su dulce voz se escucha como un eco por todo el bosque. -¿Y tú quién eres?
-Yo soy Atipaq.
– Con firmeza y algo de pedantería se planta frente a Janna para protestar por sus travesuras. – Y déjeme decirle señorita que no es de buena educación robarle la ropa a la gente.
-Tampoco es de buena educación mostrarse desnudo frente a una mujer que no conoce.


En ese instante Atipaq comienza a sudar de vergüenza, sus mejillas se tornan rojas mientras corre hacia unos arbustos a cubrir su desnudes de Janna mientras ella solo atina a reírse.

-¡Basta! Deje de burlarse de mí y le exijo que me devuelva mi ropa.
-Exigiéndome de esa manera tan insolente usted no conseguirá nada.
– Janna agita su mano y una ráfaga de viento arranca las hojas de los arbustos que cubrían a Atipaq obligándole a cubrirse con sus manos.
-Basta por favor ya estoy suficientemente avergonzado.
-Eso te mereces por intentar matar a mi ciervo después de que yo amablemente te cure de tus lesiones internas.
-Entonces fue usted quien me ayudo a recuperar mis poderes.
-Así es.
-Entonces le debo una disculpa y un agradecimiento.
-Al fin comienzas comportarte como un caballero así que te devolveré algo de tu ropa.


Janna mira al cielo mientras los pantalones de Atipaq caen al suelo y este corre rápidamente a ponérselos.

-Y lo demás hermosa dama.
-Aun no te lo has ganado.
– Janna se ríe como burlándose de Atipaq. - ¿Qué haces?
-Al parecer tu control sobre el viento es mayor que el mío.
– Atipaq intentaba inútilmente controlar el viento, pero la voluntad de Janna sobre él es mayor.
-Te daré una oportunidad de recuperar tu ropa, ves los cuatro cintos que se desprenden de mi ropa, si logras agarrar alguno de ellos te devolveré tus prendas.
-Eso no será tan difícil.


Atipaq se acerca a Janna, y cuando más cerca está de ella más difícil se le hace moverse, hasta que un ventaron lo hace retroceder.

-No te será tan fácil. – Le dice mientras se ríe.

Atipaq se reincorpora y corre en zigzag esquivando las corrientes de aire que Janna le lanza, de pronto cuando ya está a un paso de alcanzar una de las cintas de Janna, Atipaq se detiene en seco sin poder acercarse más.

-¿Qué es esta sensación?, siento como si estuviera petrificado. – Levanta su mirada y puede ver que el Céfiro que volaba alrededor de Janna ya no está.

Y entonces lo entiende el Céfiro lo había impactado y lo había paralizado por la espalda, regresa su atención en Janna y se da cuenta de que se está alejando de él dejando frente a él un torbellino el cual lo alza por los aires y lo lleva lejos de Janna.

-Ahhh!!! – Fue lo único que se escuchó de Atipaq mientras el torbellino se disipaba y el caía en el manantial de agua.

Varios Minutos después

Pese a los poderes de Janna Atipaq no se da por vencido e intenta una y otra vez lograr acercarse a ella y tomar uno de sus listones, pero siempre termina siendo detenido por los poderes de esta, hasta que decide cambiar de estrategia.

Los minutos pasan y Atipaq no se acerca por lo que Janna decide ir en su búsqueda, ella se interna en el bosque en dirección de Atipaq pensando que podría haberlo lastimado. Camina entre los arboles hasta detenerse en medio del bosque, algo no está bien y lo siente.

Y sus premoniciones son correctas, desde lo alto de uno de los arboles Atipaq se lanza en dirección hacia ella, pero antes de poder llegar Janna lo detiene nuevamente y lo manda nuevamente contra el manantial.

-Bien al parecer tendré que ser mas drástico.
-¿Drástico?
-No quería llegar a estos extremos pero no me queda otra.


Atipaq invoca una nova de hielo y la lanza contra Janna antes de que esta le congele la mano, pero la nova se detiene en el aire y es devuelta hacia Atipaq congelándolo, Janna flota por un costado de él mientras le habla al oído.

-Eres muy divertido pero no podrás detenerme. – Janna lanza una ligera brisa que tumba al suelo al congelado Atipaq quien se queda hablando solo.
-No puedo ser pudo regresarme la nova, si uso el fuego me haría lo mismo y lo peor es que me quemare, además su control sobre el viento es mayor que el mío y está flotando y no puedo usar la tierra para desestabilizarla, que hago. – De pronto Atipaq ve algo que se le había olvidado ver, el viejo traje Piltoverano que traía. – Ya se lo que are.

Atipaq se levanta y se acerca a Janna con las manos ocultas.

-¿Qué escondes?
-Nada solo esto.
-Ese viejo traje, me había olvidado de él.
-Yo también hasta que lo encontré.
-¿Porque solo te pusiste los guantes?
-Porque son lo único que necesito, además de que el traje apesta horrible y me trae malo recuerdos.
-¿Y qué piensas hacer?
-Bueno, déjame contarte un poco, antes de que me curaras había perdido mis poderes, pero ahora los estoy recuperando, pero por una extraña razón no puedo controlarlos bien, tal vez sea porque estaba acostumbrándome a usar la Tuximi como medio, en fin el hecho es que al no poder controlarlos termino lastimándome.
-Así fue muy divertido verte quemándote la mano.
-Así es y como veras estos guantes son un muy buen aislante.
-¿Piensas lanzarme una bola de fuego?
-No sé qué me lo devolverías.
-¿Entonces?
-Bueno preciosa a diferencia de ti yo puedo controlar cinco elementos y uno de esos cinco es…
- De pronto la mano izquierda de Atipaq se electrifica. – El poder del rayo.

Y sin demorarse Atipaq le lanza un rayo a Janna.

Continuara…

Lograr su cometido Atipaq eso lo sabremos en el próximo episodio mientras la oscuridad asecha y Atipaq trata de controlar sus poderes.

Próximamente: La Deserción del Avatar del Viento (Parte II)

Mientras la temporada acabo y sigo siendo Bronce, pero se que hay un diamante en mi y esta canción lo explica mejor.

https://www.youtube.com/watch?v=yAotd8IkXLs

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia


Comment below rating threshold, click here to show it.

Swordzack

Destructor de Barón Nashor (+300)

11-16-2014

Continuamos y Atipaq y Janna necesitan un poco de tiempo para conocerse, así que no habrá muchos huracanes en este capítulo.

Capítulo 23

La Deserción del Avatar del Viento (Parte II): Intercambiando Experiencias

“Creí que habrían muchos magos poderosos en Zaun, pero solo encontré a Janna” Atipaq

El viento se carga de estática, mientras Atipaq contempla su logro y fracaso, Janna está intacta un escudo de viento la protegió de la descarga electrica, mientras Atipaq observa algo que le podría dar la victoria.

-Tu último ataque no logro nada.
-No estas equivocada, ahora me doy cuenta de que te falta disciplina y entrenamiento.
-¿Qué intentas decir?


Atipaq nuevamente le lanza una descarga eléctrica, mientras Janna nuevamente se protege con su escudo de viento mientras desvía por un momento su mirada a un lado.

-Es inútil. – Menciona ella mientras vuelve la mirada a Atipaq quien rápidamente le lanza la bola de fuego obligando a Janna a mantener el escudo.

La bola de fuego explota al chocar con el escudo de viento, quemando algunas hojas y levantando las cenizas de estas, mientras el destello de la explosión hace que Janna cierre los ojos y desvié su atención de Atipaq, cuando reabre sus ojos nota que Atipaq ya no está en el lugar donde estaba.

-¿Dónde estás? – Pregunta ella mientras mira a su alrededor buscándolo y encuentra la respuesta cuando intenta elevarse y notar que algo se lo impide.
-Aquí estoy preciosa. – Atipaq estaba detrás de ella sujetando uno de los listones de su ropa.
-¿Cómo es que no me di cuenta? – Mientras Janna permanece sorprendida frente a él.
-Simple, déjame explicártelo eres más poderosa que yo, pero me doy cuenta de que no has sido correctamente instruida y esa es tu debilidad.
-¿Mi debilidad?
-Cuando te ataque ceraste por un instantes tus ojos para evitar el destello que este provoca, algo típico en un novato de la magia, sin experiencia en los combates y que solo usa su poder para divertirse.
-Intentas decir que ¿Mi poder no es suficiente?
-Por supuesto que no y no solo es porque cerrabas los ojos, sino porque también no contraatacabas a pesar de que tenías una defensa excepcional, entre mis ataques tenías el tiempo suficiente para contraatacar y mandarme a volar nuevamente.
-A eso te refieres con disciplina y entrenamiento.
-Así es disciplina para no desconectarse del encuentro y todo lo que hay alrededor y entrenamiento para reaccionar con mayor rapidez, como diría mi maestro “Sin Disciplina y Entrenamiento Tener Poder es como Tener un Campo de Cultivo, Pero Sin Una Sola Semilla Para Sembrar Y Agua Para Regar”.
-Te agradezco tus consejos y por eso te devuelvo tu ropa.
-Muchas gracias y yo también te agradezco que me hayas ayudado a recuperar mis poderes.


Atipaq se coloca el resto de su ropa mientras conversa con Janna.

-¿Dime vives aquí?
-Algunas veces sí, otras veces no, soy como el viento siempre en movimiento, nunca estático y tu ¿de dónde eres?
-Yo soy de Los Montes Apuntalados ahí nací y crecí y aprendí a dominar los elementos con la guía de mi maestro.
-Mi magia es algo que creció en mí de manera natural, fui instruida por algunos magos callejeros, pero con el tiempo termine superándolos.
-¿Desde cuándo tienes esos poderes?
-Desde que era una niña, este don que tengo me ha ayudado a sobrevivir después de la desaparición de mis padres.
-¿Cómo sucedió eso?
-No lo sé un día cuando desperté y ya no estaban, los busque pero nunca los encontré, solo encontré a los magos callejeros y este don para controlar el viento y parte del clima.
-¿Y cómo le has hecho para sobrevivir?
-Es fácil, le robo a los viajeros que deambulan por los caminos de Zaun.
-¿Qué?
-Es muy fácil
. – Janna se ríe mientras da vueltas alrededor de Atipaq. – Solo tengo que hacerlos flotar y decirles que si no dejan sus pertenencias los mantendré así por la eternidad.
-Si ya me doy cuenta.
– Atipaq se encuentra flotando junto a Janna. - ¿Y nunca han querido vengarse?
-Cómo podrían, si nunca me ven siempre me oculto a su mirada, tu eres el único que me ha visto, todos los demás me conocen como la Furia de la tormenta y como te dije no siempre estoy en un mismo lugar, algunas veces estoy en las ciudades.
-¿Con esa apariencia?
-La gente en Zaun no se fija en mi apariencia y siempre llevo una túnica para ocultar mi atuendo.
-¿Interesante?, ¿Oye preciosa hay algo que no entiendo de este bosque?
-¿Qué es lo que no entiendes?
-¿Cómo es posible que exista un bosque así cerca de un lago de desechos tóxicos?
-Bueno te demostrare el secreto de este bosque.


Janna lleva a Atipaq hasta el manantial.

-Ven sígueme.

Atipaq sigue a Janna quien lo lleva por el camino que lleva el manantial hasta que este se convierte en un pantano, donde Janna lo lleva flotando adentrándose en este, al mirar el pantano, Atipaq puede ver restos de materiales de productos Zaunitas y más allá el lago de desechos tóxicos y de un extremo del pantano fluye un pequeño riachuelo de agua limpia.

-¿Cómo es posible esto? – Se preguntaba Atipaq. – ¿Los desechos tóxicos deberían arrasar con todo incluyendo el pantano?
-Eso es porque el manantial en el que te bañaste es mágico.
-¿Mágico?
-Sus aguas son mágicas, cuenta la leyenda que antiguamente había un rio que pasaba por aquí y que fue bendecido por algunos dioses otorgándole el poder de purificar todo lo que encuentre a su paso, las aguas del manantial corresponden a ese rio y han mantenido a este lugar limpio de la contaminación de Zaun.
-¿Y el cielo?
-De eso yo me hago cargo, solo tengo que crear algunas corrientes de aire para mantener las nubes toxicas lejos de mi bosque.
-¿Cuidas mucho de él?
-Si este bosque es mi pequeño rincón especial.
-¿Y cuáles la historia del pequeño ciervo?
-Lo encontré huyendo de algunos cazadores que habían asesinado a su familia.
-Bueno debo irme, fue un placer conocerte.
-No quieres quedarte… digo a pasar la noche.
-Bueno me quedare esta noche, mañana regresare a Zaun.


La oscuridad de la noche lo cubre todo mientras Atipaq enciende una fogata y continua conversando con Janna sobre la vida de ambos y sus últimos sucesos, Janna le cuenta a Atipaq que antiguamente los magos en Zaun eran celebridades, las academias de magia estaban al mismo nivel que los grandes Institutos de Investigación, pero las cosas comenzaron a cambiar con el descubrimiento de una droga que otorgaba a algunos habilidades mágicas temporales, sumado a una campaña de desprestigio que las academias fueron víctimas y a una mayor rivalidad con Piltover, hicieron que las academias mágicas perdieran terreno.

Según se cuenta el gobierno Zaunita de Magnus Dunderson le puso cada vez más trabas burocráticas a las academias para funcionar, entre las que destacan la exigencia de priorizar la investigación y uso de magia oscura y peligrosa, algo que los magos rechazaban, por miedo a desatar poderes incontrolables que pudieran sembrar la destrucción, ante esto algunas academias se fueron de Zaun.

Otras de las trabas estaba el alto coste de los impuestos que se cobraba a las academias obligando a las academias a dictar sus clases solo a hijos de las clases más altas y dejando de lado a jóvenes talentosos de las clases bajas, lo que disminuyo la calidad de sus aprendices.

Los años pasaban y mientras las academias de magia de Demacia florecían con cada nueva generación de talentosos magos, las de Zaun cada vez más se marchitaban mientras las políticas hostiles de Magnus continuaban agobiándolas limitando el número de aprendices y exigiéndoles mejores resultados con menos tiempo, lo que provoco muchos accidentes en las academias por la improvisación con la que se hacían los hechizos.

Y un día ocurrió la desgracia, un mal hechizo realizado en una convención desato una vorágine de energía oscura que arraso con una parte de la ciudad, ese fue el principio del fin de las academias, los magos dejaron de ser vistos como estrellas y más bien como una amenaza, las academias que quedaban por supuesto no aguantaron más y abandonaron Zaun.

Algunos magos que quedaron se dedicaron a dar clases de manera informal y esporádica, hasta que apareció el Shimmer (brillo) la droga que supuestamente otorga poderes.

-¿Quién quería estudiar magia cuando podría obtener las habilidades de un mago inyectándose Shimmer? – Preguntaba Janna. – Las veces que voy por las ciudades siempre veo jóvenes drogándose, pensando que lograran poderes sobrenaturales, pero solo algunos logran manifestarlo, por momentos pienso que esos jóvenes ya tenían el don dentro y que esa droga solo libera ese poder que yace dentro de ellos aunque sea por un momento.
-Así que la magia está en decadencia aquí.
-Sí y todo por culpa del gobierno que obligo a las academias a llegar a esos extremos, los mismos extremos a los que han llegado los laboratorios, pareciera que Magnus no quiere a los magos y ha hecho todo esto para desterrar a las academias con el apoyo de los medios de la comunicación y las corporaciones, se dice que parte de la contaminación de Zaun fue provocada por el desenfreno al que llegaron las academias.
-Debes sentirte como un oasis en medio de un desierto.
-Si pero por momentos me siento muy sola.
-Yo también por momentos me siento solo.
-Vivir con un hombre en uno de los rincones más olvidados del mundo.
-Si cuando me envió aquí lo hizo con la idea de que encontraría poderosos magos que me ayudarían a pulir mis técnicas, pero al final solo encontré a un montón de científicos locos que quieren diseccionarme porque soy un elegido.
-¿Elegido?
-Es una larga historia y si tuviera más tiempo te la contaría.
-Podemos tener mucho más tiempo.
– Le dice Janna mientras sonríe.
-¿Qué quieres decir?
-Yo puedo ayudarte a volver a controlar tus poderes así como mejorar tu control sobre el viento y a cambio me cuentas sobre los elegidos y por qué estabas en ese estado en que te encontré.
-No es un trato justo.
-Yo creo que sí, pues viéndote puede que aprenda algo de aquello que dices que me falta.
-Bueno está bien me quedare unos días más aquí.
-Me agradara que me hagas compañía.
– Fue lo que Janna le dijo mientras se recostaba para dormir en un colchón flotante de hojas que ella misma creo.
-A mí también. – Menciona Atipaq mientras se va adormir sobre el césped.

Al Día Siguiente

No hay nada mejor para un hombre que una linda chica te despierte, excepto cuando esa linda chica usa su magia para despertarte.

-Hey que sucede ¿Porque el baño? – Preguntaba Atipaq mientras sobre él una nube negra no dejaba de bañarlo.
-Disculpa creo que me excedí un poco. – Janna se ríe al ver a Atipaq totalmente mojado.
-Ah no importa, bueno comamos algo y después comenzamos con lo nuestro.

Atipaq y Janna desayunan moras frescas mientras Janna no deja de acariciar a su ciervo. Minutos después ambos se dirigen a un descampado a practicar y conversar sobre los temas pendientes.

-No te agota estar siempre flotando.
-No, me agota más caminar, bien ahora intenta lanzar una ráfaga de viento, quiero ver tu nivel de control
.

Atipaq conjura una ráfaga de viento y la lanza hacia Janna, pero esta se desvanece antes de llegar.

-No lo haces bien, intentas obligar al viento a que haga lo que deseas y tus resultados son pobres, el viento es como una mujer, no puedes obligarla debes convencerla, conquistarla y dejar que él te guie observa.

Janna ase lo mismo que Atipaq pero con la diferencia de que la ráfaga que esta conjura golpea a Atipaq en el rostro y lo lanza la suelo.

-Eso si me dolió. – Menciona Atipaq mientras se reincorpora y ve que Janna se le acerca.
-Pon tus manos como yo lo hago. – Janna coloca sus manos frente a Atipaq quien tan bien las estira hasta casi tocar las manos de Janna. – Relájate y juega con el viento como yo lo hago.

Janna mueve sus manos y al hacerlo pequeñas brisas frescas salen con cada movimiento. Atipaq hace lo mismo y al principio no logra nada, pero con el tiempo también logra crear algunas brizas.

-Así es juega con ella, acaríciala como si fuera tu amante que espera por ti. – Janna se aleja de Atipaq unos metros. – Ahora concéntrate en un solo punto y déjalo ir.

Los movimientos de Atipaq se hacen más cortos hasta tener las manos semiextendidas conteniendo en medio las pequeñas brisas que se hacen cada ves mas fuertes hasta que al final Atipaq las suelta y una gran ráfaga de viento va contra Janna quien extiende su mano para bloquearla.

-Felicidades Atipaq se nota que tienes mucho talento y un gran potencial en tu interior, ahora necesitas mejorarlo.

Atipaq y Janna se quedan todo el día practicando, hasta que al final del día Atipaq puede invocar y concentrar el viento a casi la misma velocidad que Janna.

-Has progresado mucho. – Le dice Janna mientras cenan.
-A si mi maestro me dijo que siempre tenía talento. Pero que mi mayor defecto es que soy algo ocioso y descuidado.
-Tu maestro es muy poderoso.
-Según él es el hombre más poderoso de este mundo, oye no conoces o has oído hablar de otros magos con un nivel similar al tuyo por aquí.
-No La mayoría de magos practican la magia de manera esporádica y siempre como una forma de diversión, por lo que no son muy poderosos.
-¿Algo más que hayas oído sobre la magia?
- Bueno solo he oído hablar del docto Xavier Rath un científico que intenta otorgarle a las personas poderes mágicos a través de sus experimentos, mas creo que no ha tenido hasta ahora éxito.
-Bueno me iré a dormir, buenas noches Janna.
-A ti también Atipaq y prepárate que mañana intentaras crear un huracán.
-Cuando he usado el poder del viento no he ido más allá de ráfagas de viento, así que será interesante ver que sale.


Mientras lejos a kilómetros del bosque se arma una expedición para capturar a Atipaq y Janna liderada por dos de los más terribles campeones de Zaun.

Continuara…

Próximamente: La Deserción del Avatar del Viento (Parte II): Las Lágrimas de Janna

Titulo bien grande el que sigue, mientras quienes serán los dos que se acercan, solo diremos que una batalla se acerca, así como conoceremos mejor el motivo del porque Janna abandona Zaun y como llego Atipaq hasta su bosque.

NOTA: En este capítulo he tratado de darle algo de coherencia con lo que respecta al lore Zaun, así como expandirlo ya que según este la magia también se practica en Zaun pero el único campeón que usa la magia es Janna, que curiosamente abandono Zaun cansada de las injusticias en esta, así que trato de dar una explicación a la falta de magos poderosos en este estado y darle a Janna un mayor peso a los motivos del porque abandono Zaun.

Así que he obviado la parte de Janna en el vuelo ese del Zepelín pues quiero que la historia de Janna sea un poco más oscura, como se está viendo en los últimos cambios dados por RIOT en la historia de los campeones.

Estoy seguro que RIOT borrara algunas partes de la historia de Zaun y sus campeones, como las fotos de Janna y la competencia de Zepelín para hacer la historia un tanto más seria.

NOTA2: Probablemente haga lo mismo con otros campeones si es que RITO no se me adelanta.

Y Ahora La Canción correspondiente:

https://www.youtube.com/watch?v=aMyliGRyrCo

Y Nos Vemos En Los Campos De Justicia